13 feb. 2016

Tirita

Lluvia, dolor articular, camino con peso.

Daría lo que fuera por, al llegar, tenerte a ti para que me liberes de las bolsas caladas, no tener que desprenderme de la ropa con cuidado de no mojarlo todo.

Maldita bañera. No tiene nada tuyo. Todo son botes de champú, crema, gel... Míos.

Hay un paraguas.
Hay un tipo de galletas.
Hay un cepillo de dientes.

Y tú tan cerca. Da rabia.

Qué pasará estos días de lluvia, hielo...?
No quiero tener frío.

Ya le dije a Cereza que seguramente necesite más atención, pero tú ya lo sabes.

Este año tengo la advertencia médica: es muy probable que, si caigo, haya fractura.

Tú sabes curarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario