3 may. 2016

Producto de mi imaginación?

No digo que te quiera mucho, muchísimo, más que tú a mí.
Sólo digo que te quiero sin esfuerzo, sin poder evitarlo.

El éxito de la publicidad es conseguir crear una necesidad; tal vez, aunque suena horrible.
Claro que puedo vivir sin ti. Me parece más fácil vivir a oscuras tras haber conocido la luz.

Volviendo al marketing.
Tras crear la necesidad, tras dar a probar el producto, el cliente no se imagina consumiendo productos parecidos, quiere ése.

Cuando no estás, estás.
Aunque no te vea, te siento en cada trocito de piel que antes besaste.
Se me curvan los labios con recordar nuestros momentos; para qué más?

Tanta gente... "Debería...". No tenéis ni idea.
Todos tenemos un debería.
Pero todos hacemos lo que necesitamos, no lo que debemos.
Porque hay debemos ajenos, inciertos, tóxicos.

Un buen producto molesta, llama la atención, destaca.
Y, cuanto más insoportable sea a la vista de uno, más necesario será para muchos otros.

Yo soy rara, de consumos extraños.
Bebidas sin gas, sin alcohol.
Comidas con sabor.
Ropa de mi estilo, sin moda.

Me gustas por no encajar con muchas personas.
Me gustas por ser raro, como yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario