4 oct. 2016

Un día de debilidad

Asumo que no soy fácil de llevar.

Que no tiene que ser nada agradable soportar un ataque de ansiedad por reacciones que dejaron de estar; no es fácil.
Que yo me calle tan de repente, tanto rato, tan sin mirarte.

No sé qué habrá pasado por mi cabeza para sentirme ahogada entre el cuerpo en el que más confío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario