16 may. 2016

Manos

Mi cuerpo no es el único que necesita desprenderse del frío pasado, de las cicatrices de caídas emocionales.

Pero con Olorabebé todo terminó fluyendo.
La eterna bailarina se dejó ver.
Como músculos entre huesos, como una espalda de nudos.

No soy la única con un pasado alimenticio de locura, ni la amante secreto de un olor concreto.

Curiosamente Olorabebé es lo que habrá este verano.
Olorabebé es quien me ha ayudado a que este verano mi piel sea como la de otro alguien, que parece de locos recordar aun.

Incluso a ti te emocionaron ciertas palabras. O la forma.

La forma de arrastrar lo malo e hidratar con manos.
Ese es el secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario