31 dic. 2015

Una noche más de recuerdos

Huevo batido, pimiento bañado en harina, copas de tinto a la mitad.

Me quedo con los pimientos.
No olvidare mis primeros dulces cocinados, rosquillas. Revolcándome en el suelo, imitando al lobo feroz.
Lo mejor es que no necesito meter miedo a nadie.

La defensa emocional, la muñeca de porcelana con dientes, deja de ser agresiva para ser una cualidad más, como la capacidad de aguantar la respiración bajo el agua.

Me he prometido no echar de menos, no verter gotas de mar, motivos de origen que son recuerdo.

Prefiero soñar, prometernos promesas instantáneas, como besos, abrazos o tequieros.
Nunca hipotecar a personas con sentencias personales, individuales.

Esta vez no compararé con primeros capítulos, no habrán horquillas que quitar.

30 dic. 2015

Cuenta atrás? Paso

Ya qué más da?

Los días drjaronde ser días.
Y los meses.
Las fechas señaladas.
Los "amigos".

Finales de diciembre, verdaderamente hace frío?
36horas para 2016, en serio ha pasado sólo un año?

Hélade, autobuses, hospitales, sustos, el Sella, León, gripes, dietas, nosotros...

Más autoestima, sí. Pero no entiendo porqué tenemos que resumir nuestra vida cada fin de año. Buenamente se podria hacer balance los 1402 u 11/06.

Para mí será un día más, contigo, siendo parte de algo.
Mientras qw hoy también será u día más,formando parte de otro algo.

Sé que,de poder cambiaría su situación, pero ayer mismo hicimos cierto razonamiento.
"Si Sergio siguiera, yo no habría conocido a Microbio, no de esta manera.no habríamos sido raras las dos."

Puedo decir que hoy es el último día, tantas veces como quiera al año.

28 dic. 2015

Siestas de vida

Ningún año de mi vida ha conocido tantos lugares.
Ni tantas personas nuevas.
Ni tantos sabores.

Ninguno ha sonreído tantas veces,  ni vertido tantas lágrimas de superación.
Ninguno me ha sorprendido de mis capacidades.

Ningún año han sido 365 días contigo.
Hemos vivido reencuentros, aventura, calor, niños, llantos, siestas...

Sí, hemos.
Y sí. Nuestras siestas se viven.

26 dic. 2015

Viajes

Vivir o morir.
Siempre o nunca.
Todo o nada.
Valor o miedo.
Superación o resignación.
Contigo o sin ti.

El asco hacia el márketing, consumismo, prejuicio, falsedad, se arregla contigo.

Me lo das todo con sólo mirarme.
No puedo ni quiero olvidar cada mal trago que me apollaste o las buenas experiencias que compartimos.

Las citas médicas, los regresos.
Los viajes, las risas, las caricias.

Lágrimas de miedo y de euforia, conoces las dos.

Comidas en Italia o Asturias.
Noches de hotel, en tu cuarto, en mi casa.

Café, helado, horchata y agua fría.

Me da igual el sitio, las tarifas...y el transporte.
Aunque me encanta que me lleves al cielo con tus ojos.

El pasado cobra sentido

Ya sé que todo lo que pasó, por gris y siniestro que fue, ha cobrado sentido.

El abandono de ballet, una persona que me llamara bailarina, posibilidades futuras, perder la sensación de soledad absoluta.

Ya no tengo miedo de nada.ni siquiera del fin.
Cuando llegue, sabré que valió la pena esperar y desesperar.

Recuerdas una noche que aparecí en tu casa, llorando?
Me dolería perderte. Igual que al revés.
Y tú estuviste a punto.

Pero nos tenemos. Nos queremos.

No importa decirlo o no.
No importa el tiempo, los enfados, las distancias, las lágrimas.

Importa saber que estás ahí.
Vas a secar mis mejillas, abrazar mi espalda de huesos, alzarme sobre ti.

Y que no te vas a ir.

Todo, en resumen

Mi cuerpo no llega a curvarse y sostenerse como el de una bailarina.
Mis brazos no tienen mucha fuerza.

Y mis curvas son de adolescente.

Pero aún así soy tuya. Cuando rozas la parte baja de mi pecho o patinas con dedos ardientes por mi espalda, me siento como el tesoro raro, exclusivo, que sólo tú puedes degustar.

Ni rosas, ni poemas ni noches de hotel o juegos sexuales.
Pero esto nuestro es tan único que me atrevería a decir que somos únicos en la historia.

Pareja, amor sin condición, sexo, paciencia, palabras prohibidas, zonas prohibidas, fobias superadas con tiempo y confianza.
Amor fraternal, nada de alcohol, música, amistad que no acaba.

No tenemos genética común, pero tu hermano roza mi rodilla con la suya y no pasa nada, tu padre no me mira con desprecio y tú me abrazas como a una hermana pequeña ilusionada.

Habrán figuras que hablen de esfuerzo, arte, recuerdos.
Y habrán malas lenguas que no conocen.

Pero estás tú, que lo sabes todo.

25 dic. 2015

Cómo es esto?

Cenar, llorar, reír, dormir contigo.

Estar en casa, en un sofá lleno de cosas para no echarte de menos, estar con mi hermana no sólo por tamaño y después estirar más el tiempo.
Para no extrañarte en la cama.

Me desvisto, abro la cama y veo tu almohada torcida.

No en el sitio correcto.

Este océano de sábanas azules es el correcto?
Por qué y cómo te echo de menos apenas 6 horas después?

Materialista.
Consumista.
Rencorosa extrema.
Violenta.
Sexista.
Juiciosa.

Pero asumo que hay detalles físicos que tienen mucha historia, comidas llenas de risas y comentarios que yate ayudan a hacer la digestión.

Tazas que son más que recipientes para líquidos, contactos físicos que son oxígeno y no temor.

Gemidos y ruidos a medio sueño injustificados.

Días, o noches más bien, que no son ese día concreto, ni ponerse hasta arriba, llorar obligatoriamente, ni papeles rotos haciendo que destrocen un árbol más.

Son picoteo hasta bastante tarde, riendo, compartiendo recuerdos, objetivos y sueños.

Son bebidas nuevas, abrazos que no terminan antes de dormir.

Y claro que usaré taza antes que vaso.
Y claro que ya tengo modelito para la semana que viene.
Y claro que haré hueco en mi salón para el arte congelado en metal.

Pero no es nada de eso lo mejor.

Lo mejor es cenar en pijama, levantarme aturdida, hidratar mi bailarina y hablar como si yo fuera de este sitio.

24 dic. 2015

De puntillas

No me importa cruzar las piernas del lado que no estoy acostumbrada.
No me importa hidratar mi piel con más mimo, ni usar un gel diferente.

Dormir con pantalón o estar más tiempo de pie.

La pequeña bailarina, como todas, necesita cuidados. Y, antes de lucir sus giros, necesita estar en forma.

Recuerdo las horas de maquillaje y peinado en mis actuaciones de pequeña.
Por no hablar de los ensayos.

Un dibujo grabado en mi piel no hará arte, pero confío en que lo luciré.

En verano, con pantalones cortos mostrando piernas que ya no me dan complejo.
Es algo íntimo, mucho.

Como el sexo. O más.

Es mi asignatura frustrada, no puedo llamarla pendiente.
Ojalá fuera capaz, pero no.

Y no me avergüenzo, pero es íntimo.
No quiero que gente que puede hacerme dañotenga ese acceso a mis piernas.

Tú piensa que, cada vez que me ponga de puntillas para besarte, la bailarina será parte de ese beso.

Falsedad

Que me perdone el universo, pero este año no voy a cambiar de opinión por agradar.

Espero esta noche con ganas de niña pequeña, sí, pero porque yo elijo con quién voy a cenar.
Una elección dentro de las opciones vitales.

Claro que me gustaría recuperar ciertas risas y grititos de mañana.
Pero no se puede.

Y dentro de lo posible, hace ya tiempo que me negué a fingir vínculos.

Odio estas fechas porque se supone que simbolizan una religión en la que cada vez menos gente cree.
La odio porque se ha hecho de un "aniversario religioso" una maratón de sonrisas hasta arriba de maquillaje, de consumo sustituyendo afecto.

Y es algo que no aguanto.

Claro que la familia puede ser un tesoro, pero a base de qué tal estás y apoyo.
La genética pasó de moda. No veis el boom de los bancos de semen?

Pues eso. Que no importa de dónde vengas, sino quién está ahí cuando tienes miedo.

Albert Espinosa los llama amarillos.
Otros los llaman colegas.

Yo los llamo familia que no te corre por las venas, pero que tienen hueco afianzado a base de donaciones de confianza.

Pocas personas han visto mi ombligo.
Casualidad?
Pocas personas me han visto dormida.
Otra casualidad?
Pocas personas han compartido piscina, cafés...

Y no por ser Navidad tenemos que vernos.
Ni hacer regalos.

Puede que los detalles que no olvide sean ir a por bombillas, ayudarme a estirar la cama, echarme crema en moratones, llevarme a citas médicas...

Queréis pseudónimos?

Microbio, Avispa, Hec, Infancia, Café con leche... Tú
(Y alguno que aún no tiene nombre, pero que leerá esta entrada)

A todos deciros que aunque no cenemos, aunque nos debamos cafés y no los tomemos estos dias, gracias por haberme hecho sentir necesaria/nunca sola, estos 365 días.

23 dic. 2015

Me da vergüenza

No me saques a bailar.
Aún me trae recuerdos perfectos que ya no serán.

No me beses.
Hazme zambullir en toda tu dulzura, el océano de caramelo quemado de tus ojos.

No me prometas nada.
Víveme.

No sueñes conmigo.
Duerme cada noche en la misma cama que yo.

Pequeña bailarina

No estoy acostumbrada a esa postura, entre tumbada y sentada. Ni a pisar algo que se mueve, ni esa mezcla de yoga, tensión abdominal y torsión de caderas.

Por supuesto que me alegro de haber pasado esos minutos de dolor, de ahora tener que mimar esa parte de mi cuerpo.

Y no es sexo, o sea ballet.
Es siempre. Será.

Muchos podrán hablarme y tocarme, pero  nadie será el renacer de ese arte.

Pequeña bailarina rozada con dedos suaves, contemplada con amor desmedido y conocida por pocos.

Ni siquiera en verano, cuando fácilmente la vean. Pocos sabrán porqué ella, porqué ahora y porqué en mí.

22 dic. 2015

Cadenas

El ballet es más que sumisión.
La sumisión es más que dolor.

Y el dolor es mucho más que simple dolor.

El dolor es superación al desagrado. Es gritar un "Chupate ésa, universo. Que yo estoy por encima de ti.".

Y la tinta, a veces, es más que letras unidas en libros o cuadernos.
Imágenes o signos que no alcanzan mil palabras.

Infancia, esfuerzo, arrebato, agujetas, disciplina, piano, brazos, manos, tobillos, tirones. Siempre.

Todo eso en menos de una lata.

Quién se lo va a beber?
Mi piel. Un trocito de ella.

Quién lo va a leer?
Aquellos que me conocen y saben de mi primer amor.

21 dic. 2015

No es navidad

Duele echar de menos.
Duelen los huecos.

Pero tú lo arreglas.
Tú me das fuerza y ganas para poder con ello.
Y ver que puedo ayudar con simple presencia, Microbio.

La soledad no es un estado físico sino emocional.
No lo digo yo.

La familia no son genes comunes.
Una relación no es sexo.
Una amistad no son juergas.

Navidad no es consumo, felicidad fingida, arrepentimiento de errores.

20 dic. 2015

Todo

Es tu aire, tu pelo, tus manos.
Son tus besos, tus ojos, tu cuerpo.

Es encontrar en ti ternura y sexo al mismo tiempo.
Es lo que me gusta de ti, lo que extraño cuando brilla por su ausencia.

Es lo que nadie, que no lo siente, ve.

Son carreras de manos por espaldas, besos en puños cerrados, en clavículas.

Son risas infantiles, dibujos animados y recuerdos, a veces miedos en proceso de reciclaje.

18 dic. 2015

No es sexo

Enredar mis manos en tus espalda, mis piernas con tus caderas y mi lengua con tu piel.

La puta manía de mirar como enfermos mentales a quienes hablamos de sexo.
Pero es que no es cuestión de orgasmos; lo necesario, lo esencial, es estar juntos.

Contarnos miedos y sueños a través de poros dilatados.

Historial amarillo

Contando días, incluso horas, para volver a algo que había olvidado.

Una fecha de consumo, a coste 0 casi, con emociones, pero ninguna de ellas miedo.

Ansiosa por grabar, no a fuego, pero a tinta y aguja, cierto arte, deporte.... Muy similar al sexo.
Ya avisada de que derramaré lágrimas. Y sinceramente, miedo me das.
Sé que tendrá que ver con "ese sexo", y que tiene esa parte de ti que tanto te cuesta dar.

Pero nada más.

Sé que tendré películas nuevas, que comeré más de lo habitual, que pasaré un par de noches contigo.

Pero de princesita poco. Tengo que mirar qué ropa podré vestir.
Ninguna poción mágica, mucha hidratación. Y tú.

Puede que tú compenses todo.

Esta vez ya sé que no me va a doler, ni el grabado ni las fechas.
Ni la cercanía de caras que recuerdan.

Quiero ver a Microbio y achucharla. Dentro de pocos días, con más motivo.
Lo dije en una conversación, pero es que en ese grabado está ella, está Ilusión y estás tú.

Hay espejos, dolor, música de piano, yoga, vibraciones. Y un Erase una vez.

Lo mejor es que ya no me avergüenza emocionarme. No soy débil, sino romántica.

Que tengo un mundo amarillo muy extenso. Para los no amarillos, me refiero a una lista detalles físicos que esconden recuerdos.

Como zapatillas, cucharillas de helado o billetes de tren.

Lagos escondidos en bares, peluches cedidos o zapatillas de colacao.

16 dic. 2015

Bailarina

Ganas locas de que roces esa parte nueva, que aún ni siquiera yo conozco.

Será bonito.
Tú me recordaste su existencia, tú me acompañaste en el reencuentro de barras y espejos y tú rozarás mis piernas, reflejo de esa idea.

Me seguirás llamando así, seguirás tratándome con delicadeza.

Seguiré siendo para ti lo que no soy para nadie.

15 dic. 2015

Huecos

Puede ser duro ver a alguien consumirse, pero creedme, es mucho peor tener clarísimo que te falta algo pero que nadie te lo puede dar, principalmente porque, en cuanto lo pides, te olvidas de cómo describirlo.
A parte de que nohay algo exacto que lo compense.

Y a ti no te puedo pedir nada, ni contar.
Porque hablo contigo y se me va.

Tal vez hayan huecos eternos, pero tú intentas ocupar varios de ellos.

Aunque ya no lo sea, ni siquiera aficionada, ni las calce, siempre me lo dirás. Y siempre me emocionaré.

Aunque no comparta con nadie dos apellidos, siempre estarás tú para arroparme cuando tenga gripe.

Digo siempre porque lo sé.
Puede que no siempre me excites, me acaricies o me beses, pero sé que hay cosas que no hará nadie, como antes.

Arrebujarme bajo las sábanas.... Era algo que tenía tan olvidado.

13 dic. 2015

Navidad?

Mi carta a los Reyes este año fue corta, simple yajena a mí.
Ellos saben mis deseos.

Y tú, más o menos. Esta tarde a lo mejor te cuento mi primer auto regalo de estas fechas, pero ya sabes que no creo en la navidad.

El año pasado tu madre insistió en que no las pasara sola, pero es que es una quincena como todas las demás.

Vale, ayer me dio la venada nostálgica y dependiente, pero sé que lo que es miedo, lo que es vacío, ya no lo voy a sentir.

Microbio está y va a estar, como siempre, porque las dos necesitamos estar.
Y tú, cómo no.

Quiero reír como el año pasado cuando Avispa arramble con ciertas comidas.
Quiero ver ilusiones, deseos simbolizados en 12.

Pero me sobran 10.
Seguir así, estabilidad.
Lo mejor para ti.

12 dic. 2015

Debate

No sé si son las fechas, la temperatura o la clara dependencia emocional.

No quiero hacer nada ni ver añadir, pero grito por un café que no quiero tomar y una vuelta que tampoco quiero dar.

En realidad me da reparo hasta pedir un abrazo, porque eso no se pide.
Pero es que ni quiero ni que me lo den.

Si leerte una frase de whatsapp me ha roto, imaginate un abrazo.

En fin.
A pasar la tarde.

Mucho

Es una broma de palabra.

"Te quiero mucho"
Venga.

Mucho es indefinido, es aire, promesas políticas.

Y querer no pega con esa mentira.
Querer se hace con todo.

Con el aire, con la sangre, con los pulmones, con el cuerpo.

Querer se hace priorizando sin volvernos locos.
Con generosidad, sin segundas intenciones.

Con sueños y realidades. Sin miedos.

Pero ni mucho ni poco.
Porque el mucho de un pobre puede ser calderilla de rico.

Niñata

Cómo puede doler tanto la distancia, la ausencia, el echar de menos algo ya imposible?

No me dirijo a nada concreto.
Lo que tengo y lo que ya no tengo.

Ambas partes son oxígeno pese a distancia física o temporal, pero ambas, a veces, duelen igual.

Soy adicta a ellas.
La parte que está, por motivos físicos, y la que ya no, por masoquista.

Esa puta costumbre de llorar porque me pongo en lo peor. No por lo que tengo sino lo que ya no.

Odio miexceso de memoria, sin ella sería más fácil.

No puedo oír la palabra hospital, ingreso, UVI... Pero joder, madura de una vez.

No fue la única vez que oíste esas palabras. Por qué no consigues desasociarlo?

Perdón, solo quería desahogarme.

10 dic. 2015

En tan poco

Llámame idiota.
Llámame sumisa.
Llámame mentiros.

Pero necesito poco más de una hora, contigo sobre mis costillas, con tu pelo entre mis manos.

Fundiéndonos en besos no aptos para menores, lentos, no profundos pero llenos de todo. Presos de vida.

Exhalaciones profundas que nos salvan de gritar.

Todo en mi cama, pero la única luz era la de mi mesita, porque el pasillo no cuenta.

Y yo cerraba los ojos, te veo sin mirarte, con las manos, con las bocas.

La luz está donde estés.

Mis debilidades

Articulaciones resentidas por kilómetros recorridos y caídas desafortunadas.

Ánimos desinflados por una buenísima causa, pero que tiemblan de ausencia.

Un libro por acabar, otro por adquirir y un sueño con fecha para realizar.

Microbio y tú. Tú y Microbio.
Bravas que no pican, carne de membrillo ácida.

Es el resumen de porqué vosotros y no otro novio u otra amiga. Perdón por usar un término tan estándar, pero es que ni sé lo que somos.

Estas fechas creadas por cortesía de Corte inglés las voy a pasar con vosotros dos.
Cenaremos, reiremos, dormiremos y seremos pelín materialistas.

No os pareceis en nada, pero en cierto tiempo erais mi plan de viernes.

Ahora sois mis compañeros de sofá, mis abrazos, mis risas histéricas, mis compras semanales.

Mis puntos débiles y fuertes.
No dependo de vosotros, pero necesito que esteis bien porque sino se me tambalea la seguridad.

9 dic. 2015

Nuestro castillo de sueños

No sé poner en forma de palabras las ganas que tengo de formalizar lo que ya es formal.

Contigo y con Microbio.
O con Cafe con leche o Avispa.

Que un te quiero o "amor" no sea tan raro.
Que los movimientos a un ritmo no sean recuerdos ni futuros.

Seguirá existiendo el miedo, pero ya no está en cada latido.
Y la soledad ya se esfumó. Lo dije.

Ni siquiera cuando las sábanas frías son lo único que me toca.

Ayer, cuando te pedí que me dejaras dormir un rato, no sé si fue el calor de tus mantas o el olor de tus sábanas, pero recordé esa infancia previa a, ya sabes qué, en la que nada podía pasar.

Eso es tu cama para mí.
Un castillo que ningún dragón puede destruir.

8 dic. 2015

Nunca hubo miedos

No todas las personas necesitamos las mismas teclas y pasos.

No a todas nos apasiona lo que se da por hecho que es estándar.

Vale, un beso es algo inocente, pero cualquiera que haya tenido...no sé, una mala experiencia en el dentista disfrutaría antes de un mordisco en la espalda que de un beso.

Y lo bonito es que el que muerda sepa porqué no teme ser herido.

Hace tiempo que me hiciste perder el miedo, las caídas al abismo.

Pero han habido miedos que nunca existieron.
Un primer abrazo, tan fuerte que cruja tus huesos, tan bonito que parezca ballet clásico.

El personaje de Cisne negro siempre me pareció más bonito. Menospreciado frente al blanco, con menos protagonismo, pero tanto o más complejo de interpretar.

Acaso es fácil experimentar un rechazo y seguir como si nada?
Acaso es fácil disfrutar siempre de las mismas caídas?

7 dic. 2015

Llenar y vaciar

Palabras contrarias que a menudo son combinables.

Vaciar neveras y llenar estómagos.
Vaciar de de amor y llenas de ilusiones.

Quitar un miedo y colocar en su lugar paz.
Satisfacción.

5 dic. 2015

Libertad

Ser libre.

Entre viento y montaña,
Entre brisa y oleaje,
Entre tierra y vegetación.

Entre meditación y actitud,
Entre sumisión y orgullo,
Entre deber y elección.

Entre miedo y ganas,
Entre suplicar más y rogar pausas.
Entre suspiros ahogados y temblores.

No soy niña, y será por películas, pero Brave me hizo admirarla.
Como Pocahontas rechazando sus orígenes.
Como Anastasia buscando respuestas.
Como Turbo luchando por sueños improbables.

No sé porqué, pero tengo pequeñas partes. Y muchas otras pequeñas partes.

4 dic. 2015

Consejos no titulados

Sé poco de nutrición, no tengo titulo.

Como de deporte, fisioterapia, psicología.
Pero siempre que pueda ayudar, valoro las desagradables experiencias que me enseñaron lo poco que sé.

He cuidado niños sin título en pegadogía ni educación infantil.
Por trabajo y por amor.
Me he tirado el suelo a jugar con ellos, meh he inventado cuentos y una vez me quedé dormida antes que el niño en cuestión.

He aliviado contracturas, sobrecargas, inflamaciones de tendón.

He recomendados rutinas, ejercicios "pasivos" sustitutivos a otros mayores.

He recomendado alimentos con los que poder pasar horas, cuando el cuerpo te admite poca cantidad.
Agua y azúcares no dulces, ése es mi resumen para no desmayarte.

Y en cuanto a psicología, escuchar. Un mínimo d empatía y tratar de hacerle confiar en el consejo.
Desde siempre soy la niña de las metáforas, pero es que funcionan.

No es alcanzar la cima desconocida, sino tener valor y saltar, alejarte de un bosque incendiado.
No es dar carpetazo ni olvidar, sino escribir un capítulo diferente con una trama y personajes ya construidos.

Y escuchar.
Por lo visto, también repetir.

Tú sabes que a mi primo francés le insiatí en lo mismo que tú amí 4 meses atrás. "Venga, Yvan. Come algo. Solo la mitad, vale?"

Ahora con Microbio. Cuando el estómago no admite, cualquier insistencia hace que eches incluso lo que no tienes. Pero la hidratación es importante.
Ya sé que no llego al litro y medio, pero mis tripas ya no se pegan. .isojos no sienten ese dolor ressacoso.

No quiero que nadie lo sienta.
Igual que nunca quise que sufrideras por mis lágrimas.

3 dic. 2015

Jamás dejará de ser Siempre

Beber refresco de cola y picotear chocolate son esos pequeños placeres de la vida que rellenan las horas de espera a verte.
Quisiera estar aquí en el sofá, con tu cabeza en mi regazo, dejándote enredar el pelo en mis dedos e incluso contarte una versión personalizada de Peter Pan.

Un niño pese a tener valor, pese a cuidar a niños perdidos, pese a negarse a crecer asumiendo responsabilidades.

Un niño que consiguió atemorizar a un adulto con un reloj que avisaba de la cercanía de cierto animal.

Un niño que no pensaba en el mañana, que desbordaba ilusión, que siempre estaría en una estrella.

Y cada vez que cualquier niño viera su luz, sabría que nunca jamás estaría solo y sus sueños serían cumplidos.

Recuerda, mi sofá y mi cama son las pequeñas islas del país de nuestro Jamás dejará de ser Siempre.

Lugares legendarios

Ya con más libertad física, he ido a la cumbre del consumo de mi ciudad.

Me ha dado rabia utilizar ascensor para mi rincón de viajes a otras vidas, otras filosofías, pero todo era precaución.

He sido práctica; cualquier fecha es básica para verse bonita incluso en casa, aunque no sea san Valentín.

El aire ha cambiado, mi estómago se ha contraído y he buscado un espejo. No me equivocaba.

Ya le había avisado, y estaba cerca así que he ido a ver a J.
Ni buenas noches ni qué tal estás.
He pronunciado su nombre varias veces, demasiadas diría yo.
"Café cortado y agua", sin por favor, sin paciencia.
He entrado al baño y he hecho lo mismo que la vez anterior, distinto motivo.
He whatsappeado con él, me he disculpado por cosas del pasado.
He ocupado una mesa diferente a otras veces.
El café, con esas tazas tan de allí me ha llevado a otros cafés.
Sus frases escritas me han emocionado.
Ya no pido chupitos dulces, ni Nestea, ni río con él.
De hecho nunca reí con él. Lectores de Risto me entenderán.
Le va bien con Luz de luna, se le ve feliz, menos adolescente.
Los dos hemos cambiado.
Le he prometido volver para charlar, como amigos no como pasado.

Y también he visto a Vegetal, tras muchos meses.
La conocí en otro bar mágico, rodeado de arte, donde devoraba verdaderos sandwiches vegetales y bocadillos de balcony pimiento rojo.
Un libro prestado,confesiones compartidas y consejos de yoga.

Pero lo mi librería favorita, ni el bar de los cafés con hielo en verano ni aquél con nombre de sofá, son los sitios donde me siento más viva.
Ni el 100montaditos, ni Madrid, ni León, ni El bosc de las fases, nitu cama, ni mi sofá.

Mi lugar de leyendas que nadie cree eres tú.

2 dic. 2015

Anclada

En medio de un mar sensaciones.

De carcajadas, de súplicas.
De pureza, de embestidas.

Lo mismo me siento protegida del mundo dentro de tu abrazo que salvaje bajo tus sábanas.

Romántica y sexual, de acuerdo.
Pero, presa o afortunada?

Tu cuerpo no me invade de continuo, pero los recuerdos sí.

Jadeos, saltos, chillidos, piernas que tiemblan y mi voz que queda en off.

Tras este tiempo, sabemos cómo complementarnos, amarnos y excitarnos.

Lo sabemos y, hablo por mí, adoro saber el cómo, la chispa de inocencia mezclada con picardía.

Sinceramente:
Quedaría anclada en esa cama de hotel de 2x2.
Quedaría anclada en sofás de otras ciudades, alfombras donde fuimos niños.
Quedaría anclada en casi castillos Disney.

Quedaría anclada a tu base, para no perderme en ningún sitio que no fuera un nosotros.