12 feb. 2016

Ser o no ser

A veces duele tanto tener las cosas claras como no saber qué hacer.

Da risa cuando la mayor preocupación es ahorrar para cubatas de fin de semana o ropa que no se llega a estrenar.

La misma que regalar cajas de dulces y luego quejarte del exceso de curvas en tu pareja.

El romanticismo puede resumirse en despertar una mañana y respirar, sin sexo, sin compañía, sin felicidad, incluso.

Cuando no sabía qué hacer con mi vida, todo estaba patas arriba. Ahora sé demasiado, y me abruma.

Orozco en una canción suya decía:
Ser o no ser,
Querer o no querer...

Lo dejo ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario