28 jun. 2016

Toxicidad

La inocencia de los niños cada vez me parece más desmedida.

La mía fue corta, pero no condiciona mi opinión; simplemente veo que las mentiras cada vez son más y más grandes.

Que sí, que el mundo se ha vuelto más cruel, pero a un niño se le "engaña" para ocultar una violencia de género, no para una muerte.
No se puede soltar de sopetón, pero para algo existe la psicología.

Yo personalmente, cuando llegue el momento, les hablaré de ángeles que velarán su suerte, igual que de los motivos si preguntan.
Les hablaré de la contaminación, del mal uso del agua y de la mortalidad del tabaco, porque ocultárselo podría matarlos antes de tiempo.

La inocencia no es una colección de mentiras.
Cada persona tiene una unidad de tiempo, una situación, mil motivos.

24 jun. 2016

Me faltan minutos

Personas que trabajan en comercios habituales para mí me dicen que se me ve feliz. Más, quiero decir.

Sé que el clima y lo bien que estoy llevando el regreso a esa piscina no tiene nada que ver contigo, pero sé que disfrutas cuando sonrío, cuando no me avergüenzo de mi cuerpo.

Quiero playa, quiero viajes, quiero risas, pero no me corre prisa.
Por una vez no voy a contar los días para que llegue otro.

Me sobran horas en el sofá, estiramientos de yoga.
Cada minuto metida en el agua o bajo el sol es natural, es como estar contigo.

21 jun. 2016

Sol

Ya no es "De qué te ríes?". También un bichillo de 18 meses y otros que no hace más que tirarme una pelota al agua.

Puede que, a ratos, duela ver mesas de cumpleaños o toboganes de viernes, pero el sol cura más que el tiempo.
En cuestión de 14 horas pasé del llanto a la satisfacción.

La promesa tatuada en mi gemelo esta mañana ha empezado a ponerse fuerte sin dañar mía cervicales, y, por exagerado que parezca, me emociono al verla tan bonita, tan morena.

Tres picaduras de mosquito incluso se agradecen; mi sangre ya no es tan hipoflucémica.

Sin las 5 sesiones de UVA, sin preocuparme demasiado por mis pies, sin miedo.

17 jun. 2016

Lo siento, Platón

Parece que el verbo amar sólo se puede conjugar a ciegas y sin fisuras.

Y no. De hecho me parece falso, y por tanto no es amor.

Que sí, las locas aman porque las cuerdas atan.
Y las locas se equivocan mucho, hacen daño sin quererlo, pero tienen un objetivo, disfrutar y hacer disfrutar.

El mundo del marketing siempre polariza a sus clientes, reales o potenciales.

Y el amor de verdad no se puede ni catalogar en dos polos opuestos.
La media naranja nunca es media exacta.
Una tiene más zumo, medio gajo lleva más huesitos que el otro medio o una mitad tiene hojita ó pegatina.

Y qué?
No va a salir un zumo de naranja con un sabor igual u "otro zumo".
A cada zumo le tardarán más en oxidar las vitaminas, le convendrá un azucarillo ó dos.

Pero nunca un zumo igual.
Nunca un zumo que guste a todos.

Cada naranja ha hecho un recorrido distinto hasta llevar ahí.
Cada naranja es de un árbol más ó menos joven.

No voy a decir mucho más.
Que me siento cómoda, que me gusta este zumo, que no pienso tolerar que nadie incline el vaso.

Siempre

Quiero ser la yo de ahora, pero también recuperar cosas de mis inicios, cuando mis muelas aún eran de leche.

Veo vídeos para conseguir, otra vez, hacer lo que ahora llaman split.
Después mi meta será hacerlo lateral.

Me pongo a pensar, y veo que han pasado muchas cosas que creí ya prohibidas para mí.
Tú las sabes.

Prohibido creía que era practicar una negación.
Prohibido parecía recuperar lazos.

Lo único prohibido resultó ser rendirme y no luchar por mis sueños.

Prefiero soñar en presente, pero mi cabeza siempre cierra los ojos y da dos pasos hacia el futuro.

Adjuntaré una foto que me ha hecho sonreír por dentro.
Puede que mi vida siempre haya estado contada en 8.

Un 8 que fue todo.
Un 8 que es siempre.

16 jun. 2016

Desnuda

Es íntimo compartir sofá, viendo un programa que te gusta y luego uno de los míos, el que menos pensé que soportaras ver.

Es íntimo planear, sin prisas, sin seguridad alguna, un futuro que no se sabe ni con quién será, ni si será.

Es íntimo mi piso, mi pijama con un dibujo Disney.

Más íntimo de lo que pensaba la idea de comer algo más que patatas donde me pediste salir.
Más íntimas todas las locuras que se me ocurren.

No todo es desnudez o tallas de ropa.

15 jun. 2016

Reloj interno, que no biológico

A quién se le ocurrió medir el tiempo?
Minutos, horas, días... me da igual.

Lo eternas que se hacían las horas de una asignatura pesada; lo escaso que es compartir compartir el mismo tiempo al día con tu pareja.

Tres meses de enfermedad en un familiar es mucho más largo que tres años de relación.

La prisa que alcanzan los sueños de futuro cuando sales del miedo; lo absurda que te parece la prisa cuando te sientes bien.

Lo lejos que puede estar el que te sirve café debajo de casa, lo cerca que está una frase de dos palabras recibida a varios kilómetros de distancia.

El tiempo y la distancia parecen iguales, pero no.
La distancia siempre es distancia, el tiempo depende totalmente de quien lo vive.

Habrán canciones largas que no te hablen y canciones de un minuto que te digan todo.

Hasta hace muy poco sufrí ansiedad, mucha, por eso sabes mis trucos de respiración.

Ahora ya da igual.
Prefiero controlar mi respiración  a necesitar que tú, o quien sea, me ayude a recuperar el oxígeno.

Estás ahí, pero necesito ser yo, para callar bocas.
Para que el tiempo no interrumpa mis decisiones.

12 jun. 2016

Bendita añoranza

Echo de menos. Mucho. A demasiadas personas, para la edad que tengo.

Y parece ser que es horrible o está prohibido, porque cualquiera que se me cruce me cambia de tema o me hace reír.

Echar de menos es la única manera de mantener vivo un pasado.
Y, en mi caso, son personas y situaciones reales, no imaginadas.

Me gusta recordar los vacíos que me han hecho ser quien soy.
Me gusta hablar de ellos, cada vez con menos dolor.

Pero sí, echo de menos canciones, juegos, voces, respiraciones.
Que las eche de menos no implica que me vuelva loca y condicione a todas las personas de mi presente.

Sinceramente, agradezco echar de menos, pero por algo más que no olvidar y sentir alguna lección aprendida.

Agradezco echar de menos porque nunca tuve amnesia.
Recuerdo todo lo importante que ha pasado por mi vida.

10 jun. 2016

Querer o no querer. Ay Hamlet

Tengo demasiado a menudo días malos, soy consciente de ello.
Por eso valoro tanto tu parte de amor no romántico, o sí lo es. Nose

No intentas cambiarme, ni me criticas, ni insistes en encasillarme.

Me apoyaste en todos los momentos difíciles, desde el primer análisis de sangre hasta pisar Hélade.

Siempre me esperas.
Siempre me tranquilizas cuando estoy nerviosa.
Siempre me das ganas de un día más.

Y mis mayores temores desaparecen, poco a poco.
Nos hacen las cosas fáciles.

Me recordaste que vivir no es latir sino saber escucharse.
Vivir no es "tienes que"; vivir es "quiero".

Como el primer día o mejor

El tiempo pasa, pero ni cura todo ni aleja los recuerdos.

Ayer hicimos la misma ruta que hace más de dos años. Sin Nestea, sin bolos, sin dulces recién comprados en el bolso.
Pero con ellos presentes, con un regreso en bus hasta otra parada diferente.
Con nosotros.
Con planes, con recuerdos, con risas y sonrisas.

Recuerdo el día que empecé a ir en pijama en tu casa.
Y las veces que me dormía en tu hombro, en cualquier sitio.

Y sé que vivir anclada en el ayer es dar zancadas hacia atrás.
Vivir, a secas, es cerrar los ojos y respirar con calma.

Lo nuestro no son ríos recorridos en canoa, ni batallas de cosquillas, ni comidas fuera.
Es la sucesión de latidos, mejor alimentación, carritos de la compra y movimientos lentos.

8 jun. 2016

Rutinas para conseguir ese color

Mañana de gimnasio, consulta sobre apertura de piscina, compra e ingreso pendiente en el banco.
Todo ello con dos cafés, una tostada, un boxadillito y agua.

En cuanto llegue a casa estiraré y haré los oblicuos; la duda es si echarme crema antes o después.

Por qué cuento todo esto?
Porque son endorfinas, como tú.
Porque este verano es el primero sin fechas con miedo, sin timidez.
También será el primero de algunos músculos que han aparecido de la nada.

Y me da igual si me tuesto al sol tumbada o recorriendo orillas.
Porque tú eres luz natural, y, por tanto, sol.

Recuerdo que el año pasado me daba vergüenza que el grupo que tú sabes me viera en bikini, con mis marcas.
Ya no. Una talla más y... quien no tiene marcas tiene varices o michelines.

Ayer, yendo a tu casa, noté como el sol tatuaba su reflejo en mis hombros y piernas.
Y ya no me conformo con gustarte a ti. Qué pasa conmigo?
Pues que quiero el tono de piel de cierta mujer, la que me llevaba cada día de pequeña a gobernar batallas de agua con Sergio.

Quiero ese tono.

7 jun. 2016

Almas

No son 7.
Y yo diría que, pese a todo, no son invisibles.

También hay mil formas de tomarse la palabra.
Es como "Oye, cualquier cosa", siempre que no tenga otra cosa que hacer.
Si no quieren estar, que no estén.
Es como obsesionarse con fallecidos que en realidad no importan; " Ahora te está viendo...".
Venga, cállate la boca, que tú ni siquiera crees en un después.
Es como prometer sentimientos que no son.

Lo siento, estoy negativa.

4 jun. 2016

Verano

Pies semidesnudos, mangas acortándose, queriendo desaparecer, y contando días para que el sol pueda plasmarse en la piel de mis piernas.

Menos de un mes para un rato de piscina cada mañana.
Ya con los bikinis y toalla organizados en la mochila de turno.

Habrán noches de tormenta, y días que me arranquen lágrimas, pero veo, desde ya, que va a ser inigualable.

3 jun. 2016

Magia del verano

Esta mañana he sentido un avance de este verano.

Me he propuesto reordenar mis aficiones y mi tiempo.

Tú sabes lo encerrada que estuve en libros, al tuntún, sin ser fan del autor ni el género.
He decidido dejar espacio en vida para todo eso que está de cualquier manera, como cabe.

Seguiré escribiendo, por supuesto.
Pero quiero sustituir todas esas horas, sentada en el sofá o recostada en la cama, por ejercicio físico.
He recordado lo bien que sienta psicológicamente, y mi cuerpo necesita retomar hábitos.
Quiero estar morena, y que no sean 3 horas en canoa.

Quiero hacer las cosas bien.

Soñar con mis ilusiones, no otras leídas.
Sentir calor sobre mi espalda, y, por qué no, oír de cerca la voz de algún niño pequeño.
Te reirás cada ve que me ponga las gafas de sol, me reiré cada vez que parezca un niño.

Qué ganas, de verdad, de viajar.
Puede que este año consiga otra botellita de arena, o no.

1 jun. 2016

El mismo sueño en diferentes formas

Lealtad es eso que puede variar una promesa.

La vida a veces nos fuerza a cambiar, pero el deseo no se va; sólo se vuelve vapor.
Perdonadme que insista en el tema, pero mi caso con el ballet me parece la mejor ma era de explicarlo.

Mi promesa era tardes de viernes y mañanas de sábado.
Era.

Más tarde, admiración, danza de cuerdas vocales, latidos coreografiados en versos...

Para gustos los colores, y para formas la vida.

La niña que vestía un tutú blanco con lentejuelas en las costillas no creía que la danza fuera más que ejercicios de suelo y barra.
Su única variable era si usar o no calentadores.

Admito que mis "logros" físicos siguen siendo límites de elasticidad, como en su día eran el spagat lateral sin dolor.

Me muero de envidia cuando veo fotos en Facebook, sí; pero tú ojeas recetas curiosas.