1 mar. 2016

Nuestro café

Fueron tantos, son y serán interminables.

Falta menos de dos días para cafés romanos, llenos de dos años, de tanto aprendido.
Pero estoy esperando que sea la hora para cierta decisión, y tomó café en un sitio recién descubierto.

Música de mi estilo, sofá continuo, puffs y una orquídea amarilla sobre piedras rojas.
Esta mañana me he acordado de nuestro primer Sant Jordi; un historia tan mágica, una rosa tan llena de significado.

Ha cambiado todo.
Sonrío, disfruto y confío.

Lo más difícil fue sonreír.

Una promesa más de tu rosa amarilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario