30 jul. 2017

Encontrada

Cuando metes el pie en la primera ola que te regala la naturaleza sientes algo así como todas las respuestas que necesitabas.
Hacia dónde voy?
Qué quiero?
Qué necesito?

Lloras, porque piensas:
Y yo quejándome, cuando el mar te sigue regalando planazos cuando nos estamos cargando los polos?

Recuerdas días de camping, risas, castillos de arena, crema solar en espaldas.

Y de repente lo ves, no fugo proyectar.
Porque playa no es un sitio.
Reposar en el límite de estabilidad y origen.

Tú eres justo eso.
No tienes nada del pasado que tanto duele, sólo presente.
Das opciones a tener objetivos, tratando de ser coherente dentro de un tiempo que no para.

No hay comentarios:

Publicar un comentario