31 oct. 2016

Lavado de cara

Todo es más fácil contigo al lado.

La sobredosis de ironía puede ser molesta en momentos, pero en realidad es muy necesaria.

Te quejas por mis huesecitos, pero, a la hora de comer, me animas a que coma una patata frita más o, simplemente, esperas a que me llene antes de ayudarme a terminar el plato.

No suele sentir sed insoportable, pero esta tarde, de regreso, sentía la boca como si hubiera tragado arena.
Sed de tus besos? Quién sabe.

Meter en la carpeta los papeles de la nevera, esperando motivos más importantes que una tabla de ejercicios o servilletas con frases... Qué ilusa, me dirán.
Pienso que los habrá. Creo que Faro entendería un poquito, Nieve seguro que sí.

Ya queda menos.

29 oct. 2016

Pura falsedad

Cada tienes que se merece una patada en el estómago, o así lo veo yo.

Tienes que pasar página.
Tienes que olvidar.
Tienes q asumir.
Tienes que ser fuerte.

Hostias, no. No tengo que. Debo, vale. Pero no te que.

No soporto la gente que te prohíbe llorar o los "a mí no me ralles".
Vale, no te cuento mi fondo, pero no quieras saber mis ilusiones.
Ésos que prohíben tener proyectos, porque "huyes y eres irresponsable".
Qué gracia, de verdad.

Me caliento pensando cosas de hace demasiado tiempo, pero es que es tremenda la memoria selectiva que tienen las personas tóxicas.
Ese café de madrugada? Ah, es pasado. Pero las decisiones, por no decir necesidades, esas parece que las grabaron en las paredes de su casa, de verdad.

Y luego que si ouija, qué respeto, qué miedo.

No son las fechas, ya sólo ma revientan y me hacen sentir bastante asco de personas, sí iguales que yo, algunos comentarios que se los podían mandar a otros que yo me sé.
Y que, si tanto creen en ouijas, espíritus y demás, ni lo pensarían.

28 oct. 2016

Nuestra forma rara de latir

Estar contigo es como un sueño?
No, es real.
Estar contigo es felicidad 100%?
Tampoco. Creo que no soportaría una relación pastel.

Más de una vez, al principio, te dije que no me creía tanta suerte de golpe, que tenía mucho miedo de creérmelo.
Y lo veo en relaciones inmaduras de mi entorno.
En una relación hay besos, sexo, silencios incómodos, pero también discusiones, capacidad de perdón y un trocito de amistad.

Yo no me maquillo para estar contigo ni me aparto si me sale el llanto.
Qué tontería es esa de "me da palo", ' no quiero lo sepa"?
Soy consciente de que en este tiempo contigo me aparté en dos ocasiones; una tarde en el salón de mi casa y un mediodía en tu pasillo.
Nunca más.

No tiene sentido huir de ti.
Qué me puede dar vergüenza a estas alturas?

Viva la imperfección y la imposibilidad, de verdad!
Qué bonitas son, qué únicas, qué pico nos las esperamos!

23 oct. 2016

Creo que lo entendí

Siempre quise creer que esos meses, y años, depresivos sin motivo aparente pero con mil de ellos, no tenían sentido, que sólo servirían para robarme trozos de futuro.

Pero hace meses entendí que cada uno de ellos fue necesario.
Cuanto más duro, más sentido.
Más que palabras, lugares o fechas.

Creo que hasta tú has sido atraído por el pasado.
Hace más de 7 años, una persona que conocemos los dos me imprimió fotos y dibujos de acordes, simplemente porque me emocioné con su guitarra un sábado, en una casa.
Lo intenté, pero mis manos no llegaban a las cuerdas.
Cinco años después, tú me diste una cajita tras atravesar un camino con ocho velas; era un colgante con un clave de Sol.
Guitarra no, pero la danza es indefinida; puede que mis pliés no sean perfectos, pero crean movimiento.

Un año después, supe que hay ideologías inciertas, que no siempre se cumplen, que son excusas para manipular a las personas y sus tiempos. Olores que siempre odiaré y un dia del mes que siempre sería peor que un 13. Aprendí el motivo de que un moratón se cura, un trauma no.

Hace 5 años y una semana me prometí no volver a besar en ese bar que me presentó los chupitos de pirueta.
Y recuerdo pasar por la puerta y respirar ese olor dulce que impregnaba el ambiente.
Las farolas en interiores no eran farolas, y siempre que oía, y oigo, una canción de ese "rapero- requetonero" no puedo evitar reírme.
Igual que hay barras de bares que no he vuelto a pisar, y frases que me niego a oír otra vez.

Y cuando menos sentido entendía, de quién menos me lo pensaba, con presencia, con espacio y oxígeno, pero sobre todo con luz, todo encajó.
Las guitarras puede que fuesen pianos, que el flushflush de las nubes cayera el lluvia muy cerca de "Roma" y que nadie más que yo tuviera el poder de decidir.
Todo cambió.

No sé si para bien o no, si estoy loca o lo estuve, si Nada es para siempre o Todo llega.
Pero , cuando los ataques de ansiedad son diarios y la cama no te envuelve para descansar, te alegras de que la luz se adapte, sin ser cegadora pero sí presente.

Otra cosa no, pero presente.

22 oct. 2016

Inventario de motivos

Hay libros, historias, trozos de vida, que no molestan; nos leemos veinte páginas de tirón o vivimos un lustro sin que nos lloren los ojos.

Hacía tiempo que no me pasaba.
Imagino que lo básico es enamorarse de la historia, escrita o real.

En cuanto a páginas, llevo cuatro libros anteriores enamorada de estos Amigos de barrio que tanto conoce Noelia Amarillo.
En cuanto a objetivos, ya son 11 días sin apenas reposo nocturna, con sueños relacionados y , porqué no, lágrimas y cierto vértigo.
En cuanto a ti, a nosotros, es más fácil no pensar.

Desde hace unos días, me acuerdo mucho de esos paseos abrasadores en Algúnlugar, autobuses que no llegan, nuevos sabores, tiendas que no encontrábamos.
Como si lo importante fueran los sitios y no los motivo.

Puede que no me gusten pueblos o ciudades que aparezcan en libros, pero es por motivos míos.
Y puede que en los libros me encanten, por los motivos que tienen los personajes.

Cuando fuimos a Barcelona, recuerdo que no me gustó acercarme a la estación de tren, pero ese motivo quedó hace 6 años, no contigo.

Mis motivos ahora son otras cosas.
De qué color soy yo? Amarilla, azul...?
Donde fueron mis vacaciones favoritas?
De todos, cuál es mi mejor recuerdo?

Y sobre todo, qué más dará, si quedan tantos por apuntar?

21 oct. 2016

Esencias

Siempre hay algo más que un bailarín, que un coreógrafo; que un intérprete, que un compositor.

Está la esencia.
La esencia puede ser algo tan simple y tan grande como escucharse.

No creo en las relaciones sumisas, ni en pareja ni fuera de ellas.
Nadie tiene el poder de callar a otro y decidir por él.

Con lo bonito que es decidir dónde pasar unas vacaciones; yo diría que previves la desconexión, lo que ya es aparcar la rutina.
Qué raro es tener esos baúles; uno de pasado y otro de objetivos.

Descarga de ira

Odio tener que contenerme y no poner verde a muchas personas, que dijeron o dicen frases, que hicieron cosas, que se excusaron con mentiras del revés.

Echar de de menos es algo natural, como latir, pero el mundo ha insistido en asociarlo a debilidad.
Carpe diem, carpe diem.
Joder, que sí, pero el pasado no lo va a borrar nadie y el presente, por supuesto, va a tener mucho de ese pasado.

Echar de menos es muy necesario porque, quien no lo hace, está como las vacas al tren, viviendo pero sin saber cómo llegó y qué busca.

Y el miedo, el pánico, el vértigo, también es lo más normal del mundo. Porque a todos nos asusta lo que no conocemos, más aún cuando llega a bocajarro.

En serio, esa gente que dicen "Yo no le tengo miedo a nada, eso es de débiles" no tienen vida, yo diría que no tienen cabeza. Ni corazón. Porque no nacemos con la Wikipedia de manuales para vivir en un mundo caótico.

Vale que hay libros con más ficción que realidad, pero cada vez me creo más ésos que hablan delfín del mundo; igual les falla la esperanza de que aguantemos tanto.
Ya no hay conflictos por cuál es el mejor deporte o el mejor país, sino que compiten dentro de cada uno. Cuanto más retorcido, mejor.
Ni que dieran puntos.

Sinceramente, yo acepto mi pasado, los errores, las caídas y lo bonito también.
Pero mi vida es mía.
No presumo, ni amenazo; que lo he visto. En qué cabeza cabe atacarse tanto?

Luego están las personas que laten, pero no viven.

20 oct. 2016

Balanza

No puedo resumir todo lo que sueño en una lista con mínima relación.

Sueño en mil tiempos, algunos hasta dejan de ser improbabilidades.
Últimamente son nervios de futuros; próximos o no, no lo sabe nadie. Pero son bonitos. Ilusión pura.

Me gustaría compartirlos con personas que ya no hacen hueco más que en el pasado? Pues algunas sí, para qué engañar.
Puede que por eso tenga mis ratos llorones? Sí, puede.

Pero tengo una diferencia indudable entre decisión e inseguridad, así que  ésta es la mía.
Ahora mismo nadie tiene el poder de destrozar esta sensación; lo he meditado mucho para poder afirmar.

Recuerdo perfectamente cuando era crucial dormir y aliviar ese dolor de ojos que no entendía; cuando el motivo cambia, todo cambia.

Y tengo que reconocer que esto de chillar de felicidad para dentro es muy raro.
Podría hacer listas interminables de planes, sitios, películas para ver... pero para qué?
Yo no pensaba nada de lo que está pasando ahora, y está sucediendo.

17 oct. 2016

Decoración

"Menuda tontería la decoración" "Qué más dará el color de las paredes"
Es muy gracioso cuando lo dicen quienes visten su teléfono móvil con carcasas y exigen coches de un color concreto.

Con agua y poco más se puede sobrevivir, sí.
Pero igual que necesitamos un lugar o una persona a la que asociar "estar en casa", ese lugar o esa persona precisa ser vital, con sus latidos, sus sonrisas y suspiros.

No nací con costa, pero siento el ir y venir de las olas cuando tus manos me deslizan.
Nunca tuve vida social exagerada, pero me siento más llena que nadie con tres o cuatro personas.
No entran en lo habitual mis ritmos emocionales, mis objetivos, pero son míos, son claros, son demasiado íntimos para que otros opinen.

Mi mundo, mi casa.
Mis emociones, mis paredes.
Mi cuerpo, mi casa.
Y como siempre, hay varias copias de llaves. Pero yo decido quién.

14 oct. 2016

Silencio

Querer tiene mil maneras de conjugarse; principalmente, bien o ahogando.
La tranquilidad puede existir con el susurro de un río y algún pajarillo amaneciendo ó en el mas completo silencio.
Y el silencio puede ser una auténtica pesadilla o la mejor medicina.

Es gracioso, era el título de mi canción anímica en el 2007. "Eterno y duro".
También fue la diferencia de nuestro regreso de Barcelona, hace 2 años.
He dicho demasiadas veces que me encanta el ruido de tu casa; las peleas por el mando de la tele, los platos que van y vienen, la mesa del salón ensanchándose.

Pienso que la paz necesita ruido. Siempre lo he pensado.

Los hospitales me parecen igual de terroríficos que los tanatorios; a veces hasta entran y salen más personas e intercambian más palabras en estos últimos.
Parafraseando a una cómica de la tele, en las casas se necesitan apagones para saber que existe una familia. Y cada vez es más cierto.

Qué pena. Los hermanos ya no juegan al escondite a no ser que estén en un pueblo sin WiFi, ni las familias se juntan para jugar al Uno, ni cuentan historias de fantasía antes de dormir.

Tal vez desde demasiado pequeña, he planificado muchas cosas para mi futuro; frases que nunca se dirían, lugares que significarían, postres, canciones para dormir.
Pero se me olvidó que habrían mil más, y que conocemos otras formas diferentes.

Como un te quiero que no tiene pronombre ni verbo en esa persona, sino un "Descansa" o "Eso es lo importante".
Que mucho, poco o suficiente no sirve para medirlo todo.

Que hay botellas de arena que no importa de donde vengan o su color.

Pienso que avanzar no se elige. La vida misma te marca los tiempos y te presenta los caminos.

Para terminar, otra canción que ya conseguí.

Quiero escuchar hoy tu voz, pendiente de tus palabras. Quiero UN CAMINO ENTRE LOS DOS, siempre atento a tu mirada.

13 oct. 2016

A casa

Qué fácil, qué simple, qué grande.

De pequeña me costó entender de house no era casa, sino el sitio.
Para qué queremos muros, paredes, un parqué recién puesto... si nos falta la calma?

"Quiero llegar a casa" demasiadas veces significa "quiero que me escuches, que me envuelvas en tus brazos, que me hagas crujir por dentro y no duela".
"Vamos a casa" se refiere más a "vamos a descansar, a desnudarnos de tanto postureo" antes que ir hasta una dirección X, con llaves X.

Y en home sweet home preferiría que describiese una temperatura, porque sabores hay muchos.

Para mi despertarme en casa significa salir de la habitación y oler a café, que las galletas ya vendrán.
Andar por casa es cambiar tacones por zapatillas blandas.

12 oct. 2016

A tiempo

Hace unos meses, me encontré con una imagen de una bailarina en medio del escenario sin focos, junto a una frase que hablaba de bailar con el corazón, sin que nadie oiga música ni vea movimiento.

Y que me llamen lo que quieran, pero me creo eso de que, si bailaste una vez, lo seguirás haciendo en tu recuerdo.

Hubo un tiempo en el que apenas hablaba; sólo bailaba.
Algo tan pequeño me dejaba expresar todo, desde una edad tan temprana podía hablar de pasión, abandono y desesperación.
Cuántos adultos no saben ni lo que es eso?
Cuántas palabras se quedan cortas para acercarse?

Sé que hablo desde el desconocimiento, pero me atrevo a decir que NADA, ni drogas, ni el mejor sexo del mundo, ni museos, se acerca a la posibilidad de comunicación de una coreografía.

No necesita tiempo, ni un número concreto de personas, ni música... simplemente cuenta secretos que nada ni nadie puede saber.

Que sí, que hay mil esculturas de mitología griega; pinturas conocidas en el mundo entero. Y sonidos de instrumentos que encogen estómagos y cortan respiraciones.
Pero sólo abarcan un sentido.

La danza se nota hasta en el olor a talco para no resbalar; se ve, se escucha, se sueña, se siente, se vive.

He soñado mil veces contigo, el doble con la vida que nos espera y el triple con la danza; desde clases experimentadas hasta actuaciones que no fueron ni serán.

Pero me quedo con lo real; tu abrazo cuando no pude contenerme más tras ver media clase, verte al otro lado de la puerta aquel viernes de Erase una vez, mi reencuentro con mi primer centro y los arañazos y agujetas del primer día de algo más real, menos clásico.

Y no puedo hacerlo más corto que esto. No puedo vivir ni sentir menos.

Ocho tiempos.
Posición básica, pies y brazos, disciplina, caídas, pasión, arte, oídos sordos y sexo.

Ahora que lo escribo, esas ocho palabras me recuerdan a otras cosas. Definen mi vida de manera demasiado ajustada.
Como unas puntas.
Como un corsé a medida.

Como el tiempo antes de ti.

6 oct. 2016

Ser sensible/románticax no implica dolor

Hoy ha sido la segunda vez que he llorado contigo.
También fue jueves. Y también fue por sensaciones inesperadas.

Es increíble; con la de cosas que pienso a lo largo del día y lo escondidos que se quedan ciertos secretos.
Y de repente salen; hacen llorar, hacen balbucear un sueño, hacen retorcernos y emitir sonidos diferentes a todo.

Situaciones diferentes, personas, días, miradas y caricias.

Siendo como soy, gracias por emocionarme.

5 oct. 2016

Sí y no. No y sí

No me gusta que me regalen flores, son vidas hechas cosas.
No me gusta que me regalen joyas, son sentimientos calificados en dinero.
Y no me gustan las promesas.

Me gusta reír contigo, que me acaricies hasta quedar dormida.
Me gusta que vivamos tú y yo lo nuestro, pero que la gente sepa la mitad.
Me gusta la tranquilidad de no tener miedo de mis decisiones.

No me interesa encajar

Como siempre digo, porque lo pienso, todo tiene que ver con el amor; en este caso, la importancia que se le da.

Hace más de 10 años me dijeron que el amor no sé puede describir.
Digo yo que el amor propio tampoco, la personalidad, los objetivos, las preferencias.

No entiendo un mundo en el que hay WiFi gratis en los bares, pero el Ayuntamiento exige pagar el agua hasta de las fuentes.
No entiendo las tallas de ropa, que cada tienda pone el número y la letra que se le antoja.
No entiendo que niñas de 12 años se pinten como treintañeras pero que si un niño asiste a clases de danza se le juzga.

Nl entiendo tantas competencias, fútbol, política, marcas de ropa, coches.
No entiendo que va sea más fácil de romper un matrimonio que un contrato de telefonía móvil.
No entiendo que haya películas para ellos y para ellas, cuando de pequeños no importaba.

No entiendo que se siga bebiendo y fumando sólo por hacer vida social.
No entiendo que el "Tenemos que hablar" haya pasado a ser "Toca parrafada de Whatsap".

Con lo fácil que era mirarse, tomar un café, ir al cine, reírse del momento y, sobre todo, no estar pendientes de 500 mensajes de texto al día.

Por eso asustan tanto las lágrimas de impotencia y los tequieros no escritos.

Con lo fácil que era.

Lo peor es que el romanticismo ya es algo antiguo.
La semana pasada en un programa musical dijeron a un veinteañero que era peculiar oírle cantar baladas, con su edad.

Se me vino el mundo encima.y entendí porqué me echan más años los que me leen y no me conocen.
Y sentí pena, la verdad.
El romanticismo ya no existe, se ve.

4 oct. 2016

Un día de debilidad

Asumo que no soy fácil de llevar.

Que no tiene que ser nada agradable soportar un ataque de ansiedad por reacciones que dejaron de estar; no es fácil.
Que yo me calle tan de repente, tanto rato, tan sin mirarte.

No sé qué habrá pasado por mi cabeza para sentirme ahogada entre el cuerpo en el que más confío.

2 oct. 2016

Distancia mínima entre el origen y el ahora

Habrá mil maniáticos sobre pies perfectos, sobre que una mujer no puede ser fuerte, que no quieran saber nada de esto.

Creo que aún tenía 11 años la primera vez que vi una actuación de Danza Contemporánea.
Qué raro era, habiendo visto sólo Clásico con tutús, ropa blanca y una ejecución premeditada.
Ese nuevo estilo era... como dejarse llevar, como latir, como un ser animal, instinto.

Sexo? Tal vez.
Aunque venimos de algo más profundo que una relación sexual.
Venimos de la tierra, necesitamos agua.

Puede que la posición fetal y una pierna balanceado, buscando sentidos, sea más que mi manía para dormir.

Ya no es mis antecedentes genéticos ni que siempre me acelere con música y coreografías de Pink.

Es más, odio el rosa porque el mundo da por hecho que es un color delicado y, por tanto, asociado a la debilidad.
Prefiero granate, similar a la sangre, el origen; pero también colores inciertos como gris o negro.

Una prenda rosa siempre queda bien para recordar motivación.

Yo nunca he admitido el sexo, o peor aún la masturbación, como consuelo interno; es demasiado íntimo,demasiado independiente para que otro cuerpo decida su estado.

Excitación es ver o hacer algo que emocione, que te estremezca de pies a nuca.

Algo así como cuando me abrazas por la espalda.