18 feb. 2016

Ya no, porque estás tú

Me duele el tobillo, y algún huesecillo más por la postura anti natural de esta noche.

Es curioso, me ha pasado como al empezar contigo, pero al revés.

Tuve todas las precauciones posibles con el hielo, por mí salud. Y cuando ya todo estaba bien, dolor.
Pasar de todos los consejos, y cuando tomé la peor decisión, tés, helado de café, cuidarme de nuevo.

Océano me decía, como tantos otros, "No estás sola".
Pero no me lo creía, porque quien quería que estuviera... Complicado.

Pero ahora, aunque tiré de agenda como una loca, aunque me tenga que probar 4 modelos de tobillera, por mí pie pequeño, nunca estoy sola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario