29 sept. 2016

Yo decido

Al principio contigo, cuando ni siquiera éramos cuerpos, me acordaba demasiado de un verso de Tiziano Ferro; yo decido a dónde van mis pasos.

Y no es sólo a dónde voy o qué hago.
Este año se lleva ropa ancha, tallas grandes; y yo compro pantalones talla de niña.
Ya no por delgadez; no quiero ir a la moda.
Zapatos con tacón y plataforma; más de lo mismo, no están hechos para mí.

Ni encajo ni necesito encajar.
Si para poder escoger lo que quiera tengo que entrar en moda infantil no tengo ningún problema.
Porque, sinceramente, si tengo que llevar escotes o marcar curvas que apenas tengo para gustar a la gente... espera, no necesito gustar a nadie.
Ni siquiera mi actitud necesita aprobación social.

Oigo vidas sexuales en el autobús, esquivo a menudo vómitos de alcohol y fumo pasivamente mucho cigarrillos en la parada del autobús.

No hay modas ni opiniones que me dirijan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario