29 feb. 2016

Lo que soñé/ lo que quiero

Hace semanas te dije que soñé con nosotros en un punto concreto del Alcampo y una subida muy rara de la rampa mecánica.

Bien, pues hoy he sentido ese mismo vértigo al subir a la segunda planta.
He comprado cus-cus, como el último día que comí en tu casa, y un par de cosas más.
He salido de allí con mal cuerpo por el calor antinatural, pero peor ha sido el camino hasta el bus.

No escucho conversaciones ajenas , pero cuando éstas son muy altas y con proximidad inferior al metro, no queda otra.
Y yo quería llegar a casa, de verdad. Nunca he tenido tanta prisa por despegarme de gente.
Era como oír la vida de alguien, con pelos y señales que seguramente esa persona no daría.

Cómo no, cocacola.
Cómo no, mucho cansancio.

Cerezo me ha dejado tranquila; simplemente he apoyado todo el peso en un pie.
Si no habría sido tremendo.

Salgo de un tobillo y me meto en este estado aislado.
Salgo otra vez y vuelta al traumatólogo.

Lo último que quiero ahora es reposo obligado.
Lo primero que quiero son tus manos.

Alimentos de fábrica

Ya me cabree por la publicidad a ciertas precauciones sexuales.
Hoy voy más por cosas del día a día.

Qué empresas deciden abrirse mercado en unas intolerancias alimenticias sí y en otras no?
En qué factores se basan para dar prioridad a una?

Desde pequeñita sé que las naranjas que compramos no vienen del árbol. Antes han pasado por miles de manos, algo así como la visita que hicimos con el colegio a cierta empresa cárnica.
Así que porqué nos venden sacarina (líquida o en pastillas), lavaplatos con pH neutro, café sin cafeína, cacao sin azúcar... Y tan pocos productos lácteos sin lactosa?

Hace mucho tiempo ya, en Barcelona, una primilla mía no podía tomar gran variedad de papillas por esto.

Y una compañera de curso, que tenía alergia a la proteína del pescado.

Vitaminas en pastilla, hierro en forma de ampollas, antihistamínicos (que vete tu a saber cómo están hechos).
Pero cuidado, que importa muchísimo más que la leche para biberones sea semi desnatada que ofrecer productos para intolerantes

Mejor no escribo más.

28 feb. 2016

Reconquista

Nadie como tú sabes lo que me molesta estar más frágil de lo normal, que se tengan que adaptar más que de costumbre.

Ha sido como volver a los inicios.
Recarga necesaria de sueño, acostumbrándome a las sensaciones, tú amoldado a mis extraños ritmos.

Al final habrá tiempo récord de recuperación.
Sonreír, planificar lo justo y ayudando.
Te suena?

Has conseguido que no tiemble, que mi respiración sea normal.

Las mismas preguntas, la misma lentitud, los mismos cuerpos.

Terminando batallas psicológicas que ni tú mismo creaste, haciendo suspirar y consiguiendo con tus manos que todo parezca fácil, también latir.

Tanto

Sabes que te estaría escribiendo continuamente.
Que es más que besarte, tocarte, mirarte, pensarte.

Cambiaste el sujeto de oxígeno de mis sonrisas. Conseguiste que me quisiera un poco más.

Me abriste los ojos y de pronto te vi en mi casa, alumbrando con el móvil en mitad de un apagón; te vi en mojitos extraños a primeros de año, en comentarios de años pasados en mi blog.
Siempre habías estado ahí.

Por eso me vale con saberte.
Gracias a personas aprovechadas o simplemente con otras prioridades, cosas tan normales, como el respeto, son suficiente para relajarme.

Me he quedado dormida en mitad de películas, en sofás, en autobuses. Yo, la que necesitaba agotarse para poder dormir e ir al colegio.

Es paz lo que me das.
Es paz lo que necesitaba.

Alguien sin prisa, con toda la calma que me faltaba.

No pude dejar todo lo que sentí los primeros días en Luz.
Porque tu luz cada vez ilumina más recovecos de mí.

Todo ha cambiado en estos años. Mi cuerpo, mis ojos, los tuyos, nuestras ganas.

Aún queda tanto por vivir.
Y escribir.

Roma al revés

Roma, y también al revés, está donde tú decidas que esté.

En la parada de tu casa, envuelta en ti, está Roma.
En una mesa con cafés, está Roma.
En la sala de encuentros con autores, está Roma.
En miles de canciones, en autobuses a larga distancia, en trenes, en ascensores, en películas, en proyectos, en sueños logrados.

Roma. Una ciudad más, con pasado, con futuro.

Recuerdas esa tarde, que no llevábamos ni un mes, llovía y me besaste muy cerca de "Roma"?

Pequeñas muestras de amor.

27 feb. 2016

La crisis

Hipotecas e impuestos que suben.
Sueldos y pensiones que se congelan.

Bares llenos, a base de cañas y cafecitos, pero llenos.
Ayuntamientos en números rojos, pero, porqué no, construyendo cosas nuevas.
Calles llenas de coches, coches que van con dos plazas, como mucho, ocupadas. Gasolineras, talleres, licoreras, estancos, puticlubs.

Marcas caras de ropa, de joyería, relojería.

Pero esperad.
Compramos folios no reciclados, porque los otros son más caros.
Las bombillas, normales. Que las de bajo consumo no alumbran bien.
Móviles de marca conocida y de última generación, que a este paso la foto del DNI será un selfie bien iluminado.

Soy agarrada por ir con mi bolsa de tela y no comprarme las de plástico?

Aire

El termostato había petado. Perfecto.
El libro pesa. Perfecto.
Y mis manos heladas.

Así quién pretende que escriba?
Cada vez tengo más ganas de viajar a África, como si no metemos en una bolsa de aire frío, pero quiero ir.

He dejado de perder peso, eso es bueno. Te pedí ayuda y lo estás haciendo.

Me da igual quedarme sin datos, son batería; lo bueno es que las lágrimas remitieron.
Ya no son de tanto caudal.
Me picarán los ojos durante varios días más, pero tú me darás paz cuando no la encuentre.

Una chica me dijo que una relación no consiste en estar en los momentos límites, pero y si no estuvieras ahora?
Lo dejo ahí.

Té rojo

El calor de formar parte de algo es incomparable.
Y no te menosprecio, pero sabes a lo que me refiero.

Ciertas épocas se llevan mejor en una casa con latidos. Una gripe, cualquier virus.

Personas que te acerquen el termómetro o te acurruquen en la cama.
Tú te preocupas incluso cuando no me quejo; sobre todo ahí, porque sabes que es miedo.

Tú destapado en la cama y yo rogándote que me des todo el calor que te sobra.
Suerte que tengo leche de almendra, un Nesquik calentito lo cura todo.

Pero cojo Palmeras, con su calor y vegetación, y juró que me mareo.
Es vertiginoso el cambio.

Estoy al revés, sin fiebre, sin sueño, casi sin dolor.
Pero rota.

Querría estar en Tree, como hace casi 2años, tomando té rojo contigo y tú asegurándome que todo pasará.

Cuestión de tiempo

No recuerdo bien el momento en el que empecé a ser yo.

Seguramente sí sepa cuándo dejé de serlo, cuándo abandoné mis sueños.
Pero cuándo volví.

No fue cuando empecé a salir contigo, ni cuando conocí a tus amigos y estuve unas horas sin preocuparme más que de mí.
No fue cuando me independicé, ni en ese verano.
Pudo empezar esas navidades, pero tampoco.

Tal vez cuando sólo yo tenía las llaves de mí vida, pero tampoco.
Cuando rechacé amistades de marketing?
Cuando hablé las cosas con tu hermano?
Cuando intenté volver a bailar?
Cuando he decidido volver a ese lugar con Cerezo?
Cuando hice parte del descenso del Sella?
Cuando me comprometía a ganar peso?

Todas encajan con lo que necesitaba, pero una de ellas es la importante.

Tengo que agradecer a Faro que me pasase esta película.

Escalofrío

Envuelta en mantas, pero mis manos heladas.

Propósito del día que ya parece que no va a ser.  Hacer ejercicio con este frío?
Paso.

Y de qué vale dormir bien si luego recuerdo cosas que no debería?
Otros despertares, momentos que no vuelven.

Me sumerjo en páginas que tengo que releer para entenderlas.
Y me río de los debates de la gente.

Un juego u otro?
Jugamos a ser Dios?

Venga, ya es que ni la realidad, ni los libros, parecen ser lógicos.

Me cruje la tripa, la misma que he visto esta mañana y me ha llevado a cierto probador.

No, esta vez no. Aunque sea sin ganas.
Voy mejor porque llevó 30 horas sin hacer caso a los pinchazos de mí estómago.

Prestó más atención a los latidos y a mis pómulos elevándose cuando me llamas... Lo que me llamas.

26 feb. 2016

Me

Me haces las cosas fáciles.
Me diste ganas de hacer dieta para coger buen peso.
Me animaste con mi ilusión de volver al ballet.
Me hiciste ver como una chica normal.

Me he encontrado.
Me he quitado límites.

He avanzado.
He crecido por dentro.
Y he aprendido a ignorar.

Calada

Con capucha, café cortado y acompañada.

Pero temblando.
Hiperlaxitud, lluvia, cierto estado anímico.
Tú.

Contigo no puedo temblar, no me sale.
Si acaso de excitación.
Pero estos días, contigo, estoy tranquila, estoy protegida, estoy en casa.

Aquí, en mi sofá lleno de libros y cojines, veo el ventilador que me dio tu madre y que no pienso bajar al trastero para recordar este verano mágico,veo el mismo puff que tiene tu hermano en su cuarto aunque de otro color, veo la bailarina, la foto de cuando eras pequeño, la de la noche vieja pasada y la del telefonillo de tu casa.
Veo el bolso pequeño que estrené para el ballet del enamoramiento de Esmeralda.

Para que luego juzguen mi desorden.
Me gusta verte, aún sin verte.

Quiero calarme de ti, hasta los huesos, hasta que no quede espacio para traumas.

Simplemente

Qué me diste?
Qué me das?

Vida.
Acompañaste mis viernes de soledad, tomaste cafés, reíste conmigo, me esperaste, me apoyaste, curabas mis heridas.
Y ahora, me cuidas, te sigues preocupando de mí alimentación, me recuerdas que no estoy sola, no me exiges nada, me das aire, me ayudas a superarme.
Me haces las cosas fáciles.

Nadie podría ser tu competencia.
Nadie podría hacerme dudar.
Nadie me hará descubrimientos como tú.

Ninguna historia sería tan real sin ti.

Y lo peor es que no es esto, son mil cosas más.
Descubrimientos siempre a mi ritmo, sentirme parte de algo.

Nadie.

Cafeinomana SIEMPRE

Hacía ya tiempo que no recurría con tanta desesperación a esta droga.
Sí es cierto que, cuando me lo negaron con la dieta, lo pasé un poco mal.

Pero nada. Un par de ellos diarios.

Ginseing, no ginseing, toma estos relajantes, té negro y nunca verde...

Joder. Quiero café.
Quiero lo que quedó demostrado más que psicólogos y pastillas.

Intolerancia a la lactosa?
Bien.

El sabor cuanto más auténtico, mejor efecto.
Soltar todo el aire lleno de humo y de frío para hidratar mi garganta con esa bebida tan criticada y camuflada.

Con Trankimazin no podía, pero ahora nadie me lo puede negar.
Me acuerdo hace ya unos años, en casa de Chico Muffin, eran las 23.00 y yo con mi café solo doble.

Llamadme loca.
Otros ingieren alcohol hasta perder la conciencia.

Necesidades

Secas mis lágrimas, me envuelves en un abrazo cálido de tiempo infinito.

Fue ayer, y aún siento el frío de tu cazadora cerca de mi cara, o tus manos apretando las mantas para que no tirite.
Tus labios en cada milímetro de mi cara.

He soñado una cosa muy rara, respecto a mi cuerpo.
Hacía ya tiempo, era mi sensación diaria del colegio.

Recuerdas cuando no quería que me vieses ponerme el pijama?
Cuando me ponía short encima del bikini?
Cuando me di de baja de un curso por una amenaza de niña?

Autoestima.
La cumbre de la pirámide de Maslow.
Es la mayor lección que me han dado en un colegio.

Lo siento, pero no me vais a joder el dia

Dios o quien sea, hostias, tú mismo, sabe que intento olvidarme de que hw perdido un kilo y de que me escuecen los ojos.

He tomado café, he comprado fruta, mi dosis mensual de carne rica en hierro y dosis de glucosa teñidas de color.

Pero cuando me vine a vivir aquí, por la situación, no pensé en las cercanías.
Ya no me duele encontrarme a esas personas, vivimos a 20 metros, si llega.
Pero me revienta que me saluden como si no supieran que mataron una parte de mí.

Y repito. Otro día me da igual.
Por lo menos no ha sido la peor persona de esos apellidos.
Pero me ha roto ese saludo.

No pronuncies mi nombre si no crees nada de lo que digo.
No hables de mí vida si no sabes lo más gordo, lo más cercano a tu sangre.

En este bucle, amargo como un café solo sin azúcar, lo último que necesitaba era encontrarme a estas personas.

Pero no me van a joder el día. Hoy voy a comer.
Voy a viajar a la Guinea española durante un rato.
Y tomaré café.

Lluvia

Oh, llueve. Adiós coche limpio, adiós peluquería.

Definición de lluvia (más o menos por la fecha de pausa diaria)
Da vida o nos la quita si es mucha. Nos hace vulnerables.

No me gusta, pero hoy la veo como comprensión.
Gracias, nubes.
Gracias por hacerme sentir más normal

24 feb. 2016

Un secreto para un recuerdo

Me prometí no volver a escribirte, pero estoy temblando y no es de frío.
No quiero que Facebook o Twitter tengan esta entrada así que quedará entre blogger y yo.

Asumí que no eres más que un recuerdo, y llevaba meses sin sentir esto, pero no quiero saber nada, ni decir.
No quiero que me abracen, ni que me toquen el hombro, ni que me inviten a cafés.

Sé que no eres más que un recuerdo, pero te echo muchísimo de menos.
Óscar me lo dijo una vez y rompí a llorar.
"Algún día estaremos todos."
Os conoceréis, volveré a sentir tus abrazos y a ver tus ojos, los más bonitos del universo. No sé a quien me dirigiré primero, pero sabes que tu eres un trozo de mí que no es comparable a nada. Eres el niño de mí infancia, el niño más aventurero que he conocido, como un loco saltando por la montaña, abriéndote heridas jugando en el recreo.
Nunca olvidaré cuando nos metíamos debajo de tu escritorio y merendábamos galletas con chocolate.
Inevitablemente, me acordé de ti el lunes pasado cuando me torcí el tobillo; fue en una una de tus clases, justo encima de mí primer aula de ballet.
Por qué te escribo, si ya no creo que te llegue nada de lo que siento?
Una vida complicada.
Me acuerdo demasiado de lo que no tengo.
De mis topes.

Descarga de ira

El titulo es total de unas entradas de mi ex.
Me joden las personas que esperan que cambies por cumplir.

En relaciones ya me pasó una vez.
Pero en "amistades", me faltan dedos.

Qué asco las personas no? Les das todo y ya dan por hecho que eres de plastilina.
O que te adaptas a una colección.

Si eres una Barbie, no te vale con tener un cuerpo asqueroso para mí gusto, también tienes que ser rubia y de ojos azules.
Si te gusta un bar, ya te tiene que gustar esa música.
Si te gusta el deporte, tienes que hacer alguno coonocido.
Si vas a a un colegio, ya se da por hecha tu opinión política.

Si te tatuas, si te cortas el pelo a menudo, si tienes miedos, si eres diferente.

Si no pegas con tu pareja, si no entras en ningún grupo social, si tu estado de ánimo varía.

Un romántico no siempre es negativo o viceversa.
Hay gente que se traga lo que siente y otra que no puede.

Gente con se descojona de los grandes dilemas sobre tintes del pelo.
Gente que no va al cine y se sumerge el libros.
Gente que se emociona con una obra de danza y vomita con la cantidad de millones que se mueve por ver a 20 personas detrás de un balón.
Gente que por haber estudiado se cree superior, pero que no sabe vivir.
Gente con prejuicios.
Gente que se ríe cuando se les pide ayuda.
Gente que tiene y tiene, para que se encarguen otros.

Asco?
Más bien pena.

Heridas

Tengo la suerte de que cicatrizan rápido.

Me caigo mucho, casi siempre sobre la misma rodilla. Lo sabe Cereza, Ilusión, tú...

Y no es como una rotura. Las heridas se hacen en el mismo sitio, sin límite.
Siempre la misma debilidad, las mismas fibras sensibles, los mismos objetivos.

Eso sí. Intento evitarlas, sino corregirlas. Mejor rasgarme la rodilla que caer de boca, digo yo.

Hace casi dos años, hice algunas rutas. Recuerdos de vértigo, arañazos, una barbacoa no disfrutada.
Sí, Mr Secretos. Por eso no quise ir a la barbacoa.

En fin.
A lo que iba.

En esas rutas de verano había un objetivo personal.
Podré, no podré?
Mucha caña? Lloraré al terminar?

Y bueno, ahora he superado muchos parches.
Empecé con bajar la persiana del todo, más tarde sentarme al volante sin arrancar, cruzar ciertos puentes o no derramarme en fechas concretas.

Voy a poder. Sin fecha. Sin estar sola.
Pero voy a volver a recorrer pasos de risas y travesuras.

No es el tiempo ni las personas.
Si pude estar en clases de ballet, por qué no esto?

Viajamos a los orígenes?

Podata te quiero, Siete almas, Divergente, Hechizada, los Minions, Memorias de una Geisha y otras que no me acuerdo del título.

Tantas películas, algunas acabando dormidos como Insurgente.

Qué más da terminar de verla.
Durante X minutos no fuimos nosotros, no estuvimos en esta ciudad.
La misma desconexión que tengo del viento de la calle.

Cuando duermo, casi siempre estás tú.
Haciéndome cosquillas, subido a un helicóptero o en una playa.
Pero estás tú.

En cada café. Ya puede ser con leche de almendra, solo, con hielos, en la Tirolina, Mais, Equus...
Siempre estás tú, en ese final lleno de azúcar que faltó en el inicio.

En cada libro.
Darío en Suave como la seda, Jack en Memorias de Idhún, los avances para Michaela Deprince.

Tú para mí.
Ninguna canción se ajusta al 100%, ni peli, ni libro.

Todos tenemos pasados grises, hasta que surge la luz.
Curiosea nuestras rarezas, tal vez retándose para hacerlas también luz.

He cambiado, pero tú no has opinado siquiera si un pantalón me quedaba bien.

Y pienso.
Tu felicidad es mi comodidad?
Hay que reconocer que ves como virtudes lo que yo aún considero complejos.

Nunca me has visto borracha, ni me has animado; porque sabes que mi mente viaja a otros veranos.

Nunca has insistido en que no llore, en que me calle, en que me equivoqué.

Está claro que el síndrome de Edipo no está pensado para mí.

23 feb. 2016

Metamorfosis

De tu casa a la parada del bus, se me vienen a la cabeza las mejores canciones.

Ésta la adjunto entera porque no hay ni un verso que no encaje.

Los fallos, las cosas imprecisas, malos gestos, mi voz de niña.
Los enfados, las lágrimas a medio despertar, los silencios incómodos.

Todo eso es parte.

Mariposa. Curioso animal. Cadáver de otro. Una vida salida de otra.

Al salir de casa, en el ascensor, mis ojos siquiera lloraban; estaban apagados.
Y tú, con tus manos sorprendiendo mi piel, tu voz dándome calma, tus dedos recogiendo lágrimas que ruedan, has conseguido que esos ojos tristes sonrieran.

Has hecho del gusano escondido entre seda un mariposa color chocolate.

Rabia

Esas terribles ganas de llorar y gritar, que no sabes de dónde salen.
Sentir que la gente se adapta pero tú eres un trozo de hielo.

Te vas derritiendo von el tiempo, pero tu forms no cambia, sólo encoge.

Así

Modelos de coches, sin importar el color.
Recuerdos.

Pillar el bus de mayor recorrido, que tarda más, pero da tiempo a pensar.
He visto mi cara en el ascensor y... No me gusta cómo están mis ojos.
Deberían brillar, pero  están mudos.

Siento que tengo obligación de sentir cosas, y prohibido sentir otras.

Me he acordado de una chica, peluquera, que tiene  dos cosas en común con mi pasado.
Con la diferencia de que ella perdonó.

Tengo ideas yoguis, pese a no ser vegetariana.
Una madurez emocional extraña

No se sabe cuándo ironizo.

Me ha costado saber decidir y dejar de estar sometida a personas o modas.
No voy a retroceder.

Mundo

Recorrer ese lugar artificial imitando ser origen, tan preso de infancia, me vino bien.

Pero, para un día que me animo a ver lo que sucede en el mundo, veo mi pesadilla de esa misma infancia.
Y no hablo de torceduras de tobillo por el ballet. Hablo de la promesa que me hice a mí misma con 5 años.

Y esta noche he visto muchas caras, muchas manos retorcidas sobre piernas, he oído muchos llantos avergonzados, muchas promesas rotas a los 10 minutos.

Señor Marketing, por muchos anuncios, muchos números de teléfono gratuitos,  muchos documentales y muchas carreras que organices, todo seguirá igual.

Quién decide vender sprays de defensa personal? Seguro que alguien que pasa de educar a un hombre.
De quien fue la idea de la castración química? Sinceramente, yo disfrutaría  poniendo epidural a ese mismo cabronazo y metiéndole una paliza que no olvidará en su vida.

Un moratón se cura, un trauma no.

Y soy muy tolerante, pero quien hace el mal a sus iguales no es que se merezca lo mismo.
Yo iría más allá.

Eres un enfermo, tienes traumas y por eso necesitas ver dolor? Pues hay centros en los que el dolor es el pan del día a día.

Nada más que decir.

22 feb. 2016

No os duele?

Duele ver que haya personas que siempre estarán ahí.

Ya no es política, ni religión, ni el paro.
Habrá maltrato.

Maltrato denunciado y callado.
Maltrato psicológico y físico.
Maltrato público y doméstico.

Cada vez hay más formas de belleza; curas de enfermedades, inquietudes artísticas, vidas que ayudan a otras vidas.
Pero el maltrato sigue ahí.

Tarzan y Pocahontas

Soy natural, me gusta ser natural.

Si soy pequeña, no me pondré tacones por aparentar.
No me gusta maquillarme.
No me gusta pintarme las uñas con color.
No me pienso teñir hasta que aparezcan cañas; será sin amoniaco y respetando mi tono castaño oscuro.
Mi boca no sabe ni quiere fingir.

Cuando me veas metiendo un pie en el mar, entenderás mi obsesión.
Cuando aparezca el sol por el horizonte, y estemos juntos para verlo, notarás mi escalofrío.

Por eso quiero que me hagas el amor en una playa pérdida, que me digas cosas cortas como "Amor" en lo más alto de la ciudad, rodeados de vegetación.

Sé que te encanta Tarzan, yo soy más de Pocahontas.
Pero si te das cuenta, de dan de la mano.

Ambos pueden ver las estrellas de los que un día se fueron, sin contaminación que se lo impida.

21 feb. 2016

Verte dormir

Con alguna tos nerviosa, con esa carita de niño bastante más chiquitín de lo real.

Detalles como estos son los que me explican porqué al principio dejabas que durmiese en esta cama.
Es paz en estado puro.

Daría más que todo por que todas tus noches fueran como ahora.
Sin temblor, sin quejidos, con tu cabeza pelin inclinada para conseguir rozarme.

Zapatillas y calentadores

Soy idiota.
Me supero cada día con metas pequeñitas y, aunque tropiece a menudo y haya personas que me ayuden a seguir caminando, hay frases sueltas, dichas sin maldad, que me matan.
Ni el tiempo lo cura todo ni la vida se disfruta como quieres, ni el dinero da la felicidad.

Quiero volver a Barcelona, pero no sola.
Quiero volver ala playa de Fuentes, pero ya no habrá castillos de arena.

Y daría todo por volver a Hélade y hacer varios cursos enteros.

Quisiera controlar esta debilidad que suelo mantener a raya, pero salta en el peor momento.

Quisiera conformarme, no ser tan romántica y pasarme la vida anhelando improbabilidades.

Sabes que me matas cada vez que me llamas pequeña bailarina, pero ni te imaginas la fuerza que me da.

Recuerdo la segunda clase de este último intento, tuve que parar porque no me llegaba el aire.
O la última, las lágrimas de rabia por no poder seguir jugando a ser como antes.

Nada es como antes, lo he hablado hoy con Picasso.
Nada vuelve a otro tiempo. Ojalá.

Y estoy bañada en lágrimas por la frustración de haber visto mis calentadores y zapatillas de clase hace un rato.

Para de pensar.
Olvida lo que intentaste pero no conseguiste recuperar.

Gracias a mis inicios, no tengo un esguince. No quiero olvidarlo.

Buenos días

Quiero comerte a besos en cuanto te vea.

Y no te voy a decir nada nuevo, porque ya lo sabes todo. Que sí, hay calles que me recuerdan a ti, escalones que rasgaron disfraz de Novia cadáver.
Pero ya no tiene sentido volver allí.

Para qué ir a tanto atrás?
Sólo quiero hincharme a cosas sanas, ya sea vegetales, besos, risas, gemidos.
Quiero llenarme de ti, si suena mal es problema del que lee.

Quiero, algún día de verano, caminar sobre la hierba fresca por el rocío, desnuda, porqué no, respirar, cerrar los ojos y que me envuelvas en abrazo por la espalda dándome un buenos días que abarque todos los que llegarán.

Quiero vivir con el recuerdo de tus manos sobre mis huesos y las marcas de tu boca en mi cuerpo, cada día.
Ni quiero darle tiempo a mi piel para que sea simplemente yo.

Bailar, reír y amistad

Bailar es arte.
Bailar es disciplina.
Bailar es deporte.
Bailar es sexo.

Reír es endorfinas.
Reír es apto para todas las edades.
Reír es respirar.
Reír es latir.
Reír también es sexo.

Amistad es confianza.
Amistad es familia.
Amistad es risas.
Amistad es también reír a carcajadas.

20 feb. 2016

Caramelitos

Cerrando etapas y abriendo otras.

Se cierra con buena cara; algo de dolor, pero los nuevos inicios requieren finales.

Picasso fue ó es un artista que pintaba parte de sí mismo sin que sepamos qué parte es su imaginación o su realidad.
Picasso, como cualquier artista, es romántico, tiene miedo a perder o perderse.
Se refugia en esa pequeña parte de mundo donde se siente comprendido y seguro de poder dar color a los grises.
Asume retos, sueña con nuevos horizontes y texturas.
Quién sabe. Igual su reto está entre pinceladas, esperándole en uno de sus bocetos imaginados.
Sólo el tiempo lo sabe.

Y qué decir de Cerezo.
No se me ocurre mejor manera que masculinizar a mi compañera de sofá, tan loca, tan chiquitita, tan generosa.
La locura es lo que falta en este mundo tan recto.
Todos sabemos que es redondo, por tanto, curvo.
Y una curva no es una sonrisa, sino reírse con tantas ganas que no podamos respirar y nos lloren las ganas de más color sobre tanto gris.

Tú fuiste color, tú me enseñaste a apreciar el gris.
Incluso a convivir.

Hay personas que no importa donde estén, de cuánto les conozca, ni si compartimos o no ilusiones.
Simplemente son las que te dan agua cuando te entra ansiedad, las que te ayudan si el camino es difícil, las que te contagian de risa.

19 feb. 2016

Ojos

Ay si las miradas hicieran lo que el sexo.

Sentir ese magnetismo de "Te estoy mirando y ya estamos a 100."

Se te quita el frío, se te corta la respiración, y, ya te pueden decir misa, que tú estás ahí, perdiéndote en el iris que no te cansarás de mirar.

Td zambulles sin importarles si habrá oxígeno, si te toman por loc@.

Tanto

Tantos libros leídos, tantos sueños imaginados, tantas experiencias por vivir.

Tantas siestas sin querer, tantas películas no terminadas de ver, tanta magia.

Tantas superaciones, tantas realidades asumidas.

Tanto respeto, tanto afectó, tanta seguridad contigo.

12 días

Cerca de un jueves más, sin saber si tendré que ir en plano.

Guardando un poquito de lo que tu fuiste fuiste para devolvértelo.

Esperando para cerrar los y respirar la pasta recién hecha, oír el murmullo de otras mesas combinadas con dos latidos que van a un mismo ritmo.

Ya no importa lo que me gustaría en ese lugar o en cualquiera, ese día o cualquiera.

Ni siquiera importa en exceso que vayamos alli.
Comer en tu casa, esquivando el codo de tu hermano, ya es todo.

Respiro

El olor de las sabanas frías.
El olor de tus manos.
El olor de mi pelo.
El olor a café en la cocina de tu casa.
El olor de las mandarinas.
El olor del mar en Barcelona.
El olor suave de tabaco.
El olor de mi rincón de Italia.

Nada como el olor de nuestros cuerpos.

No me compares

No quiero parecerme a nadie.

Tengo poco pecho, soy pequeña, más romántica de lo normal, más sensible, más reflexiva.

Soy muy rencorosa, pero tengo mucha paciencia.
Claro que soy buena persona, pero putéame y ya veremos.
No fumo, no bebo alcohol, no trasnocho.
Me gusta la naturaleza, tengo miedo a muchas cosas y vergüenza de la raza humana.

Seres que maltratan por placer, que se creen superiores, que llegan a matar, a sus iguales.

Soy rara.
Odio la política, la competencia de las creencias, el capitalismo, la falsedad de sentimientos y el mal uso de tantos términos.

Te quiero, no volverá a pasar.
Soy tu amig@, para lo que sea.
Siempre nos vas a tener.

Ja.
Siempre.

Esa es la que más odio.
Peter Pan hablaba de "jamás".
Más creíble.

Nunca me enamoraré.
Nunca me pintaré el pelo.
Nunca engordaré.

Comparemos.

Siempre seré feliz.
Siempre vestiré de este color.
Siempre dudaré de mí razón de vivir.

Llamadme loca, pero veo más probables los " Nunca' s" que los "Siempre's".

Gritar

Escribir cuando nadie te va a escuchar, cuando pides imposibles, cuando no te sale la voz.

Estoy bien, no quiero llorar ni nada así, pero no río con las series de media tarde.
No me apetece sumergirme en ningún libro ni película.

Iría a tomar cafés lejos, muy lejos, a sitios nuevos.
Quiero la sensación de mí primer café, algo así como mi primera experiencia sexual.
El café y yo, alli. Nada más.
Confesiones sin palabras.

Como contigo.

Olvida los clásicos

No quiero que me engañes y me digas que soy un pivonazo ni una diosa del sexo.
No me regales rosas en san Valentín ni me digas te quiero después de hacer el amor.

Para todo eso ya están las películas, los libros, la gente sin imaginación.

No me escribas poemas, sino cartistas en una hoja cuadriculada que pilles por casa y escríbeme cualquier cosa.

No me lleves a hoteles con sábanas vacías de todo;hazme hueco en tu cuarto, que ya me apañaré si la cama es pequeña.

No me prometas nada. Sólo dime que hoy estamos bien, sólo si es verdad.

Puede que exija demasiada verdad, es lo que tiene ser tan transparente. Me cuesta no temer los silencios, vengan de quien vengan.
Te aviso, el día que no quiera hablar contigo, ni tocarte, ni verte... Preocúpate.

Mientras, valora mis ganas y las tuyas.
Admira la capacidad de adaptación que hay tenido para ir al mismo tiempo.

18 feb. 2016

Cuento

La primera noche que pasaste en mi piso echaban Hechizada en cierto canal de Casa Vasile.
Me quedé dormida en el sofá y me llevaste aupas a la cama.

Hoy un amigo me ha subido, de la misma manera, las escaleras hasta el médico.

Me puede ser chica chicle. Tu chica chicle de fresa ácida.
Impaciente por lo que ya no importa.
Tranquila porque estás ahí.

Ya no, porque estás tú

Me duele el tobillo, y algún huesecillo más por la postura anti natural de esta noche.

Es curioso, me ha pasado como al empezar contigo, pero al revés.

Tuve todas las precauciones posibles con el hielo, por mí salud. Y cuando ya todo estaba bien, dolor.
Pasar de todos los consejos, y cuando tomé la peor decisión, tés, helado de café, cuidarme de nuevo.

Océano me decía, como tantos otros, "No estás sola".
Pero no me lo creía, porque quien quería que estuviera... Complicado.

Pero ahora, aunque tiré de agenda como una loca, aunque me tenga que probar 4 modelos de tobillera, por mí pie pequeño, nunca estoy sola.

17 feb. 2016

Preguntas absurdas

Por qué enciendo la tele si no la hago ni caso?
Por qué tengo pánico a cosas de situaciones que ya no están?

Dónde estuviste esos años?
Cuál fue el tope?

Por qué hay tanto prejuicio a los tatuajes?
Cómo se sobrellevan los traumas?

Quién inventó las operaciones estéticas?
Quién fue el primer maltratador de la historia?

Cicatrices

Cuando escribo se me pasa todo.

El dolor de espalda, las ganas de ti, el miedo.

Fobias que van a más, estómagos que admiten menos.

Ilusiones que son más realidades.

Todo eso se escribe y se cura.

Nosotros

El frío hace daño a mis articulaciones.
La nieve me da inseguridad.
Tú me das calor; tu ausencia, escalofríos.

Mi almohada es imposible con mi cuello.
La maternidad necesita tiempo, bastante.

Palmeras en la nieve me hace viajar.
El 03/03 cada vez más cerca.

Nosotros cada vez más cerca.

16 feb. 2016

Resumo

Ta do menos diciendo lo que no quiero contigo.

No quiero que nos enfademos.
No quiero que tengas miedo.
No quiero que me hagas daño.
No quiero vivir a medias.

Resumiendo, quiero los cambios justos y necesarios. Ninguno más.

15 feb. 2016

Nerviosa

Tengo la manía de dejar las manos, nerviosas, a veces entrelazadas o retorciendo papel, mientras espero a que me sirvan lo que haya pedido.

Ya puede ser un café, con su dosis de autoestima.
Una cocacola refrescante.
Un zumo  natural.
Un primer plato.

Una beso.
Una respuesta.

Vacío

Días nevados, días solitarios, días sin hambre, días nostálgicos.
Como anoche.

Me quedé dormida tras dar mil vueltas a contestaciones que se dieron a otras personas, a susurros desagradables que me persiguieron en sueños.
Tú y yo cenando en mi anterior domicilio, tú y yo gastando el tiempo en un viaje en tren, tú y yo poniendo la mesa para comer.

Días no vacíos, pero sí con esa sensación.

Debería leer para irme lejos de este sofá tan frío, pero mis ojos vieron anoche muchos recuerdos y sólo quieren descansar.

Según días

Tenemos la puta manía de contar la vida en años, no en experiencias.
Pero qué pasa en esos días que son tiempo, pero no experiencia?

Luego que si nos faltan veranos, que si no sabemos en qué día vivimos.
Están los días que vuelan y los que se hacen pesados como sacos de hormigón.

Me ayudas a cargar el saco cuando estás conmigo, pero luchó por no depender de otras personas, y entonces el saco se clava en mis hombros, ya contractura dos.

Cómo corregir mi postura al sentarme, si estoy cansada?
Cómo no echar de menos tu apoyo, si cada segundo con este peso me destroza?

Y aquí estoy, un día con agujetas en las alas.

Bailamos?

Dormir sobre sábanas impregnadas de tu olor consigue que se me olvide el frío, el dolor, las nevadas, el hielo.

Ayer, día comercializado por cortesía de Corte Inglés, conseguiste que nos moviésemos al ritmo de una música que no estaba; y no habló de sexo.
A poquitos, sólo tú me has visto, sólo tú has guiado mi cuerpo abrazado al tuyo.

Qué día más absurdo ayer.
Qué lágrimas tan sin sentido.
Qué respiración tan ansiosa.

Quiero tantas cosas que no pueden ser hora, quiero tantas cosas que sabes.
Tan lejos Roma, tan cerca el tiempo.

Fácil

La nieve es lo mejor para la tierra, porque no la ahoga.
La nieve es lo mejor para una navidad haciendo muñecos.

La nieve es mejor que las heladas, para mí seguridad, pero aún así da miedo.
Como los ataques de ansiedad, como las pesadillas, como las tormentas.

Pero todo es más fácil si te tengo cerca.

14 feb. 2016

Hay que no creer para luego valorar

Entre tantos poetas, cantantes, filósofos...
Me quedó con la versión de Saulo de Tarso.

San Pablo, sí.
Él pasaba de Dios y todo eso y... Bueno, ya sabéis lo que fundó.
Eso me da igual.
Hoy el hastag mundial es #SialAmor.

Este escritor de cartas decía que no vale nada ser médico, bilingüe, científico.... Si no tienes amor.
Que el amor no tiene intereses, ni es impaciente o rencoroso.
Y es lo más cierto que he leído.

Amor no es "Anda, mira. Me ha regalado una caja de bombones".
Ni "Joder, cuánto tardas en arreglarte".

Ahora me vendrán los no creyentes: " Vaya, coñazo de entrada. Metete a monja."
Pues no me da la gana.

Es la única referencia bíblica que me gusta de verdad.

A parte, yo a este escritor de cartas lo veo como a un romántico, nada más.
Y lo siento por Neruda, pero éste por lo menos no confiesa violaciones en una de sus cartas.
Amor puro, sin interés, sin esperar fama de melancólico.

El amor es justo, muchas veces "en pareja" no es el sitio correcto para ubicar la palabra, pero el amor, el de verdad, es el dios de todas las creencias.

Yo no creo que una loba no sienta algo por dentro cuando ya ve a sus crías.

Al fin y al cabo, es amor.

Quiero ese cuadro

De fondo tus ojos.

Que se resuma en universo.

Que me cuente todo, también lo que está por llegar.

Que me dé calor, que desordene las mariposas metidas en la jaula.

Que me lleve a esa canoa dirigida por ambos a través del río Sella, con sus vistas.

Que tenga coreografías dibujadas, con movimientos pélvicos y manos caminando por montañas y fosos.

Por qué hoy?

Un sacerdote que casaba en secreto, Galerías Preciados, el Corte inglés, la marca Ferrero....

Nadie sabe a ciencia cierta porqué seguimos conmemorando el día de hoy.

Si es el día del amor, por qué sólo amor de pareja?
Las amistades para mañana.

Amistades que en el 80% de los casos son más estables y desinteresadas.
Lo dejó ahí.

Sólo un día? Oh, gracias. Ya te puede haber pasado lo que quieras en esa fecha, que tienes que ser romántico.
Como si te traicionan en esta fecha.
En fin.

1. No soy materialista.
2. No quiero, ningún día del año, el cadáver de una planta.
3. No soporto postres hiperazucarados que luego me vayan a caer en el insulto fácil.
Y 4. El amor romántico, el de verdad, es tan sincero que no necesita recurrir a fechas concretas para hacer algo diferente. Todos los días son distintos al anterior. No necesitan ser materializados, son espontáneos... Como un beso de esquimal cuando te estás despertando.
El amor romántico no necesita suicidios ni hielo ni tablas que te salven la vida; el amor ya te la salva.
Llamadlo betadine, tirita, cardiograma, yoga o dieta taquicárdica, pero ni es un día, ni es una excusa, ni, por supuesto, tiene un precio mínimo.

Epi y Blas

"Puedo comer galletas en tu cama?"

Puedo comerte a besos?
Puedo beber tu sed de ganas?
Puedo beber de tus labios?
Puedo saciarme de vida?

Puedo gritar de placer en tu boca?
Puedo ahogarme en tu cuerpo?
Puedo naufragar en tus fondos?
Puedo vivir en tus calles?

Mercado medieval

Hay algo más puro que amarse?

Puestos de mercado medieval, animales en peligro de extinción atados, cuadros pintados a mano; sin puertas, sin columnas, sin detectores de alarmas, sin ese cambio de temperatura tan molesto al cruzar la puerta.

Facebook dice que yo aparento ser turca. País que aún no conozco, pero me gusta la idea.
Todo el mundo habla de sus mercados, del puerto de su capital.
Una naturaleza ya no tan natural.

Y si viviera en otra época... Siempre me ha atraído la Edad Media.

Por interés de transporte, pero se cuidaba de los animales.
Claro que había abusos de poder entre diferentes clases, pero eso lo hubo desde que apareció el dinero.

Todos los oficios estaban ligados de alguna manera a la naturaleza; los herreros forjaban "calzado" a sus medios de transporte, los ganaderos daban de comer.

Había más truque que acumulación de dinero en caja.

Cada uno se ayudaba con lo que necesitaba el otro.

Yo necesité apoyo y fuerza para reconstruir mis ganas; y puede que no seas albañil de bocas, pero las palabras hacen más de lo que nadie cree.

13 feb. 2016

Coca cola

Recuerdo vagamente las canciones que antes me curaban las heridas, las que me escuchaban, las que me decían que mis sentimientos ya ocurrieron una vez.

La mayoría hablaban de dolor, de olvido, de despedidas forzadas.

Y ahora estoy dando bienvenidas sin parar, cada día, a situaciones que creí prohibidas para mí.

Y tú eres la cocacola.
Mala para el estómago, para hipertensos, diabéticos y para niños.
Pero salvador para hipótesis e hipoglucémicos.

Dulce, chispeante, refrescante.

El anuncio eterno de la bebida que alarga la felicidad.

Sabes que siempre hay latas en mi cocina, por si acaso.
Y las pequeñas dosis de ti son el suero de mí comodidad.

21.00

Acabar el día con el cuerpo dolorido, el pelo mojado y el estómago lleno de ganas de ti.

Ganas de verte, de que rodees mis hombros con tu cuerpo.
No es raro que quiera que me cuides.

Por lo que me han dicho, el jueves estuve deshidratada.
Hoy estoy baja de endorfinas.

He leído esta mañana, pero no hay Palmeras suficientes.

Tirita

Lluvia, dolor articular, camino con peso.

Daría lo que fuera por, al llegar, tenerte a ti para que me liberes de las bolsas caladas, no tener que desprenderme de la ropa con cuidado de no mojarlo todo.

Maldita bañera. No tiene nada tuyo. Todo son botes de champú, crema, gel... Míos.

Hay un paraguas.
Hay un tipo de galletas.
Hay un cepillo de dientes.

Y tú tan cerca. Da rabia.

Qué pasará estos días de lluvia, hielo...?
No quiero tener frío.

Ya le dije a Cereza que seguramente necesite más atención, pero tú ya lo sabes.

Este año tengo la advertencia médica: es muy probable que, si caigo, haya fractura.

Tú sabes curarme.

Adicta

A soñar con tu cuerpo en otros lugares.

Tus manos descubriendo playas para perderse en ellas para siempre.
Sin que nadie sepa, sin que nadie hable.

Manos que piden y otras que exigen orgasmos.
Bocas que suplican que se calme su sed.

Facturas detalladas

Es lo más parecido a un historial vital.

Consumo mensual de agua, recordando los meses pasados.

Un historial vital detallado es lo mejor para no olvidar los meses de mayor consumo, los que gastas menos.

Amor

No se elige.
Claro que duele, claro que a veces te quita el sueño y el hambre.

Pero muchas veces es lo que te quita el dolor, lo que te da paz y lo que te abre el estómago.

Algunos lo pintan de tema imposible, fuera de lógica, pero otros hablan de él como algo sencillo.

O se siente o no se siente.
O es correspondido o no.

Lo único que es cierto es que te rellena un vacío que puede que ni se note antes.

Crees que tienes todo, que no está hecho para ti, pero, cuando lo tienes, te sientes completo de verdad.

Las alegrías anteriores te parecen lo más tonto.
Regalos de intentos de amor se convierten en chistes.

No imagino una vida sin sentir esto.

Un poquito más

Me podría contagiar de esa excusa de San Valentín, y esperar chocolates o una cena con velas, pero paso.

Mañana iré a tu casa, hablaré con tu madre como siempre, me reiré contigo como siempre y podemos ver una película, aunque es más probable que me duerma hecha bola junto q ti y despierte con tus manos bailando sobre mi cuello.

Y ese es más plan para el día que debería ser todos los días.

Cada vez más cerca de algo que dejó de los importarnos.
Cada vez más cerca de ti.
Cada vez más cerca de lo bueno y más lejos de los grises.

Llevo una semana bastante mimosa, muy dependiente de tus abrazos y tu respiración sobre mi hombro.

Sabes que he propuesto corregir una mala costumbre que se me inculcó de muy pequeña; sé que me vas a ayudar.

Ayudarnos, madurar, hacernos reír.
Cada día un poquito más.

12 feb. 2016

Tareas

Hay tantas cosas que aún no he hecho.
Tantas que no sé que haré.

Tantas que estoy haciendo dentro de mi decisión, que nunca pensé que haría.

Tantas que estás haciendo, que ni tú te crees.

Tantas que haremos.

Tantas que hemos dejado de hacer.

La semana pasada los dos hicimos la compra.
Tú cogías el carrito mientras yo pagaba.

Me gusta compartir pizza, ojear todos los productos orientales del supermercado.
Ojear tus vicios y los míos.

A los niños les suele costar hacerla, pero ahora juntos cuesta menos.

Ser o no ser

A veces duele tanto tener las cosas claras como no saber qué hacer.

Da risa cuando la mayor preocupación es ahorrar para cubatas de fin de semana o ropa que no se llega a estrenar.

La misma que regalar cajas de dulces y luego quejarte del exceso de curvas en tu pareja.

El romanticismo puede resumirse en despertar una mañana y respirar, sin sexo, sin compañía, sin felicidad, incluso.

Cuando no sabía qué hacer con mi vida, todo estaba patas arriba. Ahora sé demasiado, y me abruma.

Orozco en una canción suya decía:
Ser o no ser,
Querer o no querer...

Lo dejo ahí.

Tiempo

Cada vez más cerca de algo que dejó de importar.
Parece que va a llover.
La lluvia nos hace vulnerables.

Son estados de whatsapp, frases de hace varios años o de alguna serie.
Pero ninguna habla de mí pánico.

Las heladas.
Hace un. Año y un par de semanas caí varias veces, cogí pánico a salir de casa y me deprimí un poco.

Llwvo una semana durmiendo a medias, con sueños inexplicables y aullidos de viento.
Casi me tira, pero la fuerza se me da mejor que el equilibrio.

Se lo dije anoche a Cereza.
Me convierto en  porcelana con este tiempo.
Inevitable, pero desagradable.

Tendrás que venir más, a casa.
Tendré que leer más y moverme en espacio reducido.

Acabo de caer
Espacio reducido... Claustrofobia.
Por eso me deprimí.
He estado corta.

Cualquiera sabe cómo se reacciona a una fobia. Sin lógica.

Ahora

Soy repetitiva, lo sé.

Ni anillos, ni chocolate, ni flores asesinadas.
Ni París, ni Nueva York, ni siquiera Roma.
Ni promesas, ni proyectos.

Miradas, contigo, ahora.

Sí, sí. Miradas.
Ni sexo, ni besos, ni te quiero's.

Tras este tiempo, aun e pierdo en tus pozos color avellana, tantos secretos escondes en ellos.

Y no pasa nada, porque estoy ahí.
Te quiero ayudar a que tus secretos sigan siéndolo, pero que no haya tanto miedo en ellos.

La madurez no es algo con fecha. Cada día se consigue un poquito más.

Igual que yo te pedí ayuda ayer para modificar cierta "educación" que se me impuso.
Nunca es bueno abusar de términos.

Siempre son buenos los besos inesperados, las miradas salvadoras, los abrazos en mitad de carreteras.

11 feb. 2016

Irrealidad

Soñar con estaciones que no existen, con personas que no tienen fondo.
Y, cómo no estos días, estrés, agobio, una caída. Y agua fría.

Despierto y comienzo a entender.
"Quitate la chaqueta cuando entres"
"Si td caes, tienes personas que te van a levantar"

He salido muy pronto, pero prefiero esto a estar en mi casa.
No me compensa sumergirme entre Palmeras, media hora.

Prefiero respirar todo el aire que necesito, fresco, de mañana.

Como el que tú me das.

10 feb. 2016

Me duele

Cuando tienes miedo de equivocarte.
Cuando crees que estás solo.

Cuando meto la pata y digo algo que no.
Cuando sueñas con miedo.
Cuando mis comentarios duelen.

Que dudes de promesas.
Que estemos sin hablar más rato de lo normal.

Pero el dolor implica que estoy viva.
No lo olvido.

Trozos

Podría contarte un sentimiento diferente cada cinco segundos del día, y de la noche.
Rara vez se repiten.

Cada día es más maduro lo que quiero.
Puede que otra chica, con otra historia, aún no soñase con mis ilusiones.
Pero no hay prisa.

De hecho, te lo dije.
Quiero vivir, hacer locuras.
Hasta que no te conocí, no fui mayor de edad emocionalmente.

De otras maneras sí, pero habían demasiados miedos, como en los niños.

Tengo pánico a ciertos asuntos, pero ya son migajas; como tantas cosas.

Migajas de ilusión, migajas de pasión retenida, migajas de esperanzas.

Sólo una mínima parte de ti son mis pedazos rotos, ya reconstruidos.
Lo demás está por soñar.

Imaginación limitada

No me imagino un futuro en el que no estés tú.
No me imagino posibilidades de no habernos conocido.
No me imagino una curva sobre mi tripa sin que sea parte de ti.
No me imagino sexo con otro.
No me imagino libros con caras no sea la tuya en algún personaje.
No me imagino canciones que no me lleven a ti.

No me imagino verano, navidades, siestas en las que no estés tú.

9 feb. 2016

India

No hace ni diez minutos que te has ido, y ya he dado 80 vueltas al tema de hoy.
Me he acordado de muchas personas, de cosas que dijeron en un momento de mi vida, películas que vi, de animales que me han gustado siempre, sitios que quiero conocer

Esa profesora de conocimiento del medio, que vimos cierto día 3, siempre me llamaba Malinche, princesa india.
Pero más allá de una de las mujeres de Hernán Cortés siempre me sentí identificada con la película de Pocahontas.

Esa chica de pelo largo, morena, amante de la naturaleza, que se dejaba llevar por el viento, que se enamoró sin importar la aprobación de su padre y de su pueblo entero, sin importar las diferencias.

Hemos comido galletas, como su mapache Miko.
Yo me he sentado a lo indio.
He conocido colores de amor impensables.

Lo mejor es que tú tienes más fuerza que todos los vientos que alguna vez me han querido tirar.

Vicios

No fumo. No bebo. No soy consumista.
No soy ludópata. No como por ansiedad.

Sólo escribo y me enamoró. Cada día.
Sólo siento tu cuerpo y tu voz.

Sólo sueño con posibles futuros.
Sólo duermo sonriendo en tu cama.

Sólo me emborracho de ti.

Sólo tú sabes cómo y dónde morder.
Sólo tú sabes cuándo jugarnos y cuándo vivirnos.

Ya no me voy a rendir.

Ni siquiera a tu cuerpo, pues nos rendiremos los dos.

Locura los martes

No me duele quererte mí me duele no tenerte.
Lo que duele son heridas,
que hace tiempo ya curaste, pero a veces reviven en forma de pesadillas.

No me duele soñar, ni recordar manos ansiosas de gemidos,
sedientas y hambrientas de secretos dormidos.
Me siento flotar en una piscina infinita de jadeos y sensaciones a punto de reventar los límites de la cordura con extremas palpitaciones.

Cada día

Tras una noche sin dormir por los aullidos violentos del viento, decido hacer la casa: una lavadora y recoger ñ.

Pongo música. Cuál es la segunda canción que sale? Como tú no hay dos.

Y  no me acuerdo de J.
Me acuerdo de ti y de mí. Como tú es imposible que haya otro y, tan rara como yo, es complicado encontrar.

Por motivos es como este, pasa todo lo que te dije ayer.
Puedo ser desagradablemente dulce, mis sueños pueden ser extremadamente raros, pero nosotros es algo que me da una fuerza increíble, que jamás pensé conseguir.

La fuerza no está en ninguna canción ni en ningún despertar sino en la manera de llevar los días.

8 feb. 2016

Hastag

Twitter está llena de referencias al amor.

Pero ninguna encaja con mi versión.
No podría decirte TODO en mil frases.

Nunca sabrás TODO.
El amor es abstracto, confuso; es amigo, es compañero de piso.

Es esa magia de compartir risas, discusiones, besos que no acaban, diálogos de miradas... Y sexo.

Pero ya como lo muy.
Lo bonito del amor es que hace del sexo lo más tierno del mundo.

Lo peor es que hablar de él de ve como algo sucio.

Y que el amor sea sucio eso sí que no. Por ahí no paso.

Mi océano

Tres cuartas partes del mundo .
Tes cuartas partes del mundo.
Tres cuartas partes de todo.
Tres cuartas partes de oxígeno, de latidos, de sentir, de ti y de mí.

Tu brisa despeja mis llantos.
Tus manos oyen todas las vidas que han sido parte de mí.

Así que no quiero viajar, no quiero ir a Roma ni a la playa ni a ríos.

Quiero perderme dentro de ti, contigo.

Pido mucho?

Quiero una verdadera democracia, no un capitalismo tan ciego.
Quiero ser madre de niños sin traumas.

Quiero un mundo más interior, más Amarillo.
Quiero que en un anuncio de crema depilatoria haya pelo en la foto del antes.

Quiero que ninguna promesa se deje colgada en lo alto de un tejado.

Quiero que todos mis días sean esa comodidad, ese calor, ese "ahora sí", que siento contigo.

7 feb. 2016

Amor oxigenado

El amor es dolor, no lo puede negar nadie.
Pero todos tenemos un pequeño masoquista dentro.
Por ello disfrutamos, nos compensa de sobra todo el daño que nos pueda causar esta droga.

Yo no recuerdo con exactitud cuándo me volví adicta, pero creo lo soy desde que me prohibieron cierto amor.

Una olla express pita, yo me volví dependiente emocional.
Siempre habían roces sin querer o miradas pérdidas, que alimentaban unas ganas que no sabían si serían colmadas.

Un café me podía dar más amor que algunas personas; no iban con prisas.

Pero qué bonito fue cuando me prestabas tu tiempo para algo tan personal como dormir.

Ahí me di cuenta de que lo importante no era tocarse, sino dejarse respirar.

5 feb. 2016

Tardes

Escribir sin pensar la relación que tiene con el título es lo mejor.

Es pensamiento puro, letras puras.
Amor puro.

Tan puro como el agotamiento que siento al llegar a casa tras horas de compras.

Tan puro como las ganas que tengo de llegar a casa y no estás sola, físicamente.

Tan puro como tus ojos, inocentes, sin maldad, sin fondo.
Ojos de chocolate que me derriten por dentro, que me llevan a tantos cafés como estrellas, como sueños que un día dejé aparcados.

Lo que me cae de los ojos

Soy muy sensible. Sensitiva.

Y lo bonito que es serlo.

Vivo más las cosas, las interacciones.
Incluye el dolor, pero la piel de gallina y el corazón con sonrisa compensa todo lo gris.

No hace falta que nadie me diga, ni haga, nada. Hablo, y mis ojos ya empiezan a llover.

Cómo pretendes que un beso tierno en la nuca no rompa mi embalse de lágrimas?

El título va a raíz de un libro.

Pero lo que cae de mis ojos es mezcla de circunstancias, pasado y sueños.
Tú entre tantas gotas.

4 feb. 2016

Cambio todo

Quiero que tus manos no tengan prisa, ni las mías.
Que no haya prisa porque tenemos el mundo entero.

Quiero despertar enredada en tus piernas a media noche.

Quiero que tu calor me baste, que no necesite una manta de sofá y la camiseta 3 tallas grande.

Odio soñar contigo porque, al despertar, no estás a mi lado; pero, toco la clave de sol o veo mi muñeca, y ya estás ahí.

Cambio todo por tu mano sobre mi ombligo cuando estoy tan callada.

Lobo

Dolor es vacío, ausencia de bienestar.
Oscuridad, ausencia de color.

No sé porqué escribo esto.
Yo, que tengo tantas tonalidades, a día de hoy.

Puede que sea para no olvidarme de que hay lobos disfrazados.
Cuando menos te lo esperas, ahí están.

No hay sexto sentido que los detecte.
Y lo peor, no hay manera de que cambien.

3 feb. 2016

Corazones

Su naturaleza es latir, repartir calor a todo el cuerpo.

Utiliza venas para distribuir vida, unas más importantes que otras.

Sangre es más que consecuencia de heridas o el don de traer vida.
Sangre es lo que te puede salvar y matar.

La ausencia o permanencia.
Una extracción indebida.

Maquillaje

No necesito máscara para mis pestañas, ni brillo para disfrazar mis labios, ni color artificial para mis uñas.

No necesito que Facebook sepa cuánto tiempo paso contigo.
Ni que ningún bar sepa que me gusta su perfil.

Yo si estoy contigo no le importa a nadie.
Si quiero café, bravas... Lo que sea, iré al bar que me pillé cerca.

No quiero llamar amigos a aquellos que fallan.
No quiero llamar relación a aquellos que fueron dictadores.
No quiero que todo sea fácil.

Me gusta retarme.
Me gusta saber cuándo me salen ojeras de sueño o arrugas al sonreír.

Me gusta la realidad.
Me gusta la desnudar los fondos.

Dolor

Fui adicta a él porque al parecer era necesario para ser mayor.

Lo sobrellevé por superarme.

Pero no es bueno. No es cálido, abrasador, como tanto pensé.

Más bien, quema. Araña.
No como tú.

Tú eres algodón.
Acaricias, calmas heridas y consigues que duerma cuando mi espalda no puede más.

Dolor contra amor.

Cómo pude pensar que iban de la mano?
En fila, sí.

Puede que, gracias a tanto dolor, valore tanto esa parte de amor familiar que a veces tenemos.

Fechas para no olvidar

El día que me besaste por primera vez.
La primera película en tu cama.
El primer día que comí contigo.
La primera vez que me pesé frente a ti.
El primer médico al que me acompañaste.
La primera noche.
La primera vez.
Las primeras vacaciones.

Los primeros sueños.
Los primeros objetivos.

Las primeras prioridades.
Los primeros latidos.

No entiendo

Lo ridículo que es poner bote para un regalo de amigos, una fecha anual de amor, de madres, de un trabajo.

La política, la "justicia", las modas.

El capitalismo como obligatorio para entrar en ciertos grupos sociales.

Que hayan más experiencias virtuales que reales.

Tanta competencia entre canales o compañías de un mismo medio de comunicación.

Religiones que primero dicen tener un mismo origen, pero luego no hacen más que competir entre ellas.

Luego estamos nosotros.
Puede que también difíciles de entender, pero para nosotros no.

Somos todo.

Danger

Lenguaje "universal".
En plata: Contigo no, bicho.

Hay personas que deberían ir, cual momias, forradas en cinta amarilla, de esa que ponen en los asesinatos.

" Esta persona puede ser perjudicial para tu bienestar psíquico. Evitar contacto físico y, a poder ser, auditivo "

Y del comecoco al vómito hay sólo un paso.

Luego hay Trankimazin y similares, como tú, que poneis todo en calma.

Me consideró optimista, pese a todo.
A veces parezco lo contrario, pero es que no soy Dios.
No puedo sonreír siempre, como si no existieran esas personas.

2 feb. 2016

Algún día

Te mordería entero, te arañaría por dentro, quedándome llena de tus ganas,  de tus miedos,  para conseguir sacarlos de ti.

Tragaría tu pasado entero, hasta conseguir a entenderte, y ayudarte como nadie.

Quiero ayudarte, aunque fuera la mitad de todo lo que tú has hecho por mí.
Quiero que sonrías  que seas feliz, que no dependas de las cosas que nos imponen.

Presente: pasado y futuro

Entrar en tu mundo fue extraño.

Una habitación con muchísimos enchufes, una estantería sin libros y peluches reinando tu cama.

Fue extraño tanto azúcar en el café, tan poco café en el flan de café, esa silla tan grande y una cama tan justita para dos.

Todo el aire que no respiré durante meses, estaba ahí, en cada beso.

Sobredosis de oxígeno.
Sobredosis de endorfinas.
Sobredosis de luz, de amor, de ti.

Extraño que una chica tan sana, que rechaza bebidas con gas, se convirtiese en yonki absoluta.

Sólo pensando en futuro y pasado, hay pedazos de presente agradables.