4 mar. 2017

Siempre

Aunque tú no lo sepas,
Ya me inventé tu nombre...

Es mi versión.
Han habido muchas interpretaciones de muchas personas, muchos momentos de antes y después.
Los vacíos encuentran sentido y los que no lo tienen se inventan; como el tiempo.

He aprendido a ser protegida como niña de 3 años con la ilusión de la adolescencia y las vivencias de otro tiempo no fijado en calendarios.

Sin cubatas, sin fechas, con tres rosas rojas porque sí.
Más de un beso sobre un hombro tatuado y banquetes de ilusión como los niños perdidos de Nunca Jamás.

Preferiría poder escribir esto a mano y quemarlo.

Por no dejar mis huellas y que llegase a quienes no me leen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario