20 feb. 2016

Caramelitos

Cerrando etapas y abriendo otras.

Se cierra con buena cara; algo de dolor, pero los nuevos inicios requieren finales.

Picasso fue ó es un artista que pintaba parte de sí mismo sin que sepamos qué parte es su imaginación o su realidad.
Picasso, como cualquier artista, es romántico, tiene miedo a perder o perderse.
Se refugia en esa pequeña parte de mundo donde se siente comprendido y seguro de poder dar color a los grises.
Asume retos, sueña con nuevos horizontes y texturas.
Quién sabe. Igual su reto está entre pinceladas, esperándole en uno de sus bocetos imaginados.
Sólo el tiempo lo sabe.

Y qué decir de Cerezo.
No se me ocurre mejor manera que masculinizar a mi compañera de sofá, tan loca, tan chiquitita, tan generosa.
La locura es lo que falta en este mundo tan recto.
Todos sabemos que es redondo, por tanto, curvo.
Y una curva no es una sonrisa, sino reírse con tantas ganas que no podamos respirar y nos lloren las ganas de más color sobre tanto gris.

Tú fuiste color, tú me enseñaste a apreciar el gris.
Incluso a convivir.

Hay personas que no importa donde estén, de cuánto les conozca, ni si compartimos o no ilusiones.
Simplemente son las que te dan agua cuando te entra ansiedad, las que te ayudan si el camino es difícil, las que te contagian de risa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario