28 nov. 2016

Y vivirlo

Lo importante es saber qué es lo importante.

No es el sitio, ni con quién; es cómo.
Relajado, respirando, en un sitio tuyo y con acceso sólo a quienes tú quieras.

Por esa regla, estoy bien.
Y me hace gracia la gente que da por hecho que alguien joven tiene que viajar para disfrutar, cuando puede que tenga TODO en una habitación.
Qué tendrán los paseos nocturnos de París o Milán? Me vale la orilla de un río o el punto más alto de la ciudad.

Y tampoco todo es bebernos.
Hay momentos en los que mato por tirarme en el sofá y leer, sin ruido.
Pero entonces es cuando pienso y digo, esto tengo que escribirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario