8 mar. 2016

Erótica pura

Hace cosa de una semana, #Erografias propuso definir y diferenciar erotismo de pornografia.
Mi definición fue sosilla.

Hoy, tras habernos fundido con esa vela aromática, sólo en nuestras espaldas, pero con tanta sensación, doy otra.

Erotismo es todo lo capaz de excitarte, sin siquiera admirar tu sexo.
La pornografía existe con la idea de, mínimo, una penetración.

Cuántas veces me has tocado la espalda?
Cuántas veces me has visto hecha blandiblú?

Atribúyelo al olor similar a chicle, al calor del aceite aromático, a la tranquilidad con la que tus manos han bailado sobre mi espalda, pero quiero repetir.

He sentido más con esto que con todo el sexo del mundo.
Me has relajado incluso donde no me has tocado.

Y me he acordado de libros de Noelia Amarillo, entre muchos, de twitteros, de ti y de mí hace una semana.

Admiro la velocidad que tienen los cuerpos esperanzados para superar malas rachas.

No es sexo, es erotismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario