7 ene. 2017

Euforia

Te odio cuando callas, pero también te odio cuando repites algo tan claro como un tequiero.
Odio que haga falta saberlo.
Mole odio cuando soy niña contigo, cuando me hacen llorar recuerdos de antes de ti.

Vivir es otra cosa.
No odio vivir, solo el tiempo.
El tiempo empieza y termina ahora. Después no se sabe.

Hay momentos, a veces personas, que dan ganas locas de comérselas pero da penita... Cómo las tartas de varios pisos con una decoración de estrella Michelin.
No quiero que se acabe, y no se va a acabar.

Antes de ti podía describir los besos que conocía con sabores de cerveza y olores de colonia, pero los tuyos, los nuestros, son un bufé libre de sensaciones; desde la calma hasta la euforia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario