7 feb. 2017

Sueños qué siempre estarán ahí

Echaba de menos los arañazos en hombros y codos, el dolor que compensa, el temblor de mis piernas.
Quien me iba a decir que hoy sudaría en top y shorts en el mismo lugar que ayer estaba con pijama largo y piel de gallina?

Reconozco que tengo ganas de comer contigo en ese vegetariano prometido, pero hoy toca vibrar.
Y, visto lo visto, se hará costumbre.
Lo mas extraño ha sido que ningún tema musical era suficiente.

Si no me falla la memoria, estos calcetines que no me han hecho resbalar fueron los primeros que guiaron You don't own me.
Y sinceramente, no sé porqué hoy he calentado tanto y ni he tocado lo que ya sé de esa coreografía.
Prometido para mañana.

Sé bueno y cómprame frutos secos.
Sé bueno y sigue en mis sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario