2 feb. 2016

Presente: pasado y futuro

Entrar en tu mundo fue extraño.

Una habitación con muchísimos enchufes, una estantería sin libros y peluches reinando tu cama.

Fue extraño tanto azúcar en el café, tan poco café en el flan de café, esa silla tan grande y una cama tan justita para dos.

Todo el aire que no respiré durante meses, estaba ahí, en cada beso.

Sobredosis de oxígeno.
Sobredosis de endorfinas.
Sobredosis de luz, de amor, de ti.

Extraño que una chica tan sana, que rechaza bebidas con gas, se convirtiese en yonki absoluta.

Sólo pensando en futuro y pasado, hay pedazos de presente agradables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario