19 feb. 2016

Respiro

El olor de las sabanas frías.
El olor de tus manos.
El olor de mi pelo.
El olor a café en la cocina de tu casa.
El olor de las mandarinas.
El olor del mar en Barcelona.
El olor suave de tabaco.
El olor de mi rincón de Italia.

Nada como el olor de nuestros cuerpos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario