23 feb. 2016

Metamorfosis

De tu casa a la parada del bus, se me vienen a la cabeza las mejores canciones.

Ésta la adjunto entera porque no hay ni un verso que no encaje.

Los fallos, las cosas imprecisas, malos gestos, mi voz de niña.
Los enfados, las lágrimas a medio despertar, los silencios incómodos.

Todo eso es parte.

Mariposa. Curioso animal. Cadáver de otro. Una vida salida de otra.

Al salir de casa, en el ascensor, mis ojos siquiera lloraban; estaban apagados.
Y tú, con tus manos sorprendiendo mi piel, tu voz dándome calma, tus dedos recogiendo lágrimas que ruedan, has conseguido que esos ojos tristes sonrieran.

Has hecho del gusano escondido entre seda un mariposa color chocolate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario