24 feb. 2016

Heridas

Tengo la suerte de que cicatrizan rápido.

Me caigo mucho, casi siempre sobre la misma rodilla. Lo sabe Cereza, Ilusión, tú...

Y no es como una rotura. Las heridas se hacen en el mismo sitio, sin límite.
Siempre la misma debilidad, las mismas fibras sensibles, los mismos objetivos.

Eso sí. Intento evitarlas, sino corregirlas. Mejor rasgarme la rodilla que caer de boca, digo yo.

Hace casi dos años, hice algunas rutas. Recuerdos de vértigo, arañazos, una barbacoa no disfrutada.
Sí, Mr Secretos. Por eso no quise ir a la barbacoa.

En fin.
A lo que iba.

En esas rutas de verano había un objetivo personal.
Podré, no podré?
Mucha caña? Lloraré al terminar?

Y bueno, ahora he superado muchos parches.
Empecé con bajar la persiana del todo, más tarde sentarme al volante sin arrancar, cruzar ciertos puentes o no derramarme en fechas concretas.

Voy a poder. Sin fecha. Sin estar sola.
Pero voy a volver a recorrer pasos de risas y travesuras.

No es el tiempo ni las personas.
Si pude estar en clases de ballet, por qué no esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario