11 dic. 2016

Me va a salir por las orejas

Han desaparecido las cadenas de radio.
O eso parece, porque las tiendas y bares ahora sólo tienen villancicos.
La mayoría hasta han puesto árbol.

Dejando mi caso personal, pienso en todos los niños que conocen la crisis, por lo que pasa en su casa.
También en aquellos que no creen en Dios.

Creas o no, te parezca bien o no, puedas disfrutar o no, toca tragar.
Libertad de expresión...

Digo yo, para qué tanto respetar el velo o no, si eres  gay o no... si tenemos que estar este mes entero en una ciudad de escaparate?
Bueno, hay escaparates más sutiles.
Esto no tiene nombre.

Árbol aquí, luz allá.
Villancicos, papá noel en las ventanas, islas de supermercados plagadas de turrón y similares.

Pero este año ya pasó de calentarme.
Tú sabes lo que pienso.
Yo aprendí a echar de menos a ratitos.
Y las empresas de alcohol no van a ganar un duro conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario