1 sept. 2016

Lamentos? Ya no me acuerdo

Viniendo de tu casa, en el autobús sonaba la primera canción en solitario de Dani Martín.

Qué identificada me sentí en su día.
Hoy la escucho, y sí recuerdo el dolor que me provocaba, ese lamento por ausencia.
Pero, como te he dicho hoy, agradezco sentir ese dolor que después se va.

Dolores que se van con caricias, palabras tiernas y besos en la nuca hasta quedar dormida.por encontrar la paz, un instante de paz.

Sé que es patético, pero es que han sido más cosas.
Sólo puedo decir que ver Kung Fu Panda 2 me ha hecho valorar la paz interior, lo fácil que es conciliar el sueño o calmar la ansiedad con ella.

Y no es yoga ni buena conciencia; es respirar y saber que no hay motivos para la inquietud.

Que todo lo que pase será consecuencia del presente, un presente por ahora respetuoso, agradable, bonito, cómodo y, por supuesto, real.

Así que no hay lamentos. Ya no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario