31 may. 2016

Tocando el cielo

He soñado que podía.
Al final va a ser cierto eso que leí de que, una vez que has bailado, ya puedes hacerlo con tu mente.
He soñado arabesques imposibles, pliés que hacían mis pies de chicle. Y muchos giros sobre puntas.

En el sueño había partes de pasado; pantys muy claritos y gel de brillantina.

Te preguntarás por qué lo escribo aquí, si es un sueño.
Porque, como en Erase una vez, te veía a ti al terminar.
En el sueño ambos teníamos la fuerza necesaria para yo anclarme a tu cuello y tú hacerme girar en un ángulo perfecto respecto al suelo.

30 may. 2016

Hábitos

Rondando las 6, y pensando frente a un café.
Imaginando posibles futuros próximos.
Qué feos eran, y qué bonitos se han vuelto.

Este verano habrá playa?
Habrá magia, habrá sueños?
Qué más dará la playa.
De magia y de sueños tengo barra libre desde hace tiempecito ya.

Recuerdo mis paranoias de estrellas, de cuerdas vocales bailando.
Ahora tengo luz, y puntas y calentadores de ballet.

Suelo variar entre café y té rojo, pero hoy tocaba.
Hay bares que te piden qué tomar.

Y decía de verano, porque mientras esperaba en la barra, he visto la nevera de helados; y, no recuerdo con exactitud hasta qué año, pero sí sé que en casa bajábamos tras comer los sábados a por helados.

Se acerca el verano.
Uno más.
Ya sin parches, tú me entiendes.

Tienes que comer

Es la eterna frase que me decían y me decías, cuando mi estómago no quería.

Ahora, con casi 8 kilos más, dos tallas de pantalón y una de pecho, tengo que mantenerme.

Siempre me decían "Inflate a bollos tú que puedes", pero nunca lo hice.
Quería estar sana, no simplemente pesar más.

Ese mal trago, pérdida de kilos continua, vino acompañada de algunas intolerancias, pero sé qué comer para no desplomarme.
Conozco mi cuerpo cada vez mejor; escucho sus necesidades e intento comer alimentos ricos en varios nutrientes.

Desde que tú eres tú en mi vida, siempre me has enseñado recetas curiosas compartidas en Facebook o Youtube; tenemos varias de ellas pendientes.

Pero si hay algo que aún me desquicia es la moda enfermiza, y nunca mejor dicho, de la delgadez extrema.
Que sí, vale, luego casi todas las tallas en tienda son a partir de la 38, pero me he vuelto adicta a encontrar anuncios o programas de televisión con actrices... mujeres, con sus curvas, sus cartucheras, sus estrías.

En serio, si quieren llegar al cliente para crear una necesidad, pienso que deberían hacerse reflejar a esa mayoría.
Programas de televisión, si ser mujer significa marcar pómulos o incluso rodillas, hombros y tobillos, perdonad, pero yo me identifico como viceversa.

La moda no la decido yo, una consumidora, sino más, así que nada.

A lo que iba.
Gracias por tus insistentes "Cena", por, en su día, pedirme foto por whatsapp de mis mini cenas.
Ahora disfruto comiendo, pensando en mezclar sabores.

Aunque me quedo con el sabor de tus besos.

29 may. 2016

Compás de cuatro tiempos 4/4

Tengo mil manías, pese a haber superado muchas.
Pero cada una de ellas está justificada.

Vale, quita mi pánico a los gatos, tal vez.

Pero los demás tienen motivos, y, más de una vez, me han ayudado.
Unos dicen que estar siempre alerta cansa, agota. Y que no es necesario.

Bueno, a mí el radar contra personas controladoras ya me salta sólo, y me ha sido muy efectivo.
Es cierto que su eficacia apareció ya tarde, pero mejor eso que nunca.

Es cierto que el miedo al pasado carece de lógica.
Más útil será sentir miedo al futuro; y más inevitable.
El futuro a corto plazo lo elegimos constantemente, en cierta medida.

Y el presente?
Tenerle miedo es absurdo.
Además, lo huele como las fieras.
Está ahí, no se va a ir por muy de morros que nos pongamos, así que puedes apartar la vista, perdiéndolo a él y a la enseñanza que te pueda estar dando, o mirarlo fijamente, captarlo y esperar a que se vaya.

Mi ahora es bonito.es gracioso, ayer en un programa de vestidos de novia oí "unicornio" (tan bonito, tan raro, que no parece real).
Puede que sí este en un ahora unicornio.
Pero estoy metida dentro de ese vestido el tiempo suficiente para saber que no es un cuento Disney ni libro de Moccia.

Unicornio no es princesa, ni rana a la que besar.
Personalmente, yo lo veo como la criatura de cuento abandonada, en muy tercer o cuarto plano.
Todos sabemos que las ranas a las que besar son príncipes hechizados, pero qué pasa con los unicornios?
Fueron una vez caballos?
Qué mal hicieron para esa transformación?
Qué simboliza y de dónde viene ese cuerno en espiral?

No eres un clásico. Eres más bien una mezcla de realidad y otro tiempo.
Pero desde que leí Memorias de Idhún, o tal vez con La historia interminable grabada en VHS, me enamoré de esa mezcla de fantasía y naturaleza.
Nunca queda claro si los unicornios vuelan o no, pero yo siempre quise volar hacia una luna creciente, en sonrisa de gato.

28 may. 2016

Etiquetas

Puta manía ya, en serio.

Es tía, una guarra.
Es tío, se va de putas.
Es negro, la tiene enorme.
Es médico, es buena persona.
Es publicista, miente.
Le gusta leer, no tiene amigos.
Llora, "qué débil eres".

Ya toca pelin la moral.
Nos metemos con el trabajo de un publicista igual igual que con el "arte" de un torero.
Joder, que no te está obligando a consumir.
Si la afición a la lectura es igual a soledad, qué pasa con el alcoholismo social, las rallas de coca, lo porros...?
Si llora, sus motivos tendrá. Igual es por pena de que haya gente tan bocazas.

Y qué tal si, en vez de usar estos prejuicios tan productivos, creamos un súper poder que detecte a corruptos, maltratadores, asesinos...?

Ah no. Que es mucho más divertido hablar de tonterías.
Así nos va

Desequilibrio

El mundo cada vez me da más asco.

Personas que respiran oxígeno parecen creer que sólo deben la vida a la ciencia y a su madre. se parten de risa cuando les hablas de la capa de ozono o de reciclar.
"Eso está mal desde hace mucho"

Me da asco la poca seriedad en cuanto a delitos.
Una niñera queda inocente pese a pegar a un niño. Sentencia? El niño no pudo alegar.
O grabaciones de violaciones en Youtube, pero luego, a menudo, la palabra de uno contra la del otro, ella no cerraba las piernas con fuerza....
( Un violador no necesita que estén abiertas, no se cortan un pelo a la hora de desgarrar)

La justicia selectiva.
Político corrupto?
Hagamos millones con emisión de televisión hasta que prescriba.
Una hipoteca no acabada?
Terminas debiendo más.

La edad, la salud, las discapacidades.
Eres mayor? Crees que estás peor que nadie, que sabes más de la vida que alguien menor?
Diselo a un niño sirio.
Diselo a los miles de niños fallecidos por desnutrición, por una enfermedad sin tratamiento.

Pretendes dar pena, como si rozaras la pobreza, pero todo esto con con WiFi, móviles, coche y, por qué no, kilos de maquillaje.

Yo no me pinto el pelo, no me maquillo. Ni me entusiasma un pintauñas.
Simplemente, lo tengo todo cuando me miras.

25 may. 2016

Disciplina

No sabría explicarlo, pero cada pasito que doy, de ésos que nadie creyó posibles, aunque pueda doler, me siento crecer.
Ya ves, a mi edad y creciendo.
Mi cuerpo también. No hablo de tamaño porque sería raro, sino de más resistencia al peso, al dolor.

Los tendones y ligamentos siempre dando guerra, pero ya entiendo que es lo mejor que puede pasar tras caídas.

La gente oye esas dos palabras y se lleva las manos a la cabeza.
"Fulanito no podrá jugar el partido de vuelta"
"Menganito deja su carrera por riesgo a recaer"

Mi último profesor de ballet me dijo cuando tuve el desgarro: "gajes del oficio"
Qué verdad.

Un fontanero tiene callos.
Un camarero tiene ampollas.
Un bailarín tiene lesiones.

Pero todos.
Asumo mi torpeza, pero todos.

Caminar con puntas una hora al día ya produce tendinitis.
Luego tobillos débiles, sobrecargas, esguinces...

Es un deporte. No diré más duro, no vaya a ser que me explote el blog, pero para mí, más discreto.
Nadie se quita la ropa en directo ni mediatiza su vida personal, si es que tienen hueco.

Son viajes y horas de ensayo a diario.
Dietas estrictas como modelos.

Un equipo de fútbol puede almacenar copas, pero una compañía se enriquece del aporte de cada componente, en cualquier momento puede perder su distinción.
Una bailarina no sólo firma contratos por exclusividad a una compañía; también se compromete a no quedarse embarazada.

Dar vida o vivir su vida.

24 may. 2016

Ser o practicar

Seré literal.

Creo que nunca he pensado tan profundamente en tantos temas.
Todo gracias a un programa eterno del lavavajillas.

Para mayor limpieza más grados, más electricidad, más tiempo, más agua?
Son platos y vasos, usados como personas.
Me arrepiento de no haberme quedado con mi programa de 30 grados menos.

He pensado también en el primer lavado que programé. Era domingo por la noche.
También me besaste otro domingo, un par de horas antes.

Todas las primeras veces contigo, las más tontas también, no las puedo ni quiero olvidar.
Y las que nos quedan.

El regreso al mantenimiento físico.
Curioso. Dos años debilitan, y debería tener agujetas
Pero no. Y, sinceramente, me ha gustado mi reflejo haciendo abdominales lumbares, con la espalda tan arqueada como una bailarina.

No he dejado de serlo. Practicarlo puede que sí, pero creo que siempre seré bailarina.
Me gusta la disciplina, el arte, la música, los movimientos.
Tengo un cuerpo sin apenas curvas, tengo mil recuerdos y todas las lecciones, alguna vez oídas, en mi memoria.
Vale, soy bailarina, pero hacía años que nadie me lo llamaba.

23 may. 2016

Fiel o leal

Un libro extraño de un tipo extraño que me encanta dedica un capítulo entero.
Y es cierto.

Ser fiel es como una cadena.
Ser leal es más de amigo, no exigido.

Recuerdas cuando no éramos más que eso?

Prefiero ser leal al tiempo.
Si tengo que dejar cosas que quiero en el camino, como intentar tocar la guitarra, lo dejaré; habrán metas mejores como... calzar puntas y elevarme sobre ellas, aunque sea en casa apoyada en el radiador de mi habitación.
Si tengo que cambiar mi look y cortar la melena que me acompaña desde que puedo recordar, por comodidad, lo haré.
Y lo hice. Fue raro, recuerdo.
Si tengo que mezclar novela erótica, ficción y manuales de marketing, lo haré aunque parezca de locos.

Para que se entienda mejor, la lealtad es avanzar cuando merece la pena; la fidelidad es no dejar de creer en los cuentos de princesas.

Y leal no es sólo amistad. Leal es quien ayuda en los momentos más difíciles, aunque no sea experto.

21 may. 2016

Maleducada, pero descarga de ira urgente

Ya en plan ajeno.

Tíos que bajáis bragas casi, y sin casi, sin consentimiento, iros a un club.

Clásicos colaboradores de cotilleo político ubicados en bares, si tan molestos estáis, cambiad vuestro voto por una vez.

Familias de foto, súper sonrientes, súper falsos. Que los pillas un día normal y no se oye ni una palabra en su casa. Gritos puede que sí.

Los que se saltan los valores principales de su religión, los que no creen en Dios pero lo mencionan cuando algo sale mal.

Los psicólogos que se saltan el secreto profesional.
Sí, sí, como la castidad de un religioso.

El marketing con sus etiquetas de ofertas sobre precios idénticos.

Los dueños de mascotas abandonadas.

Paro ya mejor.

Pobres infelices

Creer en la evolución del hombre me. Parece cada vez más un acto de fe.
Evolución? Esos seres que matan incluso a sus iguales?
Perfecto. Lo siento, pero no estoy con vosotros.

Que sí, que en un futuro nos desaparecerán los dientes por la comida blanda, está muy bien distanciarse del origen.

Que sí, que no hay suficientes religiones en el mundo para luego crear conflictos mortales.

Que sí, que todo va de lujo, gente.
Que los locos, los raros, son los que se respetan, los que son diferentes, los que pasan de malas lenguas.

De verdad, todos mis likes a los prejuicios. Qué haríamos sin ellos?
Suena tan raro eso de escuchar a las personas....

Ay, amor, cada vez me da más asco lo que veo cada día. Y de mal en peor.

Una modelo muere ahogada en plena sesión de fotos.
Qué más dará su vida, lo que quieren son buenas fotos.
Agg.

Con lo fácil que es ser feliz con una mirada, una mano bailando sobre el ombligo y algún beso robado.
Lo fácil que es sonreir.

Por qué bn lo complicáis?

20 may. 2016

Frente a un té rojo

Me hace gracia. Así encuentran camino grandes versos; entre las ondas provocadas por una cuchara.

Objetivo de hoy?
No llorar más.

Hoy los cristales oscuros dificultan leerme. Lo agradezco.
Igual que agradezco tu paciencia.

Hace días contados que me prometí no ser tan transparente, al menos en palabras. Y por ahora no funciona.
Pero funcionará.

Todo necesita encontrar su momento.
El té necesita reposar una media de tres minutos antes de echarlo en la taza.
Los traumas necesitan tiempo para superarse, no pastillas.
Un cuerpo necesita tiempo para dusfrutarse enteramente.

Yo necesitaba una persona con tu paciencias, tu respeto, tu apoyo casi sin palabras, tu espalda para anclarme a ella y tus manos para sostenerme cuando me siento caer.

Las contracturas necesitan tiempo y hielo, pero también posturas cómodas; pocas personas ceden para que la otra esté a gusto.

No puedo compararte con una cosa, en plan simbólico.

Eres ancla, eres Trankimazin, eres cicatrizante, eres peluche.
Eres tila, eres yoga y también eres luz.

A reflexiones tan básicas me lleva un té, con algo de color y sabor, pero transparente como agua edulcorada con un azucarillo.

19 may. 2016

Karma

Puede que ver a personas con cierta ropa, ciertos colores, sumado a las pausas obligadas por lesiones físicas, sin   yoga, sin giros, sin puntas, me vuelva frágil por días contados.

Hoy he llorado.
Sentir tus dedos y tus labios sobre mi primer tatuaje ha sido algo así como la primera vez.

Eres el único que me recuerda ocho veces al día que tengo que reposar la espalda, no hacer locuras.
Eres el único que creo que sabe lo duro que es para mí no estirar, caminar... hacer ejercicios mínimos.

Eres el único que no me reprocha ser débil.

Parece simple, básico, pero poco habitual, si no único en mi mundo.

No me prohíbes llorar, ni me cortas las alas a ningún sueño.
No me fuerzas a superarme, sólo me animas a ello.

Me respetas. Fácil.
No puedo menos que agradecer al universo, o lo que sea, que mi pasado haya sido como fue.
Él me ha llevado a ti.

Etapas de color

No es color de rosa, ni intuitivo.

"De ése me voy a enamorar
Ay qué equivocada es la fase.
Te puede poner a 100 o te puedes gustar su actitud, pero no sabes que te enamoras hasta que estás hasta las cejas.

No recuerdo con exactitud cuándo nuestra amistad fue más, ni lo que sentí cuando me enteré.

Algo de miedo había.
Mi situación, tus detalles, tantas medias horas dormida en tu cama, cada hora fuera de casa...
Y ahora estar en casa es estar en cualquier sitio.

Es extraño, pero agradezco los tonos grises, de algunos días, porque después hay más luz.

Mil canciones relacionan el amor con el mes con de abril, por eso creo que esa palabra tan grande necesita ocultarse bajo nubes y mucha lluvia para después florecer.

Si puedes con tempestad, podrás con todo.
Pudimos con todo.

16 may. 2016

Risa

Cada vez que me duele, recuerdo que es hereditario.

Hace ya casi 3 años, alguien decía que eso de doler de risa le pasaba también a mi base.
Duele reír, pero más duele no sentir emociones.

Tengo de dónde comparar.
Ser neutral cuando los demás se doblan o sentir frío cuando los demás hablan de calidez navideña, por ejemplo.

Lo duro que es sentirse motivo de una risa, en el colegio, en tu grupo de "amigos", y lo bonito que es compartirla.
O que te la provoquen.

Qué triste es que te llamen loco por reirte de ti mismo y que el otro sienta vergüenza ajena.
Qué triste es vivir con él paréntesis del revés.

Preocupada de calorías, de colores combinados, de la apariencia.

Qué bonito es reír y oír reír a personas que no exigen.

Manos

Mi cuerpo no es el único que necesita desprenderse del frío pasado, de las cicatrices de caídas emocionales.

Pero con Olorabebé todo terminó fluyendo.
La eterna bailarina se dejó ver.
Como músculos entre huesos, como una espalda de nudos.

No soy la única con un pasado alimenticio de locura, ni la amante secreto de un olor concreto.

Curiosamente Olorabebé es lo que habrá este verano.
Olorabebé es quien me ha ayudado a que este verano mi piel sea como la de otro alguien, que parece de locos recordar aun.

Incluso a ti te emocionaron ciertas palabras. O la forma.

La forma de arrastrar lo malo e hidratar con manos.
Ese es el secreto.

14 may. 2016

Callando bocas

Cada tarde tranquila, sin sexo porque no es necesario, sin morrearnos todo el rato porque no tenemos quince años, me río muy profundamente de tanto gilipollas.

"Pienso cortar porque no me da todo lo que quiero"
"Pues me parece fatal..."

No tengo ni que comentar la primera, pero la segunda:
Quién se cree la gente para criticar una relación sincera, sana?
No, no necesito sexo cada día, porque tu "Bonanit" calma todas mis noches.
No soy tan carnal, puede que tienda a los detalles.
Claro que es basiquísimo estar en las malas, pero muchos príncipes azules es justo cuando se van.

No quiero orgasmos, sino peleas por si reciclar o no, o entre qué supermercado elegir.

Si tan importante es el sexo, no entiendo cómo hay tantas tiendas eróticas abiertas.
En fin.

Jugando a los cuentos

Yendo hoy a por pinturas para decorar mis sueños he visto plastilinas, me he acordado inevitablemente de las mezclas que hacíamos Sergio y yo con colores diferentes.
Lo llamábamos colores raros.

Lo diferente era raro.
Un viernes  mío sin bailar; un recreo suyo sin dar patadas a un balón.

Ahora no juego a mezclar plastilinas, ni colocó galletas de chocolate en platos azules.
Ahora juego contigo, invento conversaciones de miradas y caricias.

Y que me perdone Disney, pero en mi País de Nunca jamás no hay piratas, sirenas, poblado indio...
En este hay pentagramas en blanco que serán completados con latidos, hay huelgas de palabras y manifestaciones de bocas ansiosas, hay gotitas de mar que mojan la almohada de sueños.

13 may. 2016

Un día más

No sabes cuánto te agradezco a ti, a las cosas que tengo en mente y me impiden pensar...
La nostalgia no sirve, ya lo aprendí.

Y hoy es esa fecha que nunca sabré bien si es bonita o el inicio del fin.
Previo a mi nacimiento, necesario, seguramente.

Algo de amor habría, al menos entonces.
Respeto, promesas y esas cosas.

Siempre hay tiempo para romper lo bonito.
Es duro, pero muy cierto.

Sé el lugar, sé quiénes, sé con qué ropa, con qué temperatura.
Pero nunca sabré los nervios, las intuiciones, si hubo arrepentimiento.

Sólo queda como opción, algún día, meterme en esa prenda de ropa, espero que no nieve, y vivir esa experiencia.

La verdad es que hace tiempo, me di cuenta de lo absurdo qué es.

Puedes decidir tu futuro haciéndote un tatuaje, tú solo, pero para un simple papel firmado, que luego puedes romper, hacen falta dos testigos.
De tontos, no?
Y luego ya... Finge, engaña... Por poder puedes.
Me parece la firma más vacía del mundo.

Volviendo a la crítica.
Puedes tener hijos sin casarte, pero para adoptarlos se necesita un certificado de unión.

Hablo de mi experiencia.
El amor más grande puede ser de hermanos, o con una pieza que te encuentras y pasa a ser más que amigo.

Esa  firma me parece una idiotez.
Como, hace unos años, que una pareja homosexual no pudiese firmarla.

La puñetera manía de clasificarlo todo.
Tú vives aquí, con X sueldo, X persona y X responsabilidades.
Tú mandas a este grupo de gente.
Tú no puedes...lo que sea.

Hoy no es el aniversario de algo importante, ni bonito, ni que haya que olvidar.
Pero da mucho que pensar.

Hábitos

Algún día necesitaré habilidad para hacer trenzas.
Algún día será bueno que mis manos sostengan peso.
Algún día mi espalda no podrá quejarse por contracturas.

Ya me acostumbré a no tirar a nadie de la cama, a no robar su trozo de sábana, a no estirarme en el sofá.

Ya es parte de mis hábitos.

Como bajar los párpados cuando te deslizas por mi espalda, cuando masajeas mis costillas.

Habrán hábitos. Siempre.

12 may. 2016

Mundo de BDSM

Sé que se me va a juzgar por esta entrada, pero va en serio.

Sé lo justo sobre el mundo BDSM, pero, por muchos prejuicios que se hagan, me parece algo muy controlado.
Ahora lo explico.

Las palabras de seguridad.

Si un chico se pasa de lo que tú quieres, le puedes decir "para", " no quiero", "me haces daño", que tranquilamente puede seguir a su bola, y después decir que es que no hablabas en serio.

Amigos, vecinos, familiares...
"Me canso de darte oportunidades"
Como si dices "Ey".

Usad más la palabra Rojo.

No es que me incomode que fumes en mi habitación, es que ya me estás desquiciado, me estás invadiendo.
No es que me ponga triste que me grites; simplemente no lo voy a tolerar.
Que sí, un mordisquito entre besos esta vez, pero no me hagas sangrar.
Me puede gustar el sexo, no soy tan rara, pero siempre que sea tolerado.

Hoy no hablo de ti y de mí, de ahora.
Son frases que alguna vez dije, que no sirvieron.

Una vida "ordenada", en la que hacían falta palabras de seguridad, altas, claras.

Tu sabrás.
Algo hay que hacer.
Tienes que.

Si pregunto, me contestas, aunque sea mentira.
Si estoy perdida, no me repitas lo que ya sé.
Y, en vez de ordenarme, ordena tu vida.

No soy rencorosa.
Simplemente tengo mucha paciencia.

11 may. 2016

Hace toda la vida que eras tú

Me hacen gracia los recordatorios de Facebook.
Leo entradas de este mismo blog, de hace uno, dos, tres o cuatro años.

Y no me reconozco. Me encanta no reconocerme.
Tanto pesimismo, tanta necesidad, tanto miedo.

Hace más tiempo aún, hablábamos; tú comentabas alguna de mis entradas depresivas.
Eras tan... Tú.

Ha cambiado tanto...
Mi talla de pantalón, mi corte de pelo, mi ánimo, mi dirección, mi autoestima, lo que nos une.
Personas que ya no me están o que estarán.

Todo ha cambiado, pero tú ya estabas.

Sólo empezaste a estar de otra manera.

Satisfacción

La hidratación de mi piel era lo último que  me importaba.
La salud de mis ojos respecto al sol, el estado de mis uñas, el equilibrio de mi cuerpo y también el de mi respiración.

Me daba igual combinar pendientes largos con pelo recogido.
Bueno, corrijo.
La última vez que lo llevaba recogido aún era menor de edad.

Y, de alguna manera, siento que tengo 7 años; ordenando mis pinzas, coleteros y demás adornos para el pelo.

Aún hay alguno que me echa menos años, pero ya suelen acercarse a la realidad.
En pocas tiendas no encuentro ropa de mi talla.
Y qué bonito.

No soy tan rara, me siento bien. Habrá que seguir.

7 may. 2016

Por fin

Desde que era pequeña, y no nos dejaban calzar más que zapatillas de tela en Sherezade, he soñado con unas puntas.

En cada pequeña obra que veíamos en el colegio me quedaba fascinada por el equilibrio sobre unos deditos tan pequeños, la confianza en que éstos pudieran con todo el peso del cuerpo.
Sergio, Lydia, Michaela Deprince, Thiago, Marianela... Alberto, Maria José.

Cuando fui a por ropa para asistir a las clases de Alberto estuve tentada a cogérmelas, pero para qué, si no sabría caminar. Y eran caras.
Ahora me da igual.

Tengo el ballet como la única ilusión semi realizable, sin tener que esperar.
Lydia me dijo que el cuerpo no olvida, y es la frase más cierta que he oído de una bailarina de contemporáneo.

El 22 de diciembre me tatué la promesa de llevar siempre una bailarina dentro de mi piel, y hoy ya me da igual lo que piense la gente.

Que si la tinta es mala, que no puedo comparar la danza con mi anterior tatuaje.
Dios, cómo habla la gente.

A los dos los perdí, pero yo decido no olvidarlos.

Pequeños grandes detalles

Sabes por qué me gusta tanto pensar en ti y estar contigo?

Porque, aunque tú sólo fuiste la tecla correcta, cambiaste todo.

Si pienso en ti, en estos meses recorridos a tu lado, veo entregas puras, sin esperar recompensa, veo sonrisas tímidas.
Veo decisiones forzadas que en las que no estuve sola.
Fechas difíciles, más fáciles.

Veo insomnio calmado, peluches que han pasado a ser míos, tuppers rectangulares, redondos y de cristal.
Carrito de la compra tan cargados que se atascan en las baldosas.

Oigo claro de luna como banda sonora de un beso.
Oigo Quédate a dormir en mi cabeza cada día que has venido a casa.

Veo el armario blanco de mis cosas de danza y recuerdo que no encajaba bien un estante.
Cada producto de supermercado que he comprado contigo, esa marca concreta, dilata mis ojos cuando la veo en cualquier lineal.

Puede que un relajante muscular y el antihistamínico me hayan llevado de nuevo a mi estado marmotilla.
Sé que ayer apenas te dije buenos días, pero despertar a tu lado es una de esas cosas que no necesitan definirse.

Tal vez porque lo tenga reciente, pero Quédate a mi lado, de esa autora que acompañó el primer viernes siendo más que amigos, es la frase que te escribí con mis manos un día que dormías.
Quédate a mi lado es el cambio que puede provocar una persona en alguien perdido, las ganas que surgen sin promesas.

Quédate es imperativo, no se me ocurre decírtelo.
Ya no.
Sólo diré que el día que lo hagas, no buscaré libros, apenas veré películas.

Ya te atreviste a quererme, hiciste arder más de un verano y pusiste voz a lo que necesitaba para volver a ser yo.

Relatividad

Gran teoría, no digo que no.

Pero es mucho más.
Toda necesidad es diferente de la persona y la situación.

Que hay crisis, vale. Acepto barco como animal acuático.
Crisis respecto al hábito.

Me explico.
La ropa es necesaria, la alimentación es necesaria, la salud. De acuerdo.
Ir vestidos también. Vale.

Cuántas familias tienen más de un coche?
Ah, y que yo recuerde, hace 20 años pocos domicilios tenían internet. Por no hablar de teléfonos móviles.

Toda necesidad es relativa.
Que sí, que es culpa del marketing, que nos crean necesidades, lo sé.

Un masaje puede ser considerado un lujo o una necesidad.
Unas pastillas anticonceptivas.
Un vaso de agua con azúcar en cualquier bar. (Qué rata, no quiere pagar)
El mantenimiento de un coche. Sí, no me llaméis loca.

El lujo de un coche no es comprarlo, sino poder mantenerlo y sacarte el permiso para conducirlo.

El mundo, hace muchos años, cuando no existía el dinero, era una continua cadena de favores.
"Tú me das carne, yo te doy lechugas"

El caso es que a día de hoy, sin situaciones extremas, seguimos necesitando cadenas.
Tú, amor, me puedes enseñar informática.
Yo podría enseñarte a plasmar en papel sentimientos.

Los precios son relativos.
Una vajilla de té, en un catálogo concreto, está valorada en 20€.
Yo ayer la compré por la quinta parte. Compré la vajilla y la satisfacción de ayudar.

Creo que la edad nos hace idiotas.
Recuerdo que se pequeña me hacía una ilusión increíble un cuento de cartón de lo que antes se llamaba "Los 20 duros".
Ahora, pese a ser más detallista que materialista, me emociona más un libro de verdad, edición bolsillo, pero con sus 300 páginas.

No sé. Siento cierta vergüenza de lo grandes que se hacen las mentiras.
"Estamos en crisis"
Con  WiFi, con móviles, con calefacción, con la nevera llena, algunos con coche, fumando, bebiendo alcohol, comprando ropa, ... Pero hay crisis.

Y yo ya no sé qué soy.
Si hippie, generosa, inocente, muy romántica o una ilusa.
Pero no soporto  comprar un bolso por 50€, si tengo otro a 2€, que van a ayudar a alguien que lo necesita.

6 may. 2016

Estados

Hace ya tanto.

Y ahora entiendo el daño que te hacía cada vez que me oías "Pégame".
Entiendo lo injusto que era que asociara todo al pasado.
Entiendo que estaba absorbida.

Veía el alcohol como algo manipulador, la medida de 1.80 como dominación, muchos lugares como túnel del terror.

Era curioso la exactitud de la altura. Soy malísima para calcular, pero era 1,80; si eran 2 centímetros más, no había problema.
Los ojos. No el color, sino la forma.

Lo que aún sigo sin soportar son las frases.
"Tú sabrás "
"Ya estás otra vez?"
"Si es por tu bien"

Pueden ser dichas sin maldad, pero consiguen que se me hagan nudos en algo más que el estómago.

Si pregunto algo, quiero una respuesta.
Si estoy mal, estoy mal. Resulta que no soy actriz.
Y si es por mi bien, tranquilo que lo sabré.

Por eso no quiero verte todos los días, no quiero hacer siempre lo mismo (llámalo sexo, viajar, cafés, cines...), no quiero controlarte ni que me controles más de lo necesario.

Entiendo que a veces te preocupes por mi alimentación, pero recuerdo que una vez me  llegó a agobiar que pidieras foto de mi cena.
Estando contigo, con luz, con ilusiones, ya no tenía sentido ayunar buscando la inanición.

Me encanta que me ayudes a hacer la compra, es como jugar a vivir juntos, pero antes insistias en que comprase más que mis anotaciones en papel cuadriculado.

Recuerdas la primera vez que me pesé contigo a un metro? Esta noche lo haré, sola, pero sabrás el número.

No puedo describirte la satisfacción de que confíes en mí, frente a situaciones de estrés, de nutrición, de lágrimas.
Todo es temporal.

Mi primera redacción en sesión psicologíca decía "No soy fuerte". Ser y estar no es lo mismo.

Estoy llena de ilusiones, de confianza, de ganas de avanzar.
Yo antes no era así.

Vienes?

Vamos a cenar con en un local que parece de otra ciudad.
Vamos a viajar con los sabores,.
Vamos a cerrar los ojos para ni dejar escapar la jugosidad de la carne.
Vamos a compartir postre.
Vamos a besarnos bajo la lluvia.

Vamos a estar juntos en el sofá hasta que nos venzan los ojos.
Vamos a soñar con futuros.
Vamos a despertar balbuceantes.
Vamos a fundirnos.
Vamos a amarnos hasta que no tengamos aire.

Vamos a por más, a ignorar las predicciones del mundo.
Vamos a decidir por nosotros e ignorar las malas lenguas.

Vamos a vivir esto y más.

5 may. 2016

Contra moda

Ver documentales y llorar de repente es una de las muchas cosas que no creí hacer nunca.
Como llorar con un libro de Risto Mejide.

Meterme en la cama con un nuevo plan en la cabeza. No ahora, pero que no sea tarde.

He leído un post de 30 cosas que hacer antes de los 30.
Yo tengo mi propia lista, y creo que he tachado ya bastantes.
Es un momento que se acerca.

Puede que no haya ido a ningún festival, ni tomado drogas, ni publicado un libro, ni viajado a otro continente, ni vivido fuera.

Pero tenía mi propia lista.

Intentar bailar, superar poco a poco mis capacidades, el Descenso del Sella, me he tatuado lo más importante de mis años, quitar parches de mi pasado, no asociar todo a un mismo tiempo, comer en un vegetariano, aprender a decir que no, y, lo más difícil, empezar a olvidar.

De niña planté un par de legumbres de secano en el balcón de casa, así que la cosecha está conseguida, en pequeña dosis.

Y, por raro que parezca, ni mi colegio ni mi familia inculcaron mi ideología.
Viendo una película de dibujos decidí no comer nunca cierto "lujo".
Que sí, como carne, no soy vegetariana, pero pienso que, igual que esperamos a que una gallina ponga huevos para comerla, un huevo merece tiempo de dar otra vida.

Yo no lo vi, pero la frase del anuncio resuena en mi cabeza.
" Pezqueñines no, gracias"
Nos hemos olvidado.

Para mi gusto, hay clásicos de literatura básicos y otros pelin infumables.

Dame La joven de la perla, no Mujercitas.
Dame Bequer, no Neruda.
Dame Barriguitas, no Barbie.

Absolutamente todo es moda.

Los móviles empezaron a encoger, luego crecieron.
Los pantalones se estrecharon, pero se ve que necesitaban respirar.

3 may. 2016

Producto de mi imaginación?

No digo que te quiera mucho, muchísimo, más que tú a mí.
Sólo digo que te quiero sin esfuerzo, sin poder evitarlo.

El éxito de la publicidad es conseguir crear una necesidad; tal vez, aunque suena horrible.
Claro que puedo vivir sin ti. Me parece más fácil vivir a oscuras tras haber conocido la luz.

Volviendo al marketing.
Tras crear la necesidad, tras dar a probar el producto, el cliente no se imagina consumiendo productos parecidos, quiere ése.

Cuando no estás, estás.
Aunque no te vea, te siento en cada trocito de piel que antes besaste.
Se me curvan los labios con recordar nuestros momentos; para qué más?

Tanta gente... "Debería...". No tenéis ni idea.
Todos tenemos un debería.
Pero todos hacemos lo que necesitamos, no lo que debemos.
Porque hay debemos ajenos, inciertos, tóxicos.

Un buen producto molesta, llama la atención, destaca.
Y, cuanto más insoportable sea a la vista de uno, más necesario será para muchos otros.

Yo soy rara, de consumos extraños.
Bebidas sin gas, sin alcohol.
Comidas con sabor.
Ropa de mi estilo, sin moda.

Me gustas por no encajar con muchas personas.
Me gustas por ser raro, como yo.

1 may. 2016

Aunque no estés

Por una vez, voy a hablar sin tapujos, sin colorines, como era todo antes de ti, sin luz.

No soporto que haya temas concentrados en un solo día.
Por supuesto que agradezco que haya personas que insistan en sacarme de casa en días que quieren engullirme.

Y hasta tú no te crees que sonría entre lágrimas que mojan la almohada.
Lógico.

Pero también es lógico que, por un día desde hace mucho, eche de menos lo que perdí.
Tú me has oído balbucear en sueños diálogos con ella, pidiéndole nuestra canción.
Tú has visto su última habitación, has oído su voz en un vídeo, aunque seguramente no la recuerdas.

Y sabes?
Ese fue mi tormento cuando empecé la adolescencia.
Había olvidado el sonido de su voz.
Qué triste.

Recordaba canciones, prendas de ropa, incluso la funda de su guitarra.
Pero me faltaba lo básico.
El hilo que me cantaba para dormir, que me llamaba esas cosas que quedaron entre ella y yo.

Me revienta que ya no esté el restaurante asiático al que íbamos, la colonia que ella usaba.

La voz es eso que se me quiebra cuando me preguntan qué tal estoy, y ya no puedo fingir.

Y por mucho que escriba, por muchas veces que lea los libros que fueron de ella, no puedo fingir que no la echo de menos.
No estoy loca. Cualquiera se retuerce oyendo hablar mal de algo que tú no tienes.

Sólo quiero aprender a hablar de ella sin lágrimas, para hablarlo con alguien pequeño, que también será parte de ella.

Porque todo llegará.

Calendario

Por qué esa manía  de dejar las cosas importantes para un solo día?

"Soy súper cristianito, pero sólo lo manifiesto en Navidad y en semana santa"
Di que sí, el resto del año putea a la gente y creete superior, que con una hostia se te perdona todo.

"Mi novi@ es imbécil, a ver si para san Valentín se nos arreglan las cosas, que fijo que me regala..."
Lo que sea. Pero qué te pasa en la cabeza?
Piensas que el amor es materialista y que la magia sólo se puede recuperar en esa fecha?

"Yo a mí mamá la voy a ayudar hoy en las tareas de casa, para que vea que la quiero"
... En fin.
Qué quieres qué diga a esta actitud?
Porque la hay, todo el mundo lo sabe.
Pues... Ya valorarás las cosas que hace cuando deje de hacerlas, y no porque no te quiera sino porque ha dejado de estar.

Que vale, muchas cosas merecen un día al año de atención, pero a la maternidad le corresponde más de un día.