31 ago. 2015

Reencuentro

Una fecha  que se acerca.

Imposible olvidar esa vibración de viernes por la noche, la leve presión puntual de nuestro maestro corrigiendo posturas, la respiración con súper poder de elasticidad, vértebras arqueándose cual cisne.
Calentadores, ropa cómoda, zapatillas de cuero o tela.

Equilibrio, flexibilidad, resistencia, cuerpos, confianza.

Amor.
Amor por el movimiento y el arte hechos uno.

29 ago. 2015

Apareciste

Qué pasa si te quiero?

Si me duele cuando sufres?
Si daría todo por tu felicidad?
Si me sé de memoria tu cuerpo?
Si tu olor esmi perfume favorito?
Si tu piel cerca de mí es mi paraíso?

Sí, aveces me paso de romántica, pero tengo motivos.
Es culpa tuya.
Culpable de que mi autoestima exista.
Culpable de hacerme soñar.

Culpable de que vivir no sea tan terrible.

27 ago. 2015

Mi sofá

No pienso ni puedo pedirte nada.

Me lo das todo.
Me enamoras de nuevo cuando me haces reír, cuando te pre-ocupas por mí.

Pero también me enamoras cuando me llevas la contraria, cuando resoplas en una librería.

No es que haya que mantener la magia.
No se puede estar anclado en los inicios.

Magia por comodidad.
Comodidad como en el sofá de una vida.

Siguen y seguirán habiendo caídas, pero, contigo cerca, todo es fácil.
Un sofá que lo cura todo.

Un sofá que comprende, escucha, abraza, da seguridad.

24 ago. 2015

Nunca es demasiado

Se me puede olvidar el día que es.
Se me puede olvidar un motivo.
Se me puede olvidar una fecha.
Incluso se me puede cruzar un nombre.

Pero, aunque se me olvidase latir, hay algo que late demasiado fuerte.

Ah no. Perdón.
Nunca es demasiado.
Ni tú eres demasiado, ni yo lo soy.

Simplemente somos.

23 ago. 2015

Oasis

Malditos paparazzis de a pie, que creen conocerlo todo.
Lo que siento, lo que pienso, lo que necesito, lo que sueño.

No. No quiero diamantes ni cruceros.
No quiero ni acepto dinero por querer a alguien.
No puedo.

A quién querer y con qué motivo, si nadie me hace temblar.

Me puede rozar cualquiera y también puede que se me ponga la piel de gallina, pero dentro no hay nada.
No me acelero, no suspiro, no vibro.

No quiero que me toquen.
Nadie sabe andar entre las dunas de mi desierto.

20 ago. 2015

Lógica

Cuestión de días para que, hace un año, me regalaras mi clave.
Casi un mes después, mis lágrimas viendo bailar.

Hace cosa de un mes llore al regresar a la piscina, tras tantos años.
46.5kg.
8 kilometros contigo.
Casi 18 meses.

Tras 9 años volví a Algúnlugar.

Hemos reído con un niño pequeño.

Y sí, eres la voz que me despierta, las manos que me aceleran, la boca que me corta la respiración, el cuerpo que se adapta al mío.

Los vacíos creativos no tienen consecuencias.
Las distancias solo alimentan las ganas y afianzan esto nuestro.

Todo es tan lejano.
Todo es tan raro.

Todo es tan lógico contigo.

17 ago. 2015

Mi brújula

Los amigos van y vienen.
El agua te da la vida y te la quita.
Las agujetas desaparecen.
La resaca se pasa.
Los niños juegan y lloran.

Los besos hablan, las sábanas arden, las distancias se acortan, los manjares se degustan, las risas se disfrutan.

Los ríos recorren kilómetros, a veces presurosos por desembocar al mar.

El sol tuesta nuestra piel y los relojes corren.

Dónde estoy? Hacia dónde voy?

Brújula que apunta al norte.
Apuntando a ti.

5 ago. 2015

A poquitos

Reconozco que han habido cambios, también elegidos por mí, en mi vida.

Empecé cortándome el pelo, a poquitos.
Y me he acostumbrado.

Empecé quitándome parches.
Empecé ignorando críticas destructivas.

Y lo más importante, empecé a quererme.

Soy rara, pero no tanto.
Soy torpe, pero no tanto.

Tengo pasado, pero no tanto como presente.

1 ago. 2015

Algo así como la ley de Murfy

"Si tienes una ideología firme, pero hay personas de tu entorno que no la comparten, siempre puede dar un vuelco"

Podría poner ejemplos ajenos a mí, pero paso.

Los motivos de un suicida siempre pueden girar.
El sentimiento de culpa de una víctima del maltrato.
El pánico a la maternidad.
El rechazo al amor.
La falta de autoestima.

Y no es cuestión de atiborrarnos a antidepresivos ni dejarnos el sueldo en terapias.

Todo se arregla el día que, saltas de la cama, te miras al espejo, sonríes y dices: Yo puedo.

Ese día empiezas a ver luz.

Hace menos de un año que tomé como algo habitual la que creía que sería mi fobia de por vida, la que me negaría cumplir sueños.
A día de hoy, esos sueños no me preocupan.
Ya llegarán.