12 nov. 2017

Todo compensa

Esos días de llorar porque sí.
Cuando el cuerpo decide doler.
Estar partida a cada respiración.

Todo vale cuando llamo a tu casa y, quien toque, me mande a urgencias de cabeza o me un "ya pasará, puedes con esto y más".

Aprendí con John Green que el dolor implica que estás vivo.
Y que poca gente se reconcilia con el dolor.

Me hace gracia cuando en urgencias pretenden enchufarme Enantyum.
"Me sienta mal"
"Vale, entonces otra cosa"

Tal vez lo que cure todo, y ningún médico receta, es un parde jornadas de mimos, caricias, calorcito y un cuento susurrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario