10 jun. 2016

Como el primer día o mejor

El tiempo pasa, pero ni cura todo ni aleja los recuerdos.

Ayer hicimos la misma ruta que hace más de dos años. Sin Nestea, sin bolos, sin dulces recién comprados en el bolso.
Pero con ellos presentes, con un regreso en bus hasta otra parada diferente.
Con nosotros.
Con planes, con recuerdos, con risas y sonrisas.

Recuerdo el día que empecé a ir en pijama en tu casa.
Y las veces que me dormía en tu hombro, en cualquier sitio.

Y sé que vivir anclada en el ayer es dar zancadas hacia atrás.
Vivir, a secas, es cerrar los ojos y respirar con calma.

Lo nuestro no son ríos recorridos en canoa, ni batallas de cosquillas, ni comidas fuera.
Es la sucesión de latidos, mejor alimentación, carritos de la compra y movimientos lentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario