19 feb. 2016

Olvida los clásicos

No quiero que me engañes y me digas que soy un pivonazo ni una diosa del sexo.
No me regales rosas en san Valentín ni me digas te quiero después de hacer el amor.

Para todo eso ya están las películas, los libros, la gente sin imaginación.

No me escribas poemas, sino cartistas en una hoja cuadriculada que pilles por casa y escríbeme cualquier cosa.

No me lleves a hoteles con sábanas vacías de todo;hazme hueco en tu cuarto, que ya me apañaré si la cama es pequeña.

No me prometas nada. Sólo dime que hoy estamos bien, sólo si es verdad.

Puede que exija demasiada verdad, es lo que tiene ser tan transparente. Me cuesta no temer los silencios, vengan de quien vengan.
Te aviso, el día que no quiera hablar contigo, ni tocarte, ni verte... Preocúpate.

Mientras, valora mis ganas y las tuyas.
Admira la capacidad de adaptación que hay tenido para ir al mismo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario