2 oct. 2016

Distancia mínima entre el origen y el ahora

Habrá mil maniáticos sobre pies perfectos, sobre que una mujer no puede ser fuerte, que no quieran saber nada de esto.

Creo que aún tenía 11 años la primera vez que vi una actuación de Danza Contemporánea.
Qué raro era, habiendo visto sólo Clásico con tutús, ropa blanca y una ejecución premeditada.
Ese nuevo estilo era... como dejarse llevar, como latir, como un ser animal, instinto.

Sexo? Tal vez.
Aunque venimos de algo más profundo que una relación sexual.
Venimos de la tierra, necesitamos agua.

Puede que la posición fetal y una pierna balanceado, buscando sentidos, sea más que mi manía para dormir.

Ya no es mis antecedentes genéticos ni que siempre me acelere con música y coreografías de Pink.

Es más, odio el rosa porque el mundo da por hecho que es un color delicado y, por tanto, asociado a la debilidad.
Prefiero granate, similar a la sangre, el origen; pero también colores inciertos como gris o negro.

Una prenda rosa siempre queda bien para recordar motivación.

Yo nunca he admitido el sexo, o peor aún la masturbación, como consuelo interno; es demasiado íntimo,demasiado independiente para que otro cuerpo decida su estado.

Excitación es ver o hacer algo que emocione, que te estremezca de pies a nuca.

Algo así como cuando me abrazas por la espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario