18 dic. 2015

Historial amarillo

Contando días, incluso horas, para volver a algo que había olvidado.

Una fecha de consumo, a coste 0 casi, con emociones, pero ninguna de ellas miedo.

Ansiosa por grabar, no a fuego, pero a tinta y aguja, cierto arte, deporte.... Muy similar al sexo.
Ya avisada de que derramaré lágrimas. Y sinceramente, miedo me das.
Sé que tendrá que ver con "ese sexo", y que tiene esa parte de ti que tanto te cuesta dar.

Pero nada más.

Sé que tendré películas nuevas, que comeré más de lo habitual, que pasaré un par de noches contigo.

Pero de princesita poco. Tengo que mirar qué ropa podré vestir.
Ninguna poción mágica, mucha hidratación. Y tú.

Puede que tú compenses todo.

Esta vez ya sé que no me va a doler, ni el grabado ni las fechas.
Ni la cercanía de caras que recuerdan.

Quiero ver a Microbio y achucharla. Dentro de pocos días, con más motivo.
Lo dije en una conversación, pero es que en ese grabado está ella, está Ilusión y estás tú.

Hay espejos, dolor, música de piano, yoga, vibraciones. Y un Erase una vez.

Lo mejor es que ya no me avergüenza emocionarme. No soy débil, sino romántica.

Que tengo un mundo amarillo muy extenso. Para los no amarillos, me refiero a una lista detalles físicos que esconden recuerdos.

Como zapatillas, cucharillas de helado o billetes de tren.

Lagos escondidos en bares, peluches cedidos o zapatillas de colacao.

No hay comentarios:

Publicar un comentario