14 feb. 2016

Hay que no creer para luego valorar

Entre tantos poetas, cantantes, filósofos...
Me quedó con la versión de Saulo de Tarso.

San Pablo, sí.
Él pasaba de Dios y todo eso y... Bueno, ya sabéis lo que fundó.
Eso me da igual.
Hoy el hastag mundial es #SialAmor.

Este escritor de cartas decía que no vale nada ser médico, bilingüe, científico.... Si no tienes amor.
Que el amor no tiene intereses, ni es impaciente o rencoroso.
Y es lo más cierto que he leído.

Amor no es "Anda, mira. Me ha regalado una caja de bombones".
Ni "Joder, cuánto tardas en arreglarte".

Ahora me vendrán los no creyentes: " Vaya, coñazo de entrada. Metete a monja."
Pues no me da la gana.

Es la única referencia bíblica que me gusta de verdad.

A parte, yo a este escritor de cartas lo veo como a un romántico, nada más.
Y lo siento por Neruda, pero éste por lo menos no confiesa violaciones en una de sus cartas.
Amor puro, sin interés, sin esperar fama de melancólico.

El amor es justo, muchas veces "en pareja" no es el sitio correcto para ubicar la palabra, pero el amor, el de verdad, es el dios de todas las creencias.

Yo no creo que una loba no sienta algo por dentro cuando ya ve a sus crías.

Al fin y al cabo, es amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario