31 ago. 2014

El momento

Momento para perder miedos, para dejar de ser una niña asustada. Momento para ofrecer el maximo de nuestras sensaciones. Momento exacto en el que gritar y plantar cara a los malos tragos.

El espacio delimitado por las paredes de tu cuarto o la superficie de mi cama ya se queda demasiado grande para esto tan bonito que es NOSOTROS.

Hace no tanto respetabamos nuestro espacio estableciendo distancias temporales.  Pero veo que ya no importa que sea sabado o que tu cama mida 105 cm.

Ahora los pocos detalles que necesito es ver tus sonrisas, tus leves caricias cuando tengo pesadillas, tus besos dulces de buenos dias.


24 ago. 2014

pizza CARBONara

Ocho amigos. Cada uno preparado con su bocadillo y muchas ganas de pasar el día.

Vértigo superado. Imágenes presas en una cámara fotográfica, para nada pequeña.

Una ermita que no nos dejó entrar en ella. un "castillo" de cuento de hadas con vistas amplias.

Parajes apenas conocidos, con algo de aire fresco y "asientos" para comer tranquilos. Y subir, subir... adentrándonos en un refugio de hace años.

Locuraas; hora ideal para descubrir caminos complejos.


Compra de comida para la promesa del verano. Una pausa, ducha fría y cenitaa, todos juntos.
Mr Secretos, Pulsera blanca, Leñador, GPS, Gominolas. Apoyo, tú y yo preparamos la cena ya cerca de media noche. Grabaciones de voz, fotografías, recuerdos, planes, comentarios, cartas... cartas y risas que casi llegan a ver la luz del sol.

¿Qué más dará que tenga un sueño que no veo?¿Qué más darán lasa agujetas? ¿Qué más dará que la pizza estuviese quemada si, en el fondo, estabamos abrasados de sensaciones?

13 ago. 2014

21 días

21 días para resumir un sueño, 21 días para pedir deseos, 21 días para un día más.

Día a día, noche tras noche buscándote al otro de la cama y encontrándote justo donde te necesito: en mi mente, en mi recuerdo, en miles de momentos compartidos.


5 ago. 2014

Por fin

... ¿qué?

Por fin mensajería instantánea gratuita en  mi móvil, por fin 5 meses, por fin no tengo miedo....

Pero resulta que me da exactamente igual esperar. Porque lo que siento por ti paraliza el tiempo. Es como si tuviera el poder de congelar, literalmente, todo. 

Congelar las malas lenguas y críticas. Congelar aquellos traumas que persistían, tan cálidos como en su día.

Por fin ya no hay ningún tipo de duda.