29 oct. 2016

Pura falsedad

Cada tienes que se merece una patada en el estómago, o así lo veo yo.

Tienes que pasar página.
Tienes que olvidar.
Tienes q asumir.
Tienes que ser fuerte.

Hostias, no. No tengo que. Debo, vale. Pero no te que.

No soporto la gente que te prohíbe llorar o los "a mí no me ralles".
Vale, no te cuento mi fondo, pero no quieras saber mis ilusiones.
Ésos que prohíben tener proyectos, porque "huyes y eres irresponsable".
Qué gracia, de verdad.

Me caliento pensando cosas de hace demasiado tiempo, pero es que es tremenda la memoria selectiva que tienen las personas tóxicas.
Ese café de madrugada? Ah, es pasado. Pero las decisiones, por no decir necesidades, esas parece que las grabaron en las paredes de su casa, de verdad.

Y luego que si ouija, qué respeto, qué miedo.

No son las fechas, ya sólo ma revientan y me hacen sentir bastante asco de personas, sí iguales que yo, algunos comentarios que se los podían mandar a otros que yo me sé.
Y que, si tanto creen en ouijas, espíritus y demás, ni lo pensarían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario