12 feb. 2016

Ahora

Soy repetitiva, lo sé.

Ni anillos, ni chocolate, ni flores asesinadas.
Ni París, ni Nueva York, ni siquiera Roma.
Ni promesas, ni proyectos.

Miradas, contigo, ahora.

Sí, sí. Miradas.
Ni sexo, ni besos, ni te quiero's.

Tras este tiempo, aun e pierdo en tus pozos color avellana, tantos secretos escondes en ellos.

Y no pasa nada, porque estoy ahí.
Te quiero ayudar a que tus secretos sigan siéndolo, pero que no haya tanto miedo en ellos.

La madurez no es algo con fecha. Cada día se consigue un poquito más.

Igual que yo te pedí ayuda ayer para modificar cierta "educación" que se me impuso.
Nunca es bueno abusar de términos.

Siempre son buenos los besos inesperados, las miradas salvadoras, los abrazos en mitad de carreteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario