26 mar. 2017

Caminos acertados

Me siento niña, protegida y mecida en tus brazos.
Me siento madura, llegando a límites emocionales y físicos que ni siquiera imaginé.

Hay demasiados sueños y pensamientos a gritos que, si te dijera, me tomarías por loca.
Aunque ya lo hagas.

Puede que no entre en lo normal, en la mayoría.
No soy una oveja, así que yo decidiré mis metas y caminos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario