25 dic. 2015

Materialista.
Consumista.
Rencorosa extrema.
Violenta.
Sexista.
Juiciosa.

Pero asumo que hay detalles físicos que tienen mucha historia, comidas llenas de risas y comentarios que yate ayudan a hacer la digestión.

Tazas que son más que recipientes para líquidos, contactos físicos que son oxígeno y no temor.

Gemidos y ruidos a medio sueño injustificados.

Días, o noches más bien, que no son ese día concreto, ni ponerse hasta arriba, llorar obligatoriamente, ni papeles rotos haciendo que destrocen un árbol más.

Son picoteo hasta bastante tarde, riendo, compartiendo recuerdos, objetivos y sueños.

Son bebidas nuevas, abrazos que no terminan antes de dormir.

Y claro que usaré taza antes que vaso.
Y claro que ya tengo modelito para la semana que viene.
Y claro que haré hueco en mi salón para el arte congelado en metal.

Pero no es nada de eso lo mejor.

Lo mejor es cenar en pijama, levantarme aturdida, hidratar mi bailarina y hablar como si yo fuera de este sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario