5 sept. 2016

Otro tiempo

Se supone que tocaba equivocarme.

No hay parámetros para eso.
A los 15 darás tu primer beso y al año siguiente te arrepentirás.
Ya después, si eso, te fallarán amigos, tendrás que decidir y, cuando menos lo esperes, se acabaron las elecciones.

Qué contrario todo.
Qué obsesión por controlar las vidas.

Hay edades para tener miedo, pero la gran mayoría ya la pasé.
La envidia y el rencor han dado lugar al karma, y los cubatas y correos a deseos de tardes en zonas verdes.

No quiero ir de madura cuando chillo como una niña cuando me haces cosquillas.

Sólo que agradezco el orden de mis cosas, de mi historial vital.
Si tengo caprichos prematuros es simplemente porque mis vivencias también han sido prematuras.

El amor todo lo espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario