18 nov. 2016

Soñar es gratis, como dormir

Reconozco que me dejo llevar por más cosas físicas de las que debería según mi filosofía.
La arena lo es, aunque gratuita; el helado de café, un peluche de Bob esponja, una rosa amarilla, también.

Pero los lugares no. Las playas, los paseos, los manantiales mágicos, las miradas de fuerza... eso no es físico. Y es mejor del mundo.

Qué haría sin todo eso que hoy en día casi nadie valora?
Hablan del WiFi como algo necesario, cómodo fuese agua, comida o amor.
Y prefieren sexo de "si te he visto no me acuerdo" que sentir con el músculo más importante.

Yo creo que te quiero de dos maneras diferentes. Con toda la locura de mi corazón y con la memoria de mi historial vital.
No creo que sea estrictamente tóxico recordar antes de ti; me encanta comparar el ahora con la desesperanza, con el no encajar.

Y no sé con quién lo he hablado hace poco, pero incluso mi olor corporal, ese de vainilla, ha cambiado a un punto intermedio; es más café, pero no es como ningún otro.
Han cambiado mis expresiones, mis estilos y mis objetivos.
Antes eran muy a largo plazo, y ahora no sé a qué hora quiero dormir.

Sé con quién.

No hay comentarios:

Publicar un comentario