16 may. 2016

Risa

Cada vez que me duele, recuerdo que es hereditario.

Hace ya casi 3 años, alguien decía que eso de doler de risa le pasaba también a mi base.
Duele reír, pero más duele no sentir emociones.

Tengo de dónde comparar.
Ser neutral cuando los demás se doblan o sentir frío cuando los demás hablan de calidez navideña, por ejemplo.

Lo duro que es sentirse motivo de una risa, en el colegio, en tu grupo de "amigos", y lo bonito que es compartirla.
O que te la provoquen.

Qué triste es que te llamen loco por reirte de ti mismo y que el otro sienta vergüenza ajena.
Qué triste es vivir con él paréntesis del revés.

Preocupada de calorías, de colores combinados, de la apariencia.

Qué bonito es reír y oír reír a personas que no exigen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario