22 jun. 2017

No hay sorteo

Una marca de bebidas sortea dos entradas,a un concierto relacionadas con una de las canciones.
Emocionar con tu mejor baile.

No sé si el mejor, ni si se puede considerar baile, pero a mí me encanta viajar a ese recuerdo de mis pies alejándose del suelo contigo delante.

Costillas venciendo su posición natural, haciendo crujir el universo.

16 jun. 2017

Con unos traguitos de sinceridad

Odio demasiado no sentirte.
Necesito demasiado recordarte.
Demasiado pronto, demasiado bien.

Me faltan tus broncas de «yo a tu edad».
Me sobran preguntas de «te parece bien?»

7 jun. 2017

Últimamente

Me desespera a menudo el silencio que no debería serlo.
Todo lo que diría a persona que ya no tienen oídos.

Es un mismo vacío que ya está durando demasiado, pero yo qué sé.
Ignorarlo es despreciar ese motivo de otro tiempo.
Siento mucha mas dependencia... cualquier respiración cerca me relaja, pero, cuando no, me sale la sonrisa al revés y viajar a otros tiempos.

Algunos con miedo y otros llenos.
Y qué más darán los lugares que pisé o no sé si serán míos.

Me siento en un constante inventario de objetivos cumplidos y por cumplir.
Con miedo y arrepentimiento, pero toda la ilusión del mundo.

Si me caigo, me levanto. Y si tengo heridas, las curo.
Pero los buenos momentos y encuentros, ésos se vienen conmigo.

6 jun. 2017

Casi siempre casi nada

Sale solo, igual que echar de menos a quien daba de más.

Cualquiera diría que una paranoia muy crepusculina, pero pasa que toda esa vida que parecía demasiado desperdicio, de golpe, resulta ser demasiado corta y rápida.

Qué pasó con aquellos años de colegio, donde 9 meses eran eternos?
Y las tardes de verano? Sobraba tiempo para gobernar mundos enteros.

Pienso que de pequeños teníamos el don de la interpretación e improvisación, sin problema.
De mayores todo se vuelve más retorcido, como si estuviésemos en algún reallity de 24horas.

Pero contigo vuelvo a ser yo, la bicho, la niña que mordía limón.

En realidad echo de más ese tiempo.
Ahora yo dirijo mis pasos, con demi pliés y suelo, barra y lo que apetezca al cuerpo.

Hay quien lo llama libertad... justo, necesario, equilibrio... regalo.

4 jun. 2017

Cifras

Cómo decirte cuándo sí y cuándo no te echo de menos?
Por no hablar de la intensidad.

Es hielo,que arde, como chupar un flash que se pega a la lengua.
De repente todas las palabras creativas se transforman en silencio y las ilusiones se apagan.

Ya no sé cuánto quiero conocer Marruecos ni si me apetece conocer Roma, la verdad.
Daría mucho por un café a medias y tener una conversación, supuestamente tan necesaria en la vida.

Muchas preguntas.
Muchos planes.
Muchos miedos.
Muchas preocupaciones.
Demasiados cafés por tomar, lo sé.
Demasiadas cosas que contarnos.

Tal vez por eso me haya cansado de hablar, ya total para qué?
Entiendo porqué estuve cosa de dos meses sin hablar.
Lo que quería decir y a quien quería decírselo... no.

Son días.
Para qué decir que me duele la cabeza si ya sé que me dirán que beba agua?
Para qué decir que tengo frío si me dirán que coja una manta?

Como si todo se arreglase con cosas físicas.
En mi vida he pesado 50kilos.
Se supone que ahora podría donar; pero me siento más débil que en muchas épocas.