26 feb. 2016

Calada

Con capucha, café cortado y acompañada.

Pero temblando.
Hiperlaxitud, lluvia, cierto estado anímico.
Tú.

Contigo no puedo temblar, no me sale.
Si acaso de excitación.
Pero estos días, contigo, estoy tranquila, estoy protegida, estoy en casa.

Aquí, en mi sofá lleno de libros y cojines, veo el ventilador que me dio tu madre y que no pienso bajar al trastero para recordar este verano mágico,veo el mismo puff que tiene tu hermano en su cuarto aunque de otro color, veo la bailarina, la foto de cuando eras pequeño, la de la noche vieja pasada y la del telefonillo de tu casa.
Veo el bolso pequeño que estrené para el ballet del enamoramiento de Esmeralda.

Para que luego juzguen mi desorden.
Me gusta verte, aún sin verte.

Quiero calarme de ti, hasta los huesos, hasta que no quede espacio para traumas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario