30 sept. 2016

El origen llega otra vez

Mr Secretos se va a acordar de mí con esta entrada.

No niego su todo llega, lo malo también.
Pero igual que todo llega, todo pasa; cuestión de tiempo.
Y pasar no significa terminar. No siempre.

El no puedo, no quiero que pase, no va a llegar, significa lo mismo.
Porque creo que esa frase esperanzada iba por hacer improbable la imposibilidad.

Si a un niño (o niña) le dicen que no puede jugar se le parte el mundo, pierde la inocencia.
Y ese no nos lo han dicho a todos alguna vez.

No puedes tener esto o aquello. No puedes ir al parque, no puedes....
Y un niño se cree lo que le dicen.

La diferencia es que ahora nadie me puede decir NO PUEDES.
Por eso voy a intentarlo.

Recuerdo en la primera redacción del colegio, plan filosófico, que hablé de la vida como un libro en blanco; con prólogo, capítulos, personajes...
Y, a pesar de que al principio los personajes se dejan llevar por el contexto y apenas deciden, más tarde sin ellos los que deciden.

Puede que muera ahogada por querer vivir en el mar, que sea traicionada por confiar en Lucifer o que tenga un final feliz, de Nunca Jamás.

Pero TODO puede ser. No sé cuándo llegará, pero no puedo cerrarle la puerta a un destino hecho a punto de cruz ni el estilo de mis muñecas.

29 sept. 2016

Fases

Pienso que los caprichos pueden ser índice de inmadurez, de inconformismo.

Hay que diferenciar capricho, ilusión y meta.
Un capricho puede ser un puzzle de París con un coche azul.
Una ilusión vivir un sueño o revivir un recuerdo.
Y una meta, claramente, "eh, ya está, ya llegaste".

Tú y yo sabemos que han habido muchos sueños vividos y rescatados de otro tiempo; calles, parques, orillas, mares.
Palabras reutilizadas, sensaciones de risa con nombres equivocados.

Y esta clarísimo que quien no sabe el 100% no sabe nada.
Soy muy rara, con una historia más rara aún y muchas manías.
Qué te voy a contar?
Desde no poder tocar cierto hombro algún día hasta pedirte que cambies de canal, con una serie, por estómago revuelto.

Sí, soy rara. Y sí, también tenía una lista indecente de caprichos.
Pero ya no es ni la sombra de lo que fue.

Tan enamorada estaba de conocer Roma, cuando Roma resultó ser estar contigo al revés.
Tanto quería papeleos y más latidos en casa, cuando empecé a escuchar latidos aparecer al fondo del autobús o compartiendo mesa en un vegetariano.
Tanto san Valentín y tanta noche de San Juan para terminar escribiendo y quemando deseos en pleno septiembre.

Yo decido

Al principio contigo, cuando ni siquiera éramos cuerpos, me acordaba demasiado de un verso de Tiziano Ferro; yo decido a dónde van mis pasos.

Y no es sólo a dónde voy o qué hago.
Este año se lleva ropa ancha, tallas grandes; y yo compro pantalones talla de niña.
Ya no por delgadez; no quiero ir a la moda.
Zapatos con tacón y plataforma; más de lo mismo, no están hechos para mí.

Ni encajo ni necesito encajar.
Si para poder escoger lo que quiera tengo que entrar en moda infantil no tengo ningún problema.
Porque, sinceramente, si tengo que llevar escotes o marcar curvas que apenas tengo para gustar a la gente... espera, no necesito gustar a nadie.
Ni siquiera mi actitud necesita aprobación social.

Oigo vidas sexuales en el autobús, esquivo a menudo vómitos de alcohol y fumo pasivamente mucho cigarrillos en la parada del autobús.

No hay modas ni opiniones que me dirijan.

28 sept. 2016

Melodías y pinturas

Me encanta que me digan no puedes.

Antes no, lo reconozco.
Pero, desde hace cierto tiempo, me encanta.
Yo creo que es puro morbo.
Superación también, pero es el conocido Zas en toda la boca.

No puedes bailar. No puedes curarte. No puedes pasar página. No puedes dormir. No puedes comer. No puedes respirar. No puedes sonreír.

Y sí, lo he escrito en orden cronológico y de importancia.
Si mi blog lo lee la mitad de mi historial tóxico fijo que en media hora tengo mensajes privados con "Espero que no vaya por mí porque yo siempre te quise ayudar".

Jaj, espera. Se supone que me tengo que creer, a estas alturas de la película, que no habían conveniencias? Venga, hasta luego.

No voy a contestar a ningún mensaje privado, como si fuera personal. Porque las personas no son terroristas emocionales, por mucho que ahora se pongan de acuerdo.

Ahora vuelvo a la realidad.

Me he vuelto adicta a los retos.
Más pasos, más sonrisas, más objetivos.

Ya sabes con qué creo que empezó todo. Esa clave.
Un camino de velas, de luz, me distanciaba de esa clave.

Recuerdo todo de esa tarde/noche.
Cada prenda que llevaba, la puerta entreabierta, la persiana bajada, las varillas de olor.

Vale, tal vez el regalo no fue la clave de Sol. Puede que fuese el enseñarme que no todo era gris y que yo podía pintar lo que quisiera.
Si pinto orillas de Mediterráneo con niños jugando, estará.
Si pinto una bailarina estirando en barra, será.
Si pinto almohadas ignoradas, se ignorarán.

27 sept. 2016

Es otra magia

Ni Disney ni que te estremezca cuando me meto en tu cama.

Creo que abarco cualquier género de ficción.

Hace cosa de 10 años, mis amigas tenían novio porque querían alguien con quien descubrir su cuerpo, una manera fácil de preocupar a sus padres.
Ésa era toda la magia.

Contigo magia significa mil cosas más. Pero, sobre todo en días difíciles, magia significa otros trucos.
Es como jugar a Hundir la flota y que los palitos no encajen.

Entonces lo que me recuerdas es esos juegos mágicos de antes de ti.
Ese alguien que se tumbaba de lado, para poder verte bien, en cuanto la respiración cambiaba de ritmo.
Ese alguien con quien era imposible no reír.

Espero que tú no leas esto; me respaldo en que no te gusta leer.

Pero es así.
Creo que no es malo recordar otros tipos de magia.
Vale que ya se rompió la barita o se me perdió media baraja, pero cada truco que sacó risas valió la pena.

Me encanta no encajar

Qué importa si retomo las rutinas de gimnasio?

Si busco métodos para no recaer en dolencias físicas o alimenticias.
Si me levanto una hora antes de que suene la alarma.
Si escucho música italiana sólo para hacer al oído.

Qué importa ser fiel a X tiendas?

Si siempre volveré a mis géneros literarios, mis autores.
Si compraré cada alimento en un comercial.
Si pisaré lo mínimo posible un hospital o farmacia.
Si preferiré gastarme más si el producto es menos químico.
Si me quedaré con las ganas de hacerme muchas.

Aceptarse, qué fácil suena.
Qué poca gente lo ha hecho , qué bien se te da.

Puede que no haya nombre para mi filosofía de vida.
Puede que no exista religión para mí.
Puede que no me importe.

26 sept. 2016

About time

Hay tantas maneras de querer que a veces también recuerdo las "prohibidas", las que no debería de recordar.

Qué bonito era querer en ese tiempo, sin nada que se le pudiera parecer; con enfados y rendimientos, pero también todas las meriendas y abrazos de muchos años.

A qué viene ese tiempo ahora?
Pues no sé qué decir.

Igual que hay y habrá fechas vacías, están las habitaciones, los sitios en una cocina.
Y hay vacíos imposibles de llenar.
No pasa como con los bares saturados de leyenda, no.
Los bares siempre quedan, como mucho con otro nombre u otro dueño.

Y pasa exactamente igual que con el sexo.
Cada uno necesitamos un tiempo concreto para adentrarnos.
Ahora la misión es recordar sin dolor.

No quiero que me brillen los ojos cuando Avispa duerme ni cuando tus padres me tratan como a una más en casa.

Cosas que me sacan de quicio

La gente que cree en un mundo sin amor.
Ay, idiotas. Qué bien se contradicen.
Cualquier ideología ya es amor a una reflexión, no?

"Yo estoy forrao. Puedo enamorar a cualquiera"
Pero alma de cántaro! A ti te concibieron en un prostíbulo? Y no por dudar de tu madre, sino porque es la única manera de entender tu teoría.

Estás gordx/delgadx, nadie va a querer nada contigo.
Fíjate tú que si tengo que cambiar mi complexión sólo para que me quieran... prefiero que no.

Por qué hablo de esto hoy?
Porque me cansa que en todas partes, bares, supermercados, farmacias, se comente "Ay qué delgadita estás! Así los tendrás a pares"
Y, a parte de parecerme completamente machista, como si fuera una competición, como si no tuviera otro objetivo en la vida que colgarme medallas de "me he liado con este y este", me entran ganas de decir:
PERO ESTAMOS TONTOS O QUÉ?

Me parece penoso que se valore a una persona por sus estudios o sus éxitos sexuales, pero que no importe la fortaleza interior.
En cuanto hablas de Pilates ya te miran como a una loca obsesionada.

Un día, ya lejos, tú valoraste cosas muy pequeñas.

24 sept. 2016

Etapas

Qué rápido se pasa del asco a la pena.

Qué rápido se pasa de la amistad al amor; de la inseguridad a la satisfacción.

La gente va en coche a todas partes. "En cinco minutos llego".
Lógico que se hagan anuncios con "Destino? A ser más fuerte".

La gente cree que la vida se puede acelerar, como un recorrido en coche, como si hubiera manera de subir la ventanilla e ignorar a ése que todo el mundo se encuentra.

Creo que fue importante ayudarnos a perder miedo; si nunca lo hubiéramos tenido no nos valoraríamos como hoy.

Fue necesario callar sentimientos durante años para después explotar, y más tarde aprender a filtrar.
Fue importante la soledad para después detectar a las personas tóxicas.

23 sept. 2016

La gracia de un lunar

Últimamente pienso demasiadas cosas, demasiado deprisa.
Y se me escapan mil cosas que escribir.

Pero hace tres minutos, intentando apuntar los títulos de todas las películas que quiero pedirte, me he topado con ese lunarcillo, no muy oscuro, no muy grande, pero que está ahí desde siempre, al borde de un escote redondo.

Hablo de él porque, por increíble que parezca, no hace tanto que soy consciente de él.
Fue cuando empecé a no despreciar tanto mi cuerpo, cuando dejé de tener miedo.

Qué gracioso, un lunar que me lleva a tantos pensamientos.

Sabes? También intento recordar todas las películas que vi contigo, y no lo consigo.
Las mejores fueron las que apenas recuerdo; TED porque me quedé dormida aún siendo sólo amigos, Bella y bestia por más de lo mismo... y ni recuerdo más.

También, me vas a llamar loca, pero qué importan las películas, esas vidas ajenas, reales o inventadas, que no son nuestras.

Yo me quedo con los lunares, los abrazos de amigo, las comidas por ahí con tu madre e incluso los billetes de 5€ que me puede pedir tu hermano para el bus.

Me quedo con eso porque, para quedarme con películas o experiencias sexuales, podría ser cualquier persona con cualquier historia.

Puede que un lunar sea simple, pero no. Me he dado cuenta de por qué me siento cómoda cuando un pijama me puede quedar grande.

Qué bonito es no recordar con excesiva nitidez ciertas escenas.
Qué bonito es no tener miedo a crear otras mejores.

Cuánto pesan los ojos cuando no descansas bien, cuando los recuerdos te aplastan.

21 sept. 2016

Qué interesan mis errores

Qué poco importa que me tiemble el pulso cuando es culpa de endorfinas.
Qué poco importa la envidia que sintieron o sentirán los demás.

La gracia está en llegar a casa, con  más de 100 pulsaciones, tarareando Ti scatero    una foto; qué bonita la letra, qué bonito el idioma.

La guitarra no, el ballet no, las prisas no.
Pero cerrar puertas, equivocarme y, por qué no, aprender un idioma que no oí en el colegio son posibilidades.

19 sept. 2016

Dolía respirar

Sí, respirar; y sí, dolía.
Porque el diafragma me recordaba los años entre guitarras y micrófonos.
Porque cada dibujo y foto de acorde que no conseguí ejecutar duele igual que piruetas y coreografías no vividas.

Antes solía decirlo mucho, como una voz en off.
Y cómo ha cambiado la cosa; ahora mi voz en off piensa muchas cosas, pero no dice ninguna.

Cuando empecé a hacer pilates fue por consejo de un monitor, para evitar dolores más fuertes en la espalda.
Y funcionó.

Y no sé si es ése nivel de yoga que permite dejar la mente en blanco con sólo respirar, kung fu o el paso del tiempo, pero ya no duele.

Curiosa frase; a mí que nunca me causó emoción Alejandro Sanz.
Recuerdas el primer domingo en tu casa, con helado de café, tu peluche de Bob esponja y Posdata te quiero?
Bueno sí, y la música Claro de luna ambientando un beso lento.
Yo recuerdo también esa frase: Ya no duele, porque al fin ya te encontré.

Y ya está
Desde la primera semana se vio venir; que las ganas de huir, el miedo, el insomnio, los ayunos, las lágrimas... el dolor desaparecería.

El miedo por un futuro que no era futuro y, y después la prisa por tenerlo.

Antes sí, pero ya no.

Quien critica es porque no ve lo pequeño

Que opinen lo que quieran.

Que sí, que somos caprichosos, conformistas y demasiado tranquilos.

A pesar de que conformista y caprichoso no casa demasiado, vale.
Oh, no; no trasnochamos, no consumimos alcohol ni presumimos de vida sexual; oh, no, tenemos capacidad de decidir.

He visto ya demasiadas caras raras por no practicar sexo cada día, entre mil cosas.
Y?

Ahora en serio, y por dar un poquito de envidia, la verdad.
Cuántas personas aparecen en casa de su pareja y pueden dormir los ratos que quieran, ocupar la cama que quieran, aunque sea un rato?
Cuántas llaman con un nombre familiar a su familia política?
Cuántas pueden pedir ayuda, para lo que sea, a cualquiera de ellos?

Que vale, no tengo llaves de tu casa... pero tengo algo mucho más importante.
Tengo mi sitio para comer, mi cajón de ropa, mi peluche.

Pequeñas cosas.

17 sept. 2016

Llamadme borde, pero me siento bien

La gente insiste en que soy radical, que luego tendré remordimientos.
Con lo que sea.

Y me gustaría darles la razón, pero no.
Desde que puedo recordar he dado mil vueltas a las cosas.
Listas de pros y contras, esperanza, memoria...
Pero a veces no hay quien justifique.

Por eso no quiero personas tóxicas que no aporten.
Entiendo que para gustos los colores, y para filosofías ya ni hablamos.
Puedo ceder con personas contrarias, pero me niego con personas que exprimen; que se hagan un zumito.

Ser romántic@ no es ser suicida.
La dependencia emocional SE SUPONE que va relacionado a emociones buenas.

16 sept. 2016

Tan cerca

Qué lejos, qué complicado de encontrar.
Qué retorcido el camino, pero cuánta luz.

Entre tanto recoveco, los suburbios de mi ciudad, como diría Risto, ahí estabas.

Tenías que ver con ese proveedor de acordes.
Tenías que ver con ese barrio de parte antecedente.

Te conocí en mala época, y te vi en compañía de alguien que tardaría en reconocer como muy tóxico.

Pero ahí estabas. Yo sin ver tanta luz.
No una luz potente, vale; pero luz gradual, luz que no molesta, luz que quita miedo en un apagón.

Y, a parte de tu luz propia, me has hecho ver otras pequeñas estrellas. No daré pseudos, no hace falta.

Que por qué me encanta el gris para vestir? Porque mi color favorito es el rojo, y el gris ni lo aclara ni lo oscurece.
Simplemente acompaña.

Aún asi, mía días grises de antes ahora son atardeceres de mil tonos.
Qué sería del mundo sin estrellas?
No habría luz, ni habría eclipses, no habría descansos.

No sé bien qué eres, si luz, si la compañía sencilla, si algo rebuscado.
Pero me gusta pensar que cada pequeña estrellita que me llevó a ti fue justamente colocada.

Desde las novatadas de coro hasta las protestas por obras públicas.

Libertad y otras fábulas

Erase una vez un tiempo en el que a los niños se les prometían regalos si aprendían a vivir, los adultos trabajaban por experiencia que no dejaban poseer y faltaba un Robin Hood para que todo fuese más accesible.

15 sept. 2016

Compensa

Una semana después, por no decir 2 años, te lo he dicho.

Una locura más de tantas que han habido en mi cabeza.
Será por tiempo, llegado y por llegar; pero, como en todo lo demás, es cuestión de entendernos y adaptarnos.

Si una pizza tiene queso, no es para mí.
Si lleva picante sí, pero no por la noche.
Si un local se llena, me agobio.
Si estamos cerca de la puerta, menos.

Si la película es romántica, difícil.
Si en Sant Jordi hay libro, tardarás bastante.
Si me callo mucho rato, te preocupas.

Y así nos hemos acostumbrado a nosotros.
Yo a mí misma, tengo que decirlo. Parece de locos.

Hemos aprendido a distinguir silencios de paz de los silencios peligrosos, las miradas, las manos ancladas a la realidad.

Antes de ti me ponían muy nerviosa gestos que ahora son normales.
Antes de mí tus planes... bueno, tú y yo sabemos lo que eran.

Antes de ti yo no bebía té de hojitas.
Antes de mí no había zapatillas de casa n36 en tu cuarto.

Creo que lo importante no es respetarse, que también por supuesto, sino escucharse y amoldarse sin dejar de decidir.

Sé fuerte muchas veces no caló. Ni estamos contigo, ni cuentame.
A veces lo único que importa es esperar a que las cosas vuelvan a su cauce, con paciencia, pese a ganas locas de un ahora.

14 sept. 2016

Pata cuándo carreras prácticas?

Qué fácil sería si fuéramos informáticos, y no hablo de la carrera.

Que saber vivir consistiera en tener paciencia, que todo se solucionará formateándonos, que existieran antivirus contra personas destructivas.

Informar de un error; lo sentimos, no hay espacio en nuestra RAM para sus tonterías.

Catalogar a personas como spam o, directamente, bloquear.

Qué fácil.

Mil y un olores

Con un libro de Marc Levy aprendí que la memoria olfativa es infinita.

Y es curioso que hoy, tan ocupada, tan sin reconocer lugares, haya sentido tantos olores salidos de la nada.
Hierba recién cortada cerca del río, pero mi mente impregnada de canela; asociada a los postres pero no dulce.

Despertar a la misma hora que ayer, pero sin la excusa de una tormenta; y con olor a frío.

Cafés que no huelen a café, librerías que hoy no huele como el resto de días.
Días raros.

Vale, puede que sí sea caprichosa de improbabilidades. De imposibilidades a veces también.

Y puede que hablar contigo y decirte que estoy agotada sea la manera más tierna de decirte que no puedo más con esta semana.

Ayer se me quedó mucho rato la colonia de tu hermano en la cabeza, tal vez las lágrimas absorban olor, yo qué sé; sé que es una tontería.
Pero creo que necesito esos olores.
Como el olor a suavizante en tu almohada, tu cuello cuando me abrazas.

Loca?
Tal vez, por mil y un olores.

12 sept. 2016

Relaciones

Cada emoción es un mundo.
Cada persona que la siente.
Cada situación en la que le pille.

La soledad es una emoción, no una situación.
Y depende de la actitud de la persona reconocerla o no.

Las Avispas no tienen porqué picar; a veces ayudan.
La luz no sólo alumbra, también anima.
Los Microbios curan enfermedades.

No sé. Esta entrada tiene poco sentido de puertas a fuera, pero son cosas que necesito contar.

Estoy pensando en más personas.
Unas que se cambian de ciudades, otras que te acercan a casa.

Locura de texto.

11 sept. 2016

Psicología, esa leyenda que "todo lo sabe"

Cada amor, cada persona, cada situación, cada trauma, cada manera de llevar una depresión, es un mundo.

Diría que es curiosa la relación entre un estado depresivo y otro, de la misma persona, aún metiendo casi una década de por medio.

Un caso que conozco.
Leía sin leer nada, ese boom de los vampiros adolescentes y algún licántropo; pero no se enteraba. Simplemente era la forma fácil de no pensar en grandes fallos de verano.
Nueve años más tarde, la misma persona, con una situación muy diferente, pero aún batallando en su recuerdo con las mismas situaciones, piensa "habrá que leer".

Por qué no consumir ese malestar, llorarlo y quitarlo de en medio?
Puede que buscar entre páginas sea la única forma de ignorar, por diez minutos, la realidad?
No se suponía que la vida cambia la forma de pensar y reaccionar?

10 sept. 2016

Bonanit

Para mí es más que buenas noches en catalán o nuestra último mensaje antes de dormir.

No sé, me suena bonito.
Es una manera diferente de desearnos una buena noche.

Puede que, igual que el mar, ese origen de bares mágicos y edificios bohemios sea algo escrito en mis genes.

Mis dos autores, que no autora, favoritos son catalanes; otra casualidad, imagino.

Pero es más que eso.
Pasa como con Roma al revés.
Si reordenas Bonanit te encuentras con un adjetivo que describe cierta situación.

8 sept. 2016

Rompiendo reglas

El dolor es bueno porque significa que estás vivo.
De John Green, Bajo la misma estrella.

Ese libro me enseñó otra cosa muy importante; que el mejor regalo depende mucho de los momentos, las circunstancias y la persona.
La fuerza se saca de donde no se tiene y las normas, muchas veces, están para ser saltadas.

Igual por eso soy tan feliz con eso tan simple de estar tumbados, a lo Epi y Blas como diría alguien que yo sé, y respirar nos, con esa mano izquierda que siempre sobra.

A veces quedarme dormida en esos momentos de paz, móvil silenciado, sin reloj, son otros mejores regalos, en esos días que se me nota hasta en la voz que me faltan horas de sueño.

Y cómo no voy a soñar contigo luego?
Cómo voy a tener paciencia y quemar mis sueños escritos en una noche para la que queda más de lo que ha pasado?
Cómo me voy a callar que cada te quiero encierra mil palabras más?

7 sept. 2016

Ilusión

Cuando me dices lo que sólo tú me dices, eso que intentó "plagiar", por animarme, Faro, me siento... en realidad no sé explicarlo.

Reflejada en un sueño que ya no puedo cumplir?
O un camino que no pude continuar.

No sé.
Pero siento que queda un resquicio, la hiperlaxitud o yo qué sé.

Cuando me dices eso, recuerdo el gel de brillantina, los mayots de azul aguamarina del último curso, los platitos con talco en las esquinas.

Recuerdo lo que siempre decía mi familiar femenina más directa.
Y me hago la ilusión de que tú también me lo llamas porque es lo que ves; en mis vértebras, en mis manos, no sé.

Pero me lo imagino.
Que en realidad soy tu pb, que bailamos cada vez que te beso de puntillas; que haces, de un cisne ennegrecido, uno blanco.

Puede que fuese un libro, el ánimo de una vecina, cierto regalo de Navidad o simple infancia.
Pero me encanta cuando me tratas como si todo siguiera igual.

Modas

No es la primera vez que voy a opinar sobre las modas, las tallas perfectas, la obsesión de estar a dieta.

1. Quien se sienta insultado, no es cosa mía
2. La moda la elegimos no sólo comprando productos para ir a la modo, sino también obedeciendo anuncios que utilizan estereotipos "perfectos"
3. El 90 60 90, a mi modo de ver, es raro, pico práctico. Me explico las caderas necesitan más estabilidad para sostener el resto de un cuerpo. Al igual que la perfección no es una cifra sino una buena combinación.

Estar por debajo de la 38 o por encima de la 44.
Usar más que una 100 o menos que una 90.

Y todo lo que no sea perfecto, parece que hay que taparlo.
Ese mi, esa estría, ese hueso tan a la vista.

Pasar por el quirófano por caprichos, a veces ni siquiera propios. "Es que mi pareja quiere..."

Luego si comes lo más sano posible, cuidado que te llamarán ortoréxic@.

Y desde mi punto de vista, hay tantas empresas insistiendo en polarizar que no se ayudan.
Restaurantes de comida rápida, preparados precocinados, no os va a ser fácil vistos los tallajes de... cierta rienda que empieza por M, otra que habla de un secreto, una muy íntima....

Pero llamadme loca.

6 sept. 2016

Appadictos

Apto también para "adivinos" de Facebook entre otros.

No existe fórmula para tener una relación sana, confiar en la medida exacta, saber solucionar los problemas, entender los silencios.

Pueden rescatar series de dibujos de hace una década, controlar un ciclo menstrual, perfeccionar imágenes.
Pero no solucionan las cosas importantes.

También están las cadenas que dan suerte o desgracia según las compartas, ésas que antes iban por correo electrónico.
Hay citas por Skype y una larga lista de vídeos amateur con las que ahorrarse la tarifa de un servicio.

Pero la vida está fuera de los aparatos.
Está en una caricia, en una palabra con la voz como único hilo conductor.
La comida hecha en casa, con número ilimitado de pinches en la misma cocina.
Respirar olores de ciudades, de costas, de países, de culturas.

Es penoso, pero veo más lógica en socializarse a base de cubatas y resacas compartidas, el clásico 'me han liao", que hablar tecleando, cuidando más un altavoz que los oídos; una pantalla antes que las cuerdas vocales.

Y llamadme loca por alegrarme por ese camarero que te atiende ronco, esa amiga que no recuerda el porqué de un moratón.

Gajes del oficio

Me sentí bien cuando en una tienda me dijeron que tengo talla de maniquí, de hecho tuvieron que desvestir uno para poder comprar mi talla.
Me encantó cuando lo que parecía ser artritis acabó siendo hiperlaxitud. "Los bailarines crujen a cada paso"

Espalda, tobillos sensibles, isquios ganando fuerza.
Ayer tocó costillas.
Qué importantes, para respirar también. Qué curiosa su parte de cartílago.
Y cuánto duele cuando se inflama.

Cuando te duele la muñeca te puede afectar a la espalda.
Pero un bailarín sigue.

No puedo quejarme de estas dolencias.
De hecho me recuerdan lo que siempre seré.

5 sept. 2016

Otro tiempo

Se supone que tocaba equivocarme.

No hay parámetros para eso.
A los 15 darás tu primer beso y al año siguiente te arrepentirás.
Ya después, si eso, te fallarán amigos, tendrás que decidir y, cuando menos lo esperes, se acabaron las elecciones.

Qué contrario todo.
Qué obsesión por controlar las vidas.

Hay edades para tener miedo, pero la gran mayoría ya la pasé.
La envidia y el rencor han dado lugar al karma, y los cubatas y correos a deseos de tardes en zonas verdes.

No quiero ir de madura cuando chillo como una niña cuando me haces cosquillas.

Sólo que agradezco el orden de mis cosas, de mi historial vital.
Si tengo caprichos prematuros es simplemente porque mis vivencias también han sido prematuras.

El amor todo lo espera.

Carta de Reyes

Me siento tonta cuando recuerdo todas las burradas que he hecho, cuando recuerdo lo lejos que te he sentido en... cuántos? 4 días de todo este tiempo?

Tonterías.
Tú lejos? Si me conoces más que yo misma. Si eres mi novio, mi amigo, mi psicólogo, a veces mi voz en off.

Cualquiera que oiga cuánto cambió mi vida en menos de tres años, no se lo cree.

Ayer, curiosamente siendo yo, estuve en silencio casi toda la tarde.
Con razón buscaste mis ojos para ver si estaba dormida; pero estoy cómoda con tu silencio. Me das paz.

Los niños me dan vida, lo sabe cualquiera que me conozca, pero se junta el calor, los dejavús a mesas con muchas personas, y siento cansancio que desploma.
Son etapas. Ciclos, como dije hace pocas entradas.

Y lo admito. He hecho una tontería que hacía antes con ciertas cartas, ésa que hace la gente sólo un día al año.
Escribí un deseo. Y lo quemé a ratos, no quería armar mucho humo.
Ojalá no tarde mucho en cumplirse.

4 sept. 2016

No quiero desbordarme

Cafés en días de sol.
Lágrimas dispersas a primeros de septiembre.

Me suena. Parece raro pero son detalles que no creo que olvide; como las sonrisas de un niño estrenando juguetes, como cada café en el sitio exacto de últimas veces.

Qué pronto y cuánto cambiaron las cosas. Así, de repente.
Pero todo vuelve, aunque de otra forma.
Y lo siento, Faro entre otros, pero estos días con cafés, con juegos para dar de comer, agradeciendo a músicos callejeros, no lo voy a olvidar.

No quiero que acabe.
Hoy he dormido a medias, pero me da igual.
Vivir entre sonrisas compensa cualquier desvelo.

Y lo siento por ti, sé que no lo vas a leer; ya no son los niños, que también. Y sé que este grupo de personas me han hecho parte de ellos, pero soy realista.

Sé que soy una acoplada. Siento envidia que quiero controlar, envidia que ahora mismo se desborda en mis ojos pero tengo que frenar porque me llamas para que vea un anuncio.

Hace 4 horas una niña se ha dirigido a mí con un parentesco. No puedo decir más.

Ciclos

Puede ser cuestión de hormonas o que, como tantos piensan, esté loca.

Mi cuerpo y mentalidad nunca encajan con lo que supuestamente toca.
Disfruto pintando mandarlas y colocando horquillas, pero también siento calambres con bebés, con firmas de papeles.

Una discusión que no va conmigo, pero que me puede tocar tragar, decide cómo y cuándo mi cuerpo avanza.
Por qué se juntan los cambios.

Sonrisas del revés, ya derechas.
Otros géneros literarios.

No hablo de estaciones, ni años, aunque también.
Yo voy a lo simple.
La soledad y la compañía.
El colacao y el café.
Las barbies y los tacones.

No tenerte.
Agradecerte.
Vivirte.

3 sept. 2016

Me enorgullece ser amarilla

No se de quién, no sé qué momentos marcaron a  las personas que me consideren así.

Pero sé que lo soy.
Principiante porque colecciono en mi memoria centenares de esos momentos, una lista de personas que a veces tengo que recordar porque no son personas.

Un amarillo es una colonia mezclada con olor a ropa que te abraza, es una combinación de palabras en el silencio más doloroso, es un mirada profunda que te recuerda que existe la gravedad.

La definición rápida es: punto medio entre amigo y familiar.
Pero no.
Amigo es una palabra cada vez más prostituida; familiar es un término genético o de papeleo.

Los amarillos no son chinos. Ni perfectos, ni grandes psicólogos.
Un amarillo necesita amarillos. Un amarillo puede hacerse, pero principalmente se hace.

No me avergüenza decir que escribo "carta de Reyes" con los sueños que pido se cumplan.
No me avergüenza llorar cuando estoy mal ni sonreír con las carcajadas de un niño.
No me avergüenza ver películas de dibujos, ni ser romántica y dejar las tecnologías a un lado.

Me avergüenza que una playa canina sea más limpia que otra, mientras todo el mundo se queja.
Me avergüenza que te miren raro por rechazar una bolsa de plástico.
Me avergüenza esa selección de amigos basada en resacas o blancos vividos.

Un amarillo escucha, da y cuida.

Dejavú

Caritas nuevas, besitos y abrazos de koala repentinos porque sí.

Irremediablemente me he acordado de los días con Faro, cambiando bares, café por cocacola.
No estaba él, pero había dulzura y locura a partes iguales; un punto hippie añadido y coquetería.

Sólo tú puedes saber cuánto echaba de menos sábados de comida con niños rogando siesta.
Una sesión de peluquería con la experiencia que dan los juegos de muñecas.

Y con Ahora luego, como una de tantas veces, como en mi infancia, como contigo, hemos estado en la playa de mentiras.

Esta vez me ha sobrado la camiseta, esta vez no he recolectado arena sino que Culete fresquito me ha empezado a traer pequeñas piedras.
Irán a la colección.

Sé que me dirás tonta, pero gracias, una vez más, por prestarme estas sonrisas de niños que no son míos, por darme oportunidad de conocer Una hippie más.

2 sept. 2016

El yoga parece que me acerca a la paz

Esta noche te he sentido como ayer por la tarde.
Fue increíble, te lo dije; simplemente con una mano descansando en mis costillas y si entiendo tu calor o su recuerdo.

De todos los sueños que he tenido desde que somos tú y yo, mi preferido fue el de ayer.
Lo más simple, lo más inocente, pero lo mejor.

Qué más dará un papel en los juzgados o un empadronamiento.
Tener o no una llave.

Dejando a un lado ése sueño, me siento bien en mi hoy; leo menos, me cuido más, me tomo el toga cono algo necesario en vez de un lujo.

Estoy bien en todos los sentidos.
Por fin.

1 sept. 2016

Lamentos? Ya no me acuerdo

Viniendo de tu casa, en el autobús sonaba la primera canción en solitario de Dani Martín.

Qué identificada me sentí en su día.
Hoy la escucho, y sí recuerdo el dolor que me provocaba, ese lamento por ausencia.
Pero, como te he dicho hoy, agradezco sentir ese dolor que después se va.

Dolores que se van con caricias, palabras tiernas y besos en la nuca hasta quedar dormida.por encontrar la paz, un instante de paz.

Sé que es patético, pero es que han sido más cosas.
Sólo puedo decir que ver Kung Fu Panda 2 me ha hecho valorar la paz interior, lo fácil que es conciliar el sueño o calmar la ansiedad con ella.

Y no es yoga ni buena conciencia; es respirar y saber que no hay motivos para la inquietud.

Que todo lo que pase será consecuencia del presente, un presente por ahora respetuoso, agradable, bonito, cómodo y, por supuesto, real.

Así que no hay lamentos. Ya no.