18 abr. 2016

Refugio

Quiero acurrucarme contigo.
En la cama, en un sofá, en la parada del bus... Llámame loca, pero el inicio de esta entrada ha sido un pensamiento: "Mataría por acurrucarme contigo en mi bañera.

Quien dice contigo dice en ti.
Tus oídos, tu mano caminando sobre mi columna, tu espalda con esos granitos por no exfoliante.

Ahogarme en tu desierto sería zambullirme en tus poros.

Acurrucada como una niña ilusionada, no asustada.
Acurrucada, escondida, protegida, con algo que la gente parece no entender, amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario