6 sept. 2016

Gajes del oficio

Me sentí bien cuando en una tienda me dijeron que tengo talla de maniquí, de hecho tuvieron que desvestir uno para poder comprar mi talla.
Me encantó cuando lo que parecía ser artritis acabó siendo hiperlaxitud. "Los bailarines crujen a cada paso"

Espalda, tobillos sensibles, isquios ganando fuerza.
Ayer tocó costillas.
Qué importantes, para respirar también. Qué curiosa su parte de cartílago.
Y cuánto duele cuando se inflama.

Cuando te duele la muñeca te puede afectar a la espalda.
Pero un bailarín sigue.

No puedo quejarme de estas dolencias.
De hecho me recuerdan lo que siempre seré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario