10 feb. 2016

Trozos

Podría contarte un sentimiento diferente cada cinco segundos del día, y de la noche.
Rara vez se repiten.

Cada día es más maduro lo que quiero.
Puede que otra chica, con otra historia, aún no soñase con mis ilusiones.
Pero no hay prisa.

De hecho, te lo dije.
Quiero vivir, hacer locuras.
Hasta que no te conocí, no fui mayor de edad emocionalmente.

De otras maneras sí, pero habían demasiados miedos, como en los niños.

Tengo pánico a ciertos asuntos, pero ya son migajas; como tantas cosas.

Migajas de ilusión, migajas de pasión retenida, migajas de esperanzas.

Sólo una mínima parte de ti son mis pedazos rotos, ya reconstruidos.
Lo demás está por soñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario