13 may. 2016

Un día más

No sabes cuánto te agradezco a ti, a las cosas que tengo en mente y me impiden pensar...
La nostalgia no sirve, ya lo aprendí.

Y hoy es esa fecha que nunca sabré bien si es bonita o el inicio del fin.
Previo a mi nacimiento, necesario, seguramente.

Algo de amor habría, al menos entonces.
Respeto, promesas y esas cosas.

Siempre hay tiempo para romper lo bonito.
Es duro, pero muy cierto.

Sé el lugar, sé quiénes, sé con qué ropa, con qué temperatura.
Pero nunca sabré los nervios, las intuiciones, si hubo arrepentimiento.

Sólo queda como opción, algún día, meterme en esa prenda de ropa, espero que no nieve, y vivir esa experiencia.

La verdad es que hace tiempo, me di cuenta de lo absurdo qué es.

Puedes decidir tu futuro haciéndote un tatuaje, tú solo, pero para un simple papel firmado, que luego puedes romper, hacen falta dos testigos.
De tontos, no?
Y luego ya... Finge, engaña... Por poder puedes.
Me parece la firma más vacía del mundo.

Volviendo a la crítica.
Puedes tener hijos sin casarte, pero para adoptarlos se necesita un certificado de unión.

Hablo de mi experiencia.
El amor más grande puede ser de hermanos, o con una pieza que te encuentras y pasa a ser más que amigo.

Esa  firma me parece una idiotez.
Como, hace unos años, que una pareja homosexual no pudiese firmarla.

La puñetera manía de clasificarlo todo.
Tú vives aquí, con X sueldo, X persona y X responsabilidades.
Tú mandas a este grupo de gente.
Tú no puedes...lo que sea.

Hoy no es el aniversario de algo importante, ni bonito, ni que haya que olvidar.
Pero da mucho que pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario