7 abr. 2017

No hay palabras

Escribir a diario lo que necesitaba, o lo que aún no me creía, tenía sentido.

Pero ahora qué?
Hace unas semanas me di cuenta de que​ insistir en un único deseo, criticado, no compartido con más de dos personas... no tiene mucho sentido.
Hago deporte, como antes, como siempre.
Y me siento bien.

Nunca creí que iba a poder rozar lo que estoy logrando, como en plano emocional.
Yo qué sabía que iba a ser tan... así?
Feliz? Fría y dulce a la vez? No sé, son otras palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario