13 feb. 2016

Adicta

A soñar con tu cuerpo en otros lugares.

Tus manos descubriendo playas para perderse en ellas para siempre.
Sin que nadie sepa, sin que nadie hable.

Manos que piden y otras que exigen orgasmos.
Bocas que suplican que se calme su sed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario